Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

​Andalucía completa el año electoral más convulso

A las elecciones andaluzas, seguirán las regionales y locales, las catalanas y también las generales.

Una urna en el colegio Cantín y Gamboa de Zaragoza
​Andalucía completa el año electoral más convulso

El adelanto de las elecciones autonómicas en Andalucía al 22 de marzo convierte a 2015 en el año electoral más convulso de la historia reciente, con cuatro fechas señaladas en rojo y un panorama impredecible que puede suponer el final del bipartidismo.

Después de que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, anunciara el adelanto de las elecciones catalanas al 27 de septiembre, la jefa del Ejecutivo andaluz, Susana Díaz, también ha decidido romper el acuerdo con IU y acortar un año la legislatura.

Será su primera vez como candidata a la Presidencia de la Junta y será la primera cita con las urnas de un año que se presenta como una campaña electoral permanente, con votaciones para todos los gustos y con la incógnita de cómo afectará al tablero electoral la irrupción de Podemos.

Andalucía será el primer banco de pruebas para esa fuerza política, sumida en el proceso de elección de su dirección autonómica, pero además servirá para medir la fortaleza de Susana Díaz y comprobar si, como pronostican las encuestas, consigue que el PSOE vuelva a ser el partido más votado en su comunidad autónoma.

Las elecciones andaluzas también influirán en lo que ocurra el cuarto domingo del mes de mayo, en concreto el día 24, cuando, como establece la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg), se celebrarán las elecciones municipales.

Una cita a la que, para complicar aún más los pronósticos, Podemos ha renunciado a ir con su propia marca, aunque pretende hacerlo integrado en candidaturas conjuntas con otros movimientos.

El mismo día se celebrarán comicios autonómicos en 13 comunidades: Asturias, Cantabria, Navarra, Castilla y León, La Rioja, Comunidad Valenciana, Madrid, Castilla-La Mancha, Murcia, Canarias, Baleares, Aragón y Extremadura, además de en Ceuta y Melilla.

Y se votará a los representantes en las Juntas Generales de los tres territorios del País Vasco, los cabildos insulares canarios, los consejos insulares de Baleares, al Consejo General de Arán y los concejos de Navarra.

Cuatro meses y tres días después, el 27 de septiembre, los catalanes volverán a las urnas para votar en los comicios autonómicos, nuevo hito en el reto soberanista de Artur Mas.

Sólo los gallegos y los vascos quedarán, en principio, libres de votar en 2015 en comicios autonómicos.

Después de este maratón electoral, el año se cerrará previsiblemente con las elecciones generales, porque el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no ve probable alargar la legislatura todo lo que la ley permite -lo que supondría celebrarlas a principios de 2016-, con lo que se espera esta cita con las urnas de nuevo para noviembre.

Lo que ocurra entonces es tal vez la mayor de todas las incógnitas.

Todos los sondeos coinciden en que la presencia de Podemos en el tablero de juego supondrá el fin del bipartidismo, aunque hay pronósticos de todo tipo sobre cuál de los tres partidos obtendrá el mejor resultado.

Etiquetas