Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Moody's cree que el descarte de la consulta original del 9N reduce la incertidumbre política

La agencia de calificación crediticia considera que el debate puede "desplazarse hacia una discusión".

La agencia de calificación crediticia Moody's considera que la decisión del presidente de la Generalitat catalana, Artur Mas, de descartar la consulta original del 9N y sustituirla por otra sin censo oficial "reduce la incertidumbre política a corto plazo tanto para Cataluña como para España".

En un comentario sobre la coyuntura política catalana dado a conocer este martes, Moody's entiende que ahora el debate catalán puede "desplazarse hacia una discusión" respecto a un "mayor traspaso de competencias en materia fiscal" desde España hacia esta comunidad.

De hecho, Moody's sostiene que, según las últimas encuestas, la primera opción entre los votantes es que Cataluña siga en España, pero con una mayor autonomía fiscal, más que la independencia de Cataluña respecto a España.

Moody's recuerda que Mas ha atendido la decisión del Tribunal Constitucional de suspender la consulta del 9N y que ahora ha optado por otra que no tendrá "implicaciones legales" ni censo oficial de votantes, ni contará con el apoyo de funcionarios, de manera que los catalanes podrán expresar su visión respecto a la independencia "respetando la ley española", apunta.

En cualquier caso, Moody's considera que esta decisión del 'Govern' no resolverá la pretensión catalana de disponer de más competencias y de gestionar más recursos, y apunta que el "siguiente paso en las aspiraciones de independencia de Cataluña" probablemente serán unas elecciones.

Moody's se hace eco de la expresión recientemente utilizada por Mas en el sentido de que estos comicios serían la votación "definitiva" sobre la independencia de Cataluña.

La agencia argumenta que si Mas y su formación son capaces de conformar un frente común con los partidos proconsulta que le permita obtener mayoría absoluta, probablemente habrá elecciones anticipadas.

En el supuesto de victoria de este bloque, la posición para negociar con el Gobierno sería "fuerte" y Cataluña podría estar en condiciones de satisfacer algunas de sus demandas de obtener mayores recursos "dentro de las posibilidades legales de la Constitución", una hipótesis que Moody's cree probablemente sería "positivo" en términos crediticios para Cataluña y potencialmente negativo para España.

En caso de no ser posible una candidatura conjunta, un escenario que Moody's ve menos probable que el anterior, esta agencia entiende que habría más confrontación política en Cataluña, dado que los partidos catalanes tratarían de diferenciarse unos de otros, y todo ello sería "negativo" en términos crediticios tanto para Cataluña como para España.

Actualmente, esta agencia da a Cataluña un rating de Ba2, equivalente a bono basura, y otorga a España una nota de Baa2, equivalente a un aprobado.

En cualquier caso, Moody's no prevé "concesiones significativas" del Gobierno hacia la Generalitat antes de 2016, puesto que en 2015 hay elecciones municipales y elecciones nacionales, de forma que augura que las relaciones entre el Ejecutivo central y Cataluña continuarán "tirantes" en 2015.

Moody's recuerda que hasta ahora las tensiones políticas no han tenido repercusiones financieras y que el clima político no ha afectado al apoyo en términos de liquidez del Gobierno a la Generalitat.

En este punto, Moody's asegura que desde 2012 hasta finales de este año el Estado habrá prestado a la Generalitat 31.300 millones de euros a través del Fondo de Liquidez Autonómica, de forma que un 46 % del pasivo de la Generalitat está en manos del Estado.

En cuanto a 2015, Moody's pronostica que España prestará al menos 8.000 millones de euros a través de este mecanismo de liquidez.

Etiquetas