Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

El juez vuelve a dejar en libertad a Joaquín Benítez, el pederasta de los Maristas

El exprofesor se ha negado a declarar y el juez ha interpretado que no existe riesgo de fuga.

El exprofesor de la escuela Maristas de Sants de Barcelona Joaquín Benítez acudiendo a los juzgados en febrero.
El exprofesor de la escuela Maristas de Sants de Barcelona Joaquín Benítez acudiendo a los juzgados.
Quique García

El juez que investiga al exprofesor de la escuela Maristas de Sants de Barcelona Joaquín Benítez por cuatro abusos y agresiones sexuales a alumnos ha vuelto a dejarlo en libertad con cargos, después de que el pederasta confeso se haya negado este jueves a declarar por los nuevos hechos que se le imputan.

Según fuentes judiciales, el pederasta confeso ha comparecido como investigado ante el titular del juzgado de instrucción número 6 de Barcelona por segunda vez, después de que el pasado mes de febrero confesara haber agredido sexualmente al menos a uno de sus alumnos y el magistrado lo dejara en libertad con la prohibición de acercarse a menores.

A diferencia de esa ocasión, Benítez se ha acogido este jueves a su derecho a no declarar. Posteriormente, se ha celebrado una breve vistilla en la que las dos acusaciones particulares ejercidas por las víctimas han pedido el ingreso en prisión del pederasta confeso, medida a la que no se han opuesto ni la Fiscalía ni la acusación popular del Ayuntamiento de Barcelona.

El magistrado ha resuelto "in voce" dejar en libertad de nuevo al pederasta -que ha abandonado la Ciudad de la Justicia con el rostro cubierto por un pasamontañas y perseguido por las cámaras-, al entender que no existe riesgo de fuga y que no han variado sus circunstancias respecto a la primera vez en que descartó encarcelarlo.

Para pedir su ingreso en prisión, los abogados de la acusación particular han argumentando que se ha elevado el riesgo de fuga del exprofesor de Educación Física, dado que las dos agresiones sexuales y los dos abusos que el juez le imputa podrían acarrearle una condena cercana a los 40 años de cárcel.

La decisión del juez de dejar en libertad a Benítez tras su primera declaración como investigado fue recurrida por la acusación particular de dos de las víctimas ante la Audiencia de Barcelona, que avaló la decisión del magistrado.

En declaraciones a la prensa, el letrado Iban Fernández, abogado de dos de las víctimas, ha apuntado este jueves que la decisión de Benítez de guardar silencio supone un "cambio en su estrategia de defensa" respecto a su declaración del pasado mes de febrero, cuando admitió haber agredido sexualmente al menos a un alumno -el hijo de Manuel B., quien destapó el caso- y asumió que pudo hacerlo con otro discípulo.

El juez acusa a Benítez de cuatro delitos sexuales -dos agresiones y dos abusos-, tras archivar otras trece denuncias presentadas por exalumnos de Maristas de Sants, por haber transcurrido el plazo de prescripción previsto por la ley.

Precisamente, este jueves han prestado declaración ante el juez las dos víctimas de los abusos sexuales que se imputan a Joaquín Benítez, quienes han ratificado los tocamientos a que el exprofesor les sometió mientras fueron alumnos suyos y han ampliado el número de ocasiones en que estos sucedieron.

Como en el caso de las dos víctimas de agresiones sexuales, los dos exalumnos de Maristas que han declarado han sido sometidos a una exploración médica, con la que el juez pretende determinar si arrastran secuelas de los abusos sexuales padecidos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión