Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Tercer Milenio

Militares españoles en el Polo Sur, por la ciencia... y los pingüinos

Los 16 soldados de la XXX Campaña Antártica Española llevan un mes en la zona bajo el mando del zaragozano Daniel Vélez.

Militares presentes en la Campaña 2016-2017 actual.
Militares presentes en la Campaña 2016-2017 actual.
Campaña Antártica del ET.

El Ejército de Tierra ha cumplido este jueves un mes desde su llegada a la Base Antártica Española (BAE) 'Gabriel de Castilla' que, hasta el 10 de marzo, contribuirá al desarrollo de 11 proyectos financiados por el Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación en la isla Decepción, ubicada al sur de Argentina, a unos 100 kilómetros del continente antártico, a más de 1.000 del lugar poblado más próximo y a 13.000 de España.

Las actuaciones de este equipo, compuesto por 16 militares y cuyo jefe es el comandante zaragozano Daniel Vélez, son de lo más variadas, pero todas ellas tienen como objetivo, tal y como ha explicado a Heraldo.es Jesús Leal, teniente coronel de la oficina de la campaña, proteger y ayudar a los científicos que llevan a cabo en el lugar estudios medioambientales.

Entre ellos, destacan el mantenimiento de series temporales geodésicas, geotérmicas y oceanográficas en la isla y el seguimiento de comunidades de pingüinos, de la actividad sísmica, del comportamiento meteorológico y de la contaminación química.

"Nos hemos formado para movernos en nieve y en embarcaciones, así que sabemos cómo actuar para que estos profesionales realicen su actividad sin problemas", comenta Leal, y añade que también les protegen de posibles ataques por parte de depredadores, como las focas leopardo.

Los científicos provienen de las Universidades de Cádiz, Lisboa, Barcelona, Alcalá, Vigo, Granada, Rey Juan Carlos y Autónoma de Madrid, del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), el Consejo Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua. Todos propusieron los proyectos que llevarían a cabo en la isla y, una vez aprobados por el Comité Polar, fueron becados por el Ministerio.

¿Por qué esta y no otra parte de la Antártida?

Las duras condiciones meteorológicas -el pasado 16 de enero llegaron a los 19 grados centígrados bajo cero-, así como las características de la isla, convierten en fundamental la presencia de estos efectivos. "Decepción es la parte superior del volcán más activo de la región de la Península Antártica", detalla. Sus últimas erupciones tuvieron lugar en 1967, 1969 y 1970, y la segunda destruyó una base chilena y otra británica.

Además, cerca del 60% de la isla está cubierta por glaciares, que en algunos casos han sido, a su vez, cubiertos por los materiales sólidos generados por las erupciones, fenómeno que ha dado lugar a los llamados 'glaciares negros'.

Pero la isla no solo es excepcional, desde el punto de vista científico, por su actividad sísmica y volcánica, sino también por los procesos de colonización de flora, líquenes y musgos, razones que explican la elección de este punto del mundo para desarrollar las investigaciones.

Un punto limpio y muchos pingüinos apadrinados

Como curiosidad, Leal comenta que, aunque en las anteriores 29 campañas -realizadas de forma anual durante el verano austral, de diciembre a marzo- los militares siempre han reciclado los residuos generados, en esta edición han instalado en la base un punto limpio similar al que podemos encontrar en la ciudad.

"Antes solo disponíamos de unas papeleras de gran tamaño; ahora se ha construido una instalación más grande", señala, al tiempo que explica el proceso que siguen en la isla. "Quemamos todos los materiales posibles, y los que no se pueden arder, los empaquetamos y los enviamos en barcos a Chile o Argentina, donde son descargados y reciclados", cuenta.

Los fieles acompañantes de estos efectivos, los pingüinos, constituyen otro de los ejes más destacados de las investigaciones y, según apostilla el teniente, desde hace 5 años son la pieza fundamental de una iniciativa de concienciación medioambiental. 

"Queremos transmitir a los ciudadanos la necesidad de implicarse en este propósito, por lo que hemos lanzado una nueva campaña de apadrinamiento de pingüinos que se desarrollará hasta el 28 de febrero", dice.

El procedimiento de solicitud es muy sencillo. Los interesados deben meterse en el apartado 'Campaña Antártica' de la página web del Ministerio de Defensa e iniciar el trámite en la sección 'Apadrina un pingüino'.

Una vez dentro, el usuario puede poner el nombre que quiera al animal y, acto seguido, recibirá en su correo electrónico un diploma.

"Está pensado, sobre todo, para los niños, para hacer que se comprometan con el medioambiente, de forma que sus pingüinos y sus polluelos puedan seguir viviendo en la Antártida", explica. Todavía se desconoce el balance de esta edición, pero el año pasado la campaña alcanzó los 9.433 pingüinos apadrinados.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión