Despliega el menú
Nacional

Catalá defiende que los menores trans precisen de un informe médico para cambiar de nombre

Además, el responsable de Justicia cree que es "muy razonable" exigir a los menores transexuales tener al menos 14 años.

Rafael Catalá este martes en la sesión de control al Gobierno en el Senado.
Rafael Catalá este martes en la sesión de control al Gobierno el Senado.
Efe

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha defendido este martes en el Senado que los menores transexuales cumplan "ciertas reglas mínimas" para poder cambiar de nombre en el registro, entre ellas la de tener un informe médico "de realidad y de descripción" de su situación.

Así ha respondido Catalá a la pregunta de si el Gobierno tiene previsto adoptar medidas para facilitar este trámite a los menores transexuales "sin exigir nombres neutros, edad mínima y diagnóstico patológico" formulada por la senadora del Grupo Mixto María José López.

El responsable de Justicia cree que es "muy razonable" exigir a los menores transexuales tener al menos 14 años, "edad muy habitual en el Derecho de Familia", así como la elección de un nombre que no induzca a error respecto a su sexo, tal y como establece la Ley de Registro Civil.

"Y cuando estamos hablando de menores, la tutela de su interés superior puede requerir en algún caso que existan informes médicos, no de patologías, sino de realidad y de descripción de la situación", ha añadido.

Requisitos todos ellos que, según Catalá, "facilitan" que estos menores cambien de nombre "con unas mínimas reglas", tal y como demuestran, ha dicho, el hecho de que los expedientes se resuelven en un periodo de tiempo "razonablemente" corto.

"En cualquier procedimiento administrativo hay unas reglas, unas fases de iniciación, tramitación y finalización, y parece lógico, máxime cuando estamos hablando de menores en los que la tutela de sus intereses se convierte en el objetivo fundamental", ha insistido.

No obstante, Catalá ha asegurado no ser "nada dogmático en estas materias" y se ha mostrado "encantado" de recibir "propuestas concretas" de mejora de la ley de Registro Civil.

Unas explicaciones que no han convencido a la senadora, que ha tachado de "anacrónicas" y "transfóbicas" estas condiciones requeridas por la Dirección General de los Registros y el Notariado, que solo "patologizan, discriminan y estigmatizan" a este colectivo, impidiéndole el "libre desarrollo" de su personalidad e identidad.

"Se llama usted Rafael, y su nombre le identifica. Póngase usted en la piel de un menor transexual", le ha sugerido.

Etiquetas
Comentarios