Despliega el menú
Nacional

Rivera: “En Francia se canta La Marsellesa, aquí se pita el himno”

El presidente de Ciudadanos apuesta por la educación en los valores cívicos.

Albert Riveradurante un discurso en Zaragoza.
Albert Rivera este martes en Zaragoza.
Efe

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha destacado la importancia de la educación en los valores cívicos y ha comparado el gesto espontáneo en Francia, cuando se coreaba la Marsellesa a la salida del Estadio de Saint Dennis de París, con lo que ocurre en España, donde se organizan pitadas al himno nacional.

En Francia, se canta La Marsellesa "sin que nadie lo imponga", mientras en España "se puede organizar una pitada al himno nacional", se pueden arrancar páginas de la Constitución o se queman banderas, ha dicho en un acto en Zaragoza el candidato de C's a las elecciones generales del 20 de diciembre.

Ha contrapuesto este ejemplo espontáneo de los espectadores franceses tras los atentados en París, frente a manifestaciones que en España se amparan en la libertad de expresión, para explicar la importancia de un modelo educativo que haga especial énfasis en los valores cívicos.

Ante algunos centenares de personas, mayoritariamente jóvenes, ha defendido una posición común europea contra el Estado Islámico, para luchar "contra aquellos de los que huyen los refugiados".

Ha recordado que en España "nos hemos librado" del terrorismo "a base de democracia, a base de coraje", pero solo cuando ha habido unidad.

Así, se ha mostrado "convencido" de la derrota del terrorismo, pero ha advertido de que "no lo haremos cada uno por su cuenta".

"Odio la guerra. Pero odio más el terrorismo, el miedo a salir de casa", ha concluido.

En clave nacional, Rivera ha defendido que "las instituciones ni hay que cerrarlas, ni hay que rodearlas", sino "reformarlas" y que estas reformas no pueden hacerlas quienes han estado gobernando hasta ahora, que creen "que el sistema trabaja para ellos".

Ha señalado que es "importante" que la gente vuelva a confiar en la política, aunque ha reconocido que no lo van a tener fácil porque "algunos" partidos políticos se han dedicado a alejarse de los ciudadanos, provocando que la corrupción sea el segundo principal problema de los españoles, por encima incluso de la economía.

No obstante, ha asegurado que la situación está cambiando porque "cada vez que se abren las urnas hay más votos naranjas", cuya última expresión se ha vivido en Cataluña, donde en los pasados comicios de septiembre su formación consiguió tantos escaños como populares y socialistas juntos.

Las últimas encuestas, ha proseguido, les permiten "soñar", porque ya les sitúan por delante del PSOE y a pocos puntos de la victoria electoral, que serviría para reformar el sistema democrático "y no para cargárselo".

Rivera ha abogado también por una reforma de las Administraciones Públicas para que pasen a estar al servicio de los ciudadanos, para que se coordinen para otorgar derechos o para que a nadie le vuelvan a pedir "un papel que ya tiene".

En este sentido, ha propuesto un Estado con tres niveles administrativos, con unos ayuntamientos "más fuertes" y que fusionen servicios, ya que considera que en ocasiones se pagan "impuestos de primera" para recibir "servicios de segunda" y con la supresión de órganos comarcales que sirven para "colocar", como los existentes en Aragón y Cataluña.

También ha aseverado que C's va a ir al Senado para proponer la reforma y el cierre del mismo para sustituirlo por un Consejo de Gobiernos Autonómicos con solo 17 representantes, algo que está "convencido" de que no gustará "a Rita Barberá, a Montilla, a Bauzá y a toda esta gente que ha ido perdiendo elecciones" y que actualmente ocupan escaño en la Cámara alta.

Sobre su tierra, Cataluña, ha insistido en que "Artur Mas y los suyos van de fracaso en fracaso hasta la derrota final" y que no se le ocurre mejor manera de "descarrilar" el proceso independentista que con una victoria contundente el 20 de diciembre sobre los partidos soberanistas, como ha dicho que afirman algunas encuestas, lo que ha calificado no ya como una cuestión política, sino "personal".

El líder de C's ha esbozado también que la reforma constitucional que propone quiere reforzar la idea de igualdad entre los españoles y no "para contentar a los separatistas", como ha asegurado que pretende el PSOE, porque "de privilegios y singularidades estamos un poco cansados -ha dicho-".

Etiquetas
Comentarios