Nacional
Suscríbete por 1€

El regreso de Sánchez como paladín de las bases irrita a los "susanistas"

"¡Ya está bien de demagogia, de falacias y de engañar!", ha estallado el secretario de Organización del PSOE de Andalucía, Juan Cornejo.

Pedro Sánchez en Dos Hermanas (Sevilla)
Pedro Sánchez en Dos Hermanas (Sevilla)
AFP PHOTO / CRISTINA QUICLER

La vuelta de Pedro Sánchez a la arena del PSOE para competir en las primarias como el "candidato de la militancia" y el abanderado de la "izquierda" ha irritado a los partidarios de Susana Díaz, que consideran que ese tipo de discurso, muy aclamado entre las bases, no supone juego "limpio".

"¡Ya está bien de demagogia, de falacias y de engañar!", ha estallado el secretario de Organización del PSOE de Andalucía, Juan Cornejo, que ha exigido al que fuera líder del partido que "diga la verdad" y explique por qué no se consultó a la militancia la posición ante la investidura de Rajoy, al mismo tiempo que ha lamentado que se trate de seguir "reabriendo" un debate "ya cerrado".

Lejos de cerrar el debate, Sánchez de momento parece decidido a avivarlo y, una vez confirmada su candidatura el sábado en Dos Hermanas (Sevilla), ha anunciado que celebrará este miércoles un encuentro con militantes en Castellón y el próximo sábado otro en Zaragoza, arropado por sus fieles "diputados del no" a Rajoy, entre ellos Odón Elorza, Zaida Cantera, José Luis Ábalos, Susana Sumelzo y Margarita Robles.

"¿Cómo puede hablar de derecha o de izquierda quien el único acuerdo que firmó fue con Ciudadanos y antes de someterlo a la decisión de los militantes?", ha criticado el número dos del PSOE andaluz en una rueda de prensa en la que se ha mostrado visiblemente molesto: "hay quien se mira al espejo y se cree el más guapo del mundo", ha llegado a decir.

También los veteranos del partido se han puesto en guardia ante la estrategia del ex secretario general de enfrentar a los militantes con la cúpula: "No hay ruptura entre las bases y los dirigentes", ha negado en RNE el portavoz en el Senado, expresidente de Asturias y exalcalde de Gijón, Vicente Álvarez Areces, quien ha advertido a Sánchez de que "dentro de un debate político serio no caben ese tipo de planteamientos".

En la misma línea, el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, ha retado a los 'sanchistas' a que "vayan" donde 'barones' como él están gobernando y "digan qué harían" ellos allí de forma diferente.

"No es cierto que haya un PSOE más de izquierdas y otro menos de izquierdas", ha aseverado Vara en una entrevista en Cuatro, en la que ha concedido que lo que sí "puede haber" en el PSOE son "dos estrategias y funcionamiento de partido".

Ante este panorama, que puede seguir encendiendo los ánimos socialistas durante cuatro meses, la gestora ha vuelto a pedir "respeto a todo el mundo" y tranquilidad: "Desde la gestora hemos hecho una apelación a la calma desde el minuto uno y vamos a seguir haciéndolo", ha insistido en los pasillos del Congreso su responsable de Política Internacional, el cántabro Ricardo Cortés.

Éste ha explicado que lo importante es que el partido se dote de un proyecto político "sólido", convencido de que en las primarias "los militantes cuando voten lo harán pensando en España, no solo en el PSOE".

Aunque el paso de Sánchez ha dado fuerza a los suyos y a las decenas de plataformas de militantes que esperaban el anuncio de su candidatura, algunos miembros de su equipo creen que debería acercar posturas con los barones de más peso, más que insistir en confrontar con ellos.

"No sería bueno que las primarias se presentasen como un choque de trenes sin más", ha apuntado desde los pasillos del Congreso una de las diputadas que le apoya, la jueza Margarita Robles, que tras recalcar su respaldo a quien "representa la coherencia y la credibilidad" hoy en el PSOE, le ha llamado a "trabajar por un proyecto que permita un partido unido".

Entretanto en las redes sociales Sánchez sigue sumando adhesiones en torno a la etiqueta #Somos Socialistas: "Esta fuerza es imparable, por muchos palos que nos pongan", señala la diputada asturiana Adriana Lastra, mientras la gallega Rocío de Frutos se congratula del "equipazo" que está formando el ex secretario general y la eurodiputada Iratxe García le da "con paso firme y decidido, con lealtad y compromiso" su "apoyo decidido".

También la líder de los socialistas navarros, María Chivite, ha asegurado que los militantes de su federación "quieren a Pedro Sánchez", aunque casi todos los secretarios generales que antes le apoyaban respaldan ahora la candidatura de Patxi López.

Fuentes cercanas a Sánchez aseguran que la "traición" de éste fue la espita que le llevó a dar el paso de volver a la carrera y que está por ver cómo se comportan algunos de los dirigentes que en este momento apoyan al vasco, aunque él -dicen- ya no les quiere a su lado.

Una de esas dirigentes, la presienta de Baleares, Francina Armengol, ha renovado su apuesta por López, como el candidato con el que se siente "cómoda", mientras que la madrileña Sara Hernández ha replicado a Sánchez que entre socialistas "no vale hablar de traición", sino de "buscar el mejor proyecto" para el partido.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión