Nacional

El expresidente de León regresa a la Diputación tras pasar 45 días en prisión

Marcos Martínez asegura que no devolverá las actas de diputado ni de edil de Cuadros.

El expresidente de León regresa a la Diputación tras pasar 45 días en prisión

El expresidente de la Diputación de León Marcos Martínez, que permanece imputado por seis delitos en el marco de la 'Operación Púnica', ha regresado este lunes a la Institución provincial como diputado no adscrito tras pasar 45 días en prisión y ha reiterado su "absoluta inocencia". "Jamás he estado metido en ninguna trama, esos señores que encabezan la trama, Granados y Marjaliza, no los he visto en mi vida, no he hablado con ellos ni un solo segundo".

Así se ha pronunciado Martínez ante los medios de comunicación en el patio del Palacio de los Guzmanes, sede de la Diputación leonesa, donde ha negado también que exista ningún contrato firmado por él que vincule a la Institución provincial con el empresario valenciano Alejando de Pedro.

"He hablado con él, le conocía a través de la anterior presidenta Isabel Carrasco, que era quien tenía tratos con él, pero yo hablé con De Pedro con la intención de mejorar el turismo en esta provincia, pero no se firmó ningún tipo de contrato, ni un solo tipo de contrato", ha insistido.

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco imputa a Marcos Martínez los delitos de negociaciones prohibidas a funcionarios, prevaricación, revelación de secretos, tráfico de influencias, cohecho y fraude.

En relación a este hecho, Martínez ha dicho que no puede explicar esas seis imputaciones. "Lo único que puedo explicar es que lo único que he hecho es trabajar y buscar lo mejor para esta provincia desde el día que tomé posesión como presidente. Como me gusta mucho la política y me gusta mucho ayudar a la gente lo único que pensé fue en trabajar por mejorar aquello que se podía mejorar".

El magistrado que instruye el caso ha acusado a Martínez de intentar perpetuarse en el cargo y de tejer una red de influencias con la ayuda de Alejandro de Pedro, algo que Martínez ha dicho que es "absolutamente falso".

"Era presidente de la Diputación de León y para hablar con gente del PP no me hacía falta ni Alejandro de Pedro ni nadie. Mis últimas fotos como miembro del PP son con María Dolores de Cospedal y con el presidente del Gobierno", ha aseverado.

No devolverá las actas

Por otro lado, Martínez también ha dicho que no va a devolver el acta de diputado provincial ni la de edil del Ayuntamiento de Cuadros. "Ni se me ha pasado por la cabeza", ha asegurado.

"Yo tengo muy claro que esas actas son mías y que me las han dado la gente que estaba conmigo y que me ha votado durante los últimos 24 años, que me han dicho que siga y que siga luchando por Cuadros, por León, por la provincia y por los leoneses".

El expresidente de la Diputación y exalcalde de Cuadros se ha referido al recibimiento espontáneo que los vecinos de su municipio le dieron el domingo, durante la entrega de unos premios de pintura, donde fue acogido incluso con pancartas.

"Si algo ha sido positivo en estos momentos tan trágicos es que he visto el apoyo de la gente. Desde el primer momento he afrontado la realidad, he salido de casa y he recibido el apoyo de los vecinos".

Además del apoyo de sus vecinos, Martínez también ha dicho haber recibido "muchos apoyos del PP", de alcaldes y concejales y compañeros de partidos que le han enviado cartas a la prisión, que para él suponían "una bocanada de aire".

En cuanto a su vuelta a la Institución provincial tras su imputación e ingreso en prisión, Marcos Martínez ha afirmado no sentir "ninguna sensación especial", pero ha manifestado que vuelve con la "misma fuerza y mismas ganas de trabajar y seguir trabajando por León", aunque desde otro puesto.

Etiquetas