Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Los quinceañeros se ofuscan con las facturas

Uno de cada cuatro estudiantes españoles carece de conocimientos básicos de finanzas, según el Informe PISA.

Los estudiantes españoles de 15 años tienen cada vez más problemas para comprender las facturas que llegan a sus casas. Una tendencia que va en aumento. Si hace tres años, en el anterior Informe PISA, el 16% de los jóvenes no superaban el nivel dos del cuestionario -comprensión básica de estos textos financieros-, en el último cuestionario esa cifra aumenta ocho puntos hasta el 24,7%. Supera en dos puntos a la media (22,3%) de los quince países o regiones analizados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). De los cinco niveles establecidos, los estudiantes españoles superan la media de los países en los tres niveles más bajos: un 25,9% se quedó en el nivel básico y un 27,3% en la mitad de la clasificación. Es decir, reconocen con ciertas dificultades productos y términos financieros comunes, reconocer la diferencia entre las necesidades y los deseos y tomar decisiones de gasto simples en situaciones cotidianas. En el más alto, el cinco, solo se sitúan el 5,6% de los jóvenes españoles. Es la mitad de la media de la OCDE.

"Los jóvenes de hoy afrontan decisiones financieras más difíciles, así como perspectivas económicas y laborales más inciertas, debido a la rápida transformación socioeconómica, a la digitalización y al cambio tecnológico", explicó Ángel Gurrea, director general de la OCDE, durante la presentación de estas cifras, que colocan a China en el primer puesto con 566 puntos y a Brasil, con 393 puntos, en el último. España se sitúa en el puesto décima con 469 puntos, quince menos que hace tres años y veinte menos que la media de los estados analizados (489). Los estudiantes nacionales solo superan en esta clasificación, además de Brasil, a Lituania (449), Eslovaquia (445), Chile (432) y Perú (403). Después de los chinos -solo se analizaron las regiones de Pekín, Shanghái, Jiangsu y Guangdong- se sitúa Flandes (la parte flamenca de Bélgica obtuvo 541 puntos) y Canadá (533).

Unos 48,000 jóvenes participaron en la prueba, la segunda que realiza la OCDE para evaluar los conocimientos y las competencias de los adolescentes respecto a asuntos monetarios y de finanzas personales, como el manejo de cuentas bancarias y tarjetas de débito, o la comprensión de las tasas de interés sobre un préstamo o un plan de pagos móviles. Un segundo examen que demuestra que todavía hay mucho que enseñar en los colegios e institutos. "Los jóvenes, a menudo, carecen de educación, capacitación y herramientas para tomar decisiones informadas sobre asuntos que afectan su bienestar financiero. Eso aumenta aún más la importancia de redoblar nuestros esfuerzos globales para ayudarles a mejorar la competencia financiera, esencial para la vida", añadió.

El estudio de la OCDE también demuestra diferencias socioeconómicas. Por ejemplo, el 52% de los jóvenes poseen una cuenta corriente; y estos estudiantes logran unos resultados muy superiores a los que no la tienen: 485 puntos por 451. Aquellos chavales que tienen una situación económica más boyante aventajan en 79 puntos (508 por 429) a los estudiantes de orígenes más desfavorecidos; y los jóvenes extranjeros -o de padres inmigrantes- sacan 33 puntos menos que sus compañeros de familias españolas. Una situación similar a la del resto de los países estudiados. Además, ocho de cada diez recibe dinero como regalos, a cuatro de cada diez le dan la paga cada semana y uno de cada cuatro tiene algún trabajo como canguro o jardinero eventual.

En líneas generales, este apartado de Informe PISA recalca que los estudiantes que obtienen buenas calificaciones en competencia financiera son generalmente lo que alcanzan también un buen rendimiento en las pruebas de lectura y matemáticas, en tanto que aquellos con una baja competencia financiera podrían obtener resultados deficientes en las otras materias básicas de PISA. La brecha de género en competencia financiera es mucho menor que en lectura o matemáticas. Solo en Italia los chicos tienen un mejor desempeño que las chicas, en tanto que los resultados de ellas son mejores que los de ellos en Australia, España, Lituania y Eslovaquia.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión