Despliega el menú
Nacional

¿Qué defiende HazteOir?

Esta asociación de carácter ultraconservador se alza como defensora de la vida, de la familia y de la libertad.

El autobús de la campaña 'Hazte Oír'.
El autobús de la campaña 'Hazte Oír'.
Violencia LGBT

Detrás del autobús con los mensajes 'Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva. Que no te engañen' está HazteOir.org, asociación nacida en 2001 que se alza como defensora de la vida, la familia y la libertad, pero a la que casi siempre le acompaña la polémica, alimentada por su carácter ultraconservador.

Inscrita en 2013 en el Registro de Asociaciones del Ministerio del Interior y declarada de "utilidad pública" por el Gobierno, ese año se fundió en el grupo CitizenGO con el fin de aumentar su presencia e influencia en todo el mundo. Desde su nacimiento, el activismo de HazteOir ha estado rodeado de controversia.

Su presidente, Ignacio Arsuaga Rato, y un grupo de amigos decidieron crear esta asociación para que la ciudadanía "pudiera proponer en la vida pública" la defensa de la vida humana, de la libertad de educación, de la familia y de la libertad religiosa, según se señala en su web.

Junto a Arsuaga, abogado y padre de cuatro hijos, forman parte en la actualidad de la junta directiva, entre otros, la pediatra Gádor Joya y Álex Rosal, quien fue director de la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal Española (CEE).

HazteOir dice de sí misma que "hace las cosas y gestiona sus recursos de manera transparente" y que no recibe "ni un euro" de administraciones públicas o grupos políticos, sino que el 100 % de sus recursos proviene de las cuotas de los socios y las aportaciones de los donantes.

Según su Memoria de 2015, cuenta con 6.974 socios y 553.167 miembros; en el citado año tuvo 2,6 millones de euros de gastos (más del 80% para campañas) e ingresó prácticamente la misma cantidad, de la que el 61,5% provenía de los socios y el 37,8 % de donativos. Cerró ese año con un saldo positivo de 32.839 euros.

Su primera "alerta ciudadana" fue dirigida al Gobierno presidido por José María Aznar, reclamando una política integral de familia, aunque luego se alineó con el sector más conservador del PP para convertirse en azote del Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, especialmente por la ley que permitía el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La asignatura de Educación para la Ciudadanía impulsada por el PSOE fue motivo también de protestas, aunque fue la reforma de la ley del aborto el objetivo central de sus ataques, para lo que creó la plataforma Derecho a Vivir y convocó múltiples manifestaciones encabezadas muchas de ellas por el exministro del PP Jaime Mayor Oreja.

En 2011 intentó impedir la "antiprocesión atea" prevista para el Jueves Santo en Madrid y fundó MasLibres.org, que realiza diversas campañas en colaboración con distintas confesiones en defensa de esta libertad en todo el mundo. En especial, se movilizó contra la situación de la católica Asia Bibi en Pakistán.

Un año después, con el VI Congreso Mundial de Familias reforzó su peso entre los colectivos que defienden el modelo de familia conservadora y en 2013 Arsuaga fue reconocido como "Hombre del Año en defensa de la familia".

En 2014 presionó al Gobierno popular para que derogara la ley del aborto y organizaron Marchas por la Vida; un año después, "rompió" con Rajoy -lanzó la campaña #yorompoconrajoy- por retractarse en su reforma del aborto y por el abandono, a su juicio, de las víctimas de ETA.

Otra protagonista de las críticas de HazteOir es la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, a quien la asociación dirigió una campaña en las elecciones de 2015 con el eslogan "Si votas Cifuentes, votas aborto". Pero como se está viendo estos días, no solo el aborto es la punta de lanza de las protestas de HazteOir, sino también el colectivo LGTB.

Así, el pasado enero invitó al terapeuta estadounidense Richard Cohen, que ofreció la clase "Comprender y ayudar a los homosexuales", en la que hizo unas recomendaciones para "sanar" la homosexualidad de quienes quieran cambiar su orientación sexual.

Y ahora se suma la campaña contra las "leyes de adoctrinamiento sexual" en las escuelas impulsadas, a su juicio, por diez comunidades autónomas en pro de la igualdad y no discriminación de este colectivo, y que ha plasmado en un libro y en el polémico autobús, que de momento está paralizado por orden del Ayuntamiento de Madrid.

"Innovación, transparencia, agilidad, credibilidad, compromiso, caridad, independencia, pasión y racionalidad" son los valores que HazteOir dice tener, aunque sobre ella planea la acusación de estar vinculada a la organización mexicana secreta y de extrema derecha El Yunque.

Una afirmación sobre la que ha salido al paso la asociación española negándolo en un comunicado por "ofensiva e inveraz".

Etiquetas
Comentarios