Nacional
Suscríbete

Pablo Iglesias garantiza que Podemos no formará parte de un gobierno que él no presida

El candidato de la formación morada rechaza que se amenace a Artur Mas con ir a la cárcel por hacer política y cree que "Cataluña es una nación".

Pablo Iglesias durante una conferencia en Madrid.
Pablo Iglesias incluye a Tania Sánchez en su lista para las elecciones generales
Reuters

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha garantizado que su formación no entrará a formar parte de un gobierno presidido por otro partido político, de la misma forma que él no aceptará ser vicepresidente del líder del PSOE, Pedro Sánchez, o cualquier otro candidato a las próximas elecciones generales.

En una entrevista con Europa Press, Pablo Iglesias ha sido tajante al descartar la posibilidad de entrar a formar parte de un gobierno no presidido por él. "No", ha repetido en dos ocasiones zanjando cualquier opción de Ejecutivo de coalición tras los comicios a la Presidencia del Gobierno.

Según ha dejado claro, su aspiración es ganar las próximas elecciones generales y, en caso de no hacerlo, dentro de las conversaciones con otros partidos políticos no entrará la posibilidad de un gobierno de coalición, siguiendo la norma que ya ha regido en las negociaciones de Podemos tras las autonómicas del mes de mayo.

Pablo Iglesias se convirtió este viernes oficialmente en el candidato de Podemos al Palacio de la Moncloa después de obtener un amplio apoyo en las primarias celebradas por el partido, en las que sin embargo la participación se quedó en poco más del 15% del censo.

Durante los próximos meses, su intención es "trabajar con humildad" para intentar ganar las elecciones. Y en este marco, ha restado importancia a las dudas que señalan las últimas encuestas, que indican un estancamiento de Podemos.

"Las encuestas también señalaban que no iba a ser posible el cambio político en Madrid o Barcelona", ha recordado en referencia a la victoria de Manuela Carmena y Ada Colau en las elecciones municipales, permitiéndoles convertirse en alcaldesas. "Pensamos que las mejores encuestas son los ciudadanos votando y las encuestas han dicho muchas cosas en los últimos tiempos", ha insistido.

Sin embargo, no ha aclarado si, en caso de no ser la fuerza más votada, los pactos postelectorales tendrán el objetivo de desbancar al PP del Palacio de la Moncloa. "Nuestro objetivo es ganar las elecciones al PP y después de las elecciones, ya veremos --ha insistido--. Pero nuestro objetivo es ganar las elecciones".

Podemos va a presentarse con una candidatura que, a su juicio, representa la unidad popular y permitirá "un cambio político" en España. "Pensamos que el cambio político en nuestro país pasa por abrirnos a la sociedad civil y distintos movimientos con los que nos queremos encontrar y abrir espacios de encuentro y confluencia", ha explicado. 

Sin embargo, ha sostenido que ese marco de encuentro no se puede limitar a "una coalición de partidos de izquierda". "Pensamos que la solución es otra y la hoja de ruta es otra", ha recordado en clara referencia a los llamamientos a la unidad popular que hacen formaciones como Izquierda Unida.

En este punto, ha justificado el acuerdo de Podemos con la plataforma 'Catalunya sí que es pot', de la que forman parte ICV o la marca catalana de IU, EUiA. "Cataluña es distinta, tiene un ecosistema político diferente", ha argumentado el líder de Podemos.

"Ante situaciones diferentes, soluciones diferentes --ha defendido--. Hemos llegado a ese acuerdo en Cataluña porque Cataluña es distinta. Igual que estamos buscando un acuerdo con las mareas gallegas o Compromis". 

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, cree que "es malo que la gente vaya a la cárcel por hacer política", y por ello rechaza también que se baraje esta posibilidad cuando el presidente de la Generalitat, Artur Mas, pone sobre la mesa la opción de una declaración unilateral de independencia.

"Soy partidario del diálogo, que se pongan todas las soluciones encima de la mesa y que no se amenace a nadie con ir a la cárcel", explica en una entrevista con Europa Press, en la que apuesta por "relajar el tono" en el debate sobre Cataluña y "llevar la discusión política al plano de la democracia".

El líder de Podemos evita ahondar en las hipótesis que podrían darse en caso de que los soberanistas catalanes incumpliesen la legislación para avanzar unilateralmente en la construcción de un Estado propio. "No voy a hablar de hipótesis, si una situación así se produjera, opinaremos", se limita a responder al ser preguntado en diversas ocasiones por las posibilidades que ofrece el Código Penal español.

En todo caso, deja claro que cree que la solución debe ser "política" y no apoya que se plantee la posibilidad de que ningún político pueda ir a la cárcel "por hacer política" ni por convocar un referéndum, en referencia al proceso abierto al presidente de la Generalitat en el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya por la consulta del 9 de noviembre.

Para Pablo Iglesias, todos estos asuntos deberían abordarse en el marco de un proceso constituyente en el que se pueda discutir el derecho a decidir, el derecho de autodeterminación "que defina los términos soberanos", la propuesta federal del PSOE o incluso la aplicación del artículo 155 de la Constitución para intervenir la autonomía. "En un proceso constituyente son todo propuestas que se pueden poner encima de la mesa", insiste.

Sin embargo, no ahonda en su postura sobre los artículos 1.2 y 2 de la actual Constitución que indican que la soberanía nacional reside en el pueblo español y establecen la indisoluble unidad de la nación española.

"En un proceso constituyente se tendrá que poder discutir de eso", asume al sostener que, cuando en determinados territorios una parte de su población exige una relación jurídica distinta con España, se deben buscar soluciones y "todas las propuestas son aceptables".

"Voy a ser dueño de mis palabras y digo que la solución técnica es abrir un proceso constituyente en el que políticamente se puede discutir de todo", repite en varias ocasiones preguntado por su disposición a que la soberanía nacional resida en cada territorio y no en el conjunto del Estado. 

Según explica, Podemos apuesta en el debate territorial por buscar "un encaje" que encuentre mayores consensos y "avanzar hacia soluciones que sirvan para evitar los frentes". En este marco entraría su defensa del derecho a decidir, pero insiste en que la única forma "viable" de avanzar en él es dentro de un proceso constituyente.

"Siempre digo que la única forma de que el derecho a decidir pueda ser viable en Cataluña, que a mi no me parece mal, es que abramos un proceso constituyente en el conjunto del Estado para redactar una nueva Constitución en la que se puedan afrontar todos los problemas y todas las soluciones estén encima de la mesa", apunta.

En este debate también podrían abordarse la independencia o el derecho a decidir, aunque deja claro que él no quiere que Cataluña "se vaya de España" y está convencido de que los catalanes no querrán hacerlo si Podemos llega al poder.

"La gente en Cataluña se quiere ir cuando ve al señor Fernández Díaz (el ministro del Interior) insultando a un entrenador de fútbol porque decide ir en una lista electoral", sostiene recordando las declaraciones del ministro al conocer que Pep Guardiola ocupará el último puesto de la lista soberanista, acusándole de haber jugado en la selección española por dinero.

Para Podemos, una "propuesta a discutir" podría ser la devolución a Cataluña de las competencias que anuló el Tribunal Constitucional con sus sentencias sobre el Estatut y su reconocimiento como nación. "Yo creo que Cataluña es una nación porque donde hay un sentimiento nacional hay una nación, los instrumentos jurídicos luego son muy variables", señala Pablo Iglesias.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión