Nacional

Interior no logra arrancar el compromiso del PSOE para un pacto sobre inmigración

El secretario de Estado de Seguridad no convence tampoco a Izquierda Plural, pero sí a CiU.

Interior no logra un pacto de inmigración con el PSOE

Ni los vídeos, ni las conversaciones entre los agentes de la Guardia Civil ni cinco horas de debate sobre la tragedia del día 6 de febrero en Ceuta, cuando murieron quince subsaharianos, le han servido al Gobierno para arrancar el compromiso del PSOE de alcanzar un pacto de Estado en materia de inmigración.

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, no ha podido convencer al principal partido de la oposición ni a la Izquierda Plural, pero sí a CiU, de pactar una política de Estado ante la presión migratoria que están sufriendo Ceuta y Melilla, y eso que se ha afanado en ofrecer argumentos sobre la necesidad de ese acuerdo.

Martínez ha acudido a la Comisión de Interior del Congreso armado de ocho vídeos, algunos de ellos acompañados de los audios de las comunicaciones entre los agentes de la Guardia Civil, pero en ninguno de ellos, como ha reprochado la oposición, se ha podido ver el empleo de pelotas de goma al agua ni escuchado voz alguna que ordenara su lanzamiento.

Y aunque el PSOE había suavizado su posición e, incluso, aparcado su intención de reprobar al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, por la tragedia, este miércoles su diputado Antonio Trevín no ha visto satisfechas sus expectativas, ha apreciado "muchas lagunas" en las explicaciones de Martínez y ha zanjado: "No toca hablar de pacto de Estado. este miércoles solo toca hablar de la clarificación de lo que sucedió".

Pero Interior "no se rinde", como ha subrayado su número dos, quien ha reiterado la conveniencia de acudir a Europa con una voz "única y unida" en demanda de ayuda para controlar esa presión migratoria.

Durante dos horas de exposición inicial Martínez ha ofrecido pocas novedades respecto a las que ya dio el ministro, pero ha reconocido que "por supuesto" no todo se hizo perfectamente.

"Cuando a las puertas de nuestra casa se producen quince muertes y aunque nuestra actuación haya sido ajustada a derecho, estamos obligados a hacer un ejercicio de análisis, reflexión y valoración crítica", ha admitido.

Una reflexión que ya ha hecho la Guardia Civil, que ha llegado a la conclusión de que es necesario recuperar el valor de la valla como obstáculo eficaz y evitar el uso de material antidisturbios en el mar con fines disuasorios -el día de la tragedia se lanzaron 145 pelotas de goma y cinco botes de humo-.

Además, el instituto armado ha determinado la necesidad de estudiar nuevos medios antidisturbios en la retaguardia de las vallas y usarlos en la vanguardia solo en colaboración con las fuerzas de seguridad marroquíes.

En cualquier caso, Martínez ha reiterado que las pelotas de goma no causaron la muerte de los inmigrantes ni lesiones, como tampoco provocaron escenas de pánico entre los subsaharianos que intentaban alcanzar la playa de El Tarajal.

Fue un cúmulo de circunstancias las que contribuyeron al fallecimiento de los inmigrantes, entre ellas que estos creyeran la profundidad del agua a la altura de espigón del Tarajal iba a ser similar a la del 17 de septiembre de 2013, cuando 91 inmigrantes pudieron entrar a esa misma hora (en torno a las 7.30 horas) porque la marea estaba baja y la altura del agua era de 1,45 metros.

Sin embargo, el día 6 de febrero había a esa hora pleamar, por lo que la profundidad de agua era de 2.11 metros, lo que unido a que los inmigrantes en su mayoría no sabían nadar, la entrada en masa y a la carrera, la excitación, el cansancio y la escasa visibilidad, pudo contribuir a la tragedia, según las conclusiones de Interior.

El grupo de 200 inmigrantes buscó el "efecto sorpresa" y obligó a la Guardia Civil, que esperaba que el asalto fuera por la valla, a desplazarse a la carrera por "espacios laberínticos" para poder llegar hasta las proximidades del espigón.

Por ello, Interior asegura que los inmigrantes ya habían muerto en aguas marroquíes cuando los agentes -en total participaron ese día 56- llegaron a la orilla de El Tarajal.

De hecho, en una de las conversaciones que se han difundido en la Comisión se escucha a los buzos de la Guardia Civil informar del hallazgo de dos cadáveres y preguntar si los recogían del agua.

"Hemos sacado tres (inmigrantes) de la roca del espigón. Al lado hay dos cadáveres. Vamos a proceder a sacarlos", dice un buzo, al que otro agente en tierra le responde que espere porque lo harán los marroquíes porque están en su territorio.

Tras la exposición de Martínez, el diputado socialista ha lamentado que no se haya aclarado quién dio la orden de lanzar las pelotas de goma, y ha vuelto a exigir responsabilidades sobre lo sucedido.

Mientras, el diputado de la Izquierda Plural Gaspar Llamazares ha sido más contundente y ha considerado que la falta de explicaciones y de contar con otras versiones de lo sucedido siguen "debilitando" la posibilidad de llegar a un acuerdo.

Sí se ha mostrado dispuesta CiU a ese pacto de Estado pese a que en muchos aspectos Interior "deja mucho que desear", en palabras de su diputado Feliu Joan Guillaumes.

Etiquetas