Nacional

Comparecencia de Rajoy ante el Congreso

El error Bárcenas, según Rajoy

El presidente reconoció que no debería de haber confiado en el extesorero de su partido y aseguró que no va a dimitir ni a convocar elecciones.

Mariano Rajoy en la comparecencia ante el Congreso
El error Bárcenas
AFP/DANI POZO

Bárcenas fue un error. Confiar en él fue una equivocación que Mariano Rajoy asumió este jueves en primera persona en sede parlamentaria, donde por vez primera se escuchó en su boca el nombre del extesorero del PP. Y no una vez, sino hasta en una veintena de ocasiones en todo el debate del Congreso.

"El presidente ha cogido el toro por los cuernos", comentó poco después de escuchar a Rajoy un alto dirigente del PP que aseguró que las palabras del jefe del Gobierno dieron mucha tranquilidad al partido y han puesto "en su sitio" al líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

La interpretación fue bien distinta en las filas socialistas, que vieron refrendado el guión escrito de antemano a la comparecencia y que rememoraba, con alguna pequeña modificación y con un destinatario distinto, una frase escuchada en el Congreso hace ya casi veinte años: "Tiene usted que marcharse, señor Rajoy".

Rajoy no piensa irse. Lo dejó claro ante un pleno extraordinario del Congreso que, por obras en el edificio de la Carrera de San Jerónimo, se celebró en el hemiciclo del Senado, el mismo lugar en el que durante varios años se sentó Luis Bárcenas.

Su sombra estuvo muy, muy presente. En realidad, fue la protagonista.

Rajoy despejó pronto la duda de si iba a nombrarle y a hablar explícitamente del caso que protagoniza en los tribunales y dedicó a este asunto el grueso de su intervención aunque con diferentes opiniones entre los grupos sobre si lo que dijo fue suficiente o no. Para la mayoría de la oposición, la respuesta fue negativa.

Hasta ahora, algunos destacados dirigentes del PP, como su secretaria general, María Dolores de Cospedal, o el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ya habían reconocido el error de haber confiado durante tanto tiempo en Bárcenas.

Eso sí, precisando en todo momento que ahora, con el paso del tiempo y la evolución de los acontecimientos, es fácil ver esa equivocación. Antes no era tan sencillo.

Rajoy pronunció esos argumentos: "Me equivoqué"."Lo lamento, pero así fue (...) He reconocido un error. Mi error".

Unas palabras que algún portavoz, como el del PNV, Aitor Esteban, compararon con las que pronunció el Rey a su salida de la clínica tras la operación a la que se sometió a consecuencia de su caída durante una cacería en Bostwana.

"Lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir", dijo entonces don Juan Carlos. Rajoy este jueves reconoció también su equivocación, siente haber confiado en Bárcenas y, para que no vuelvan a ocurrir casos de este tipo, avanzó que acelerará medidas contra la corrupción

El debate, en el primer día de las vacaciones de verano de muchos españoles, generó una gran expectación, y el seguimiento en directo a través de los medios o la lectura de las noticias que se publicaron hizo que se convirtiera en un asunto estrella de Twitter.

"Fin de la cita" fue uno de los temas más comentados mundialmente en esta red social después de las numerosas ocasiones en las que Rajoy utilizó esa frase inmediatamente después de recordar algunas declaraciones realizadas años atrás por Rubalcaba para defender la presunción de inocencia de dirigentes del PSOE.

También en boca del dirigente socialista y de otros portavoces se escuchó "fin de la cita" tras echar mano de declaraciones ajenas para apuntalar sus argumentos.

El debate fue áspero, especialmente entre el presidente del Gobierno y Rubalcaba, que recibieron el sonoro aplauso de sus respectivos diputados cada vez que hicieron uso de la palabra.

E incluso cuando no hablaban. En un momento del debate, Rajoy se ausentó del hemiciclo brevemente para atender sus necesidades fisiológicas y, al acceder de nuevo al salón de plenos, fue recibido por los suyos con una ovación.

El recuerdo a las víctimas del accidente ferroviario de la semana pasada en las inmediaciones de Santiago de Compostela estuvo presente en las intervenciones de Rajoy y de todos los portavoces. Y muy pocos dedicaron algo de tiempo a comentar la situación económica expuesta por el presidente del Gobierno.

Cada uno sabía lo que quería, como, inspirada en la canción de Ketama, ha dicho la portavoz de UPyD, Rosa Díez. Rajoy quería eliminar dudas y parte de la oposición que abandonara su cargo.

Lo primero cuenta con respuestas distintas en función de a quién se pregunte. Lo segundo, no está en la mente del presidente porque no siente la más mínima culpabilidad en el caso Bárcenas.

"Ni voy a dimitir ni voy a convocar elecciones", garantizó. Fin de la cita.  

Etiquetas