Nacional

Tres inmigrantes saltan la valla en Ceuta por una zona infranqueada desde 2005

Otros cuatro subsaharianos lograron alcanzar la ciudad española a nado de madrugada.

Tres inmigrantes saltan la valla en Ceuta por una zona infranqueada desde 2005

Tres inmigrantes de origen subsahariano han logrado entrar este domingo en Ceuta tras saltar el doble vallado del perímetro fronterizo de la ciudad autónoma por la zona central de sus 8,2 kilómetros de longitud, un espacio que permanecía impermeabilizado desde 2005, cuando se recreció a su altura de tres a seis metros y se instalaron los alambres con cuchillas "disuasorios".

Según han informado fuentes de la Delegación del Gobierno, este intento exitoso de entrada en Ceuta a través del perímetro terrestre ha tenido lugar pasadas las 14.30 de este domingo.

Por otra parte, durante la madrugada de este domingo también se han registrado diferentes intentos de entrada en Ceuta, todos ellos por la vía marítima, que no han concluido satisfactoriamente para las intenciones de los indocumentados.

Así, medio centenar de inmigrantes han sido rechazados por la Marina Real marroquí en aguas de la bahía norte de la ciudad autónoma y otros tantos han corrido la misma suerte en la bahía sur, donde se encuentra el espigón fronterizo del Tarajal alrededor del cual perdieron la vida 15 indocumentados la mañana del 6 de febrero.

Además, las autoridades marroquíes han interceptado una embarcación en la que once inmigrantes, también de origen subsahariano, se dirigían hacia la ciudad autónoma a través de la bahía sur de Ceuta.

Entraron a nado

Un grupo de cuatro indocumentados sí logró, la noche del viernes al sábado, salvar a nado el espigón fronterizo norte, ubicado entre la barriada ceutí de Benzú y la localidad marroquí de Beliones, y adentrarse en aguas jurisdiccionales españolas, donde los inmigrantes fueron rescatados por la Guardia Civil y trasladados a Comisaría para su posterior ingreso en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).

De acuerdo con el relato de la Delegación del Gobierno, estos cuatro subsaharianos formaban parte de un grupo de "unos 40 indocumentados" que intentó, a la carrera, salvar la vigilancia fronteriza de un paso cerrado al tránsito de personas o vehículos y que sólo pueden atravesar personas con permisos especiales para trabajar en las conducciones que traen agua marroquí a Ceuta, visitar el cementerio musulmán de Beliones o acudir al colegio público español de Benzú.

Etiquetas