Despliega el menú
Nacional

Ciberdelincuentes

Detenidos siete presuntos pederastas que extorsionaban a menores por Internet

Los Mossos d'Esquadra han detenido a siete personas que actuaban en toda España y cuyas víctimas eran chicos de entre 13 y 15 años.

Los Mossos d'Esquadra han desarticulado una presunta red de ciberdelincuentes pederastas que actuaba en toda España y que amenazaba y extorsionaba a menores -en este caso solo chicos de entre 13 y 15 años-, con el arresto de siete personas, según ha informado este miércoles la policía catalana.

La investigación arrancó en 2011 tras la denuncia de un menor de 14 años que fue víctima de abusos sexuales, en la que se detuvo a un hombre como presunto autor de los delitos de corrupción de menores, abusos sexuales sobre menores y tenencia, distribución y producción de imágenes de pornografía infantil.

En ese primer caso, es un vecino de El Vendrell que está en prisión provisional por esta causa en la que incluso abusó de su hermanastro, grabó las imágenes y las difundió.

Se identificaron 20 víctimas más, presuntamente acosadas por esta persona, y unos 20 usuarios que intercambiaban pornografía infantil, ha explicado este jueves a los medios el inspector y jefe del Área Central de Investigación de Personas de Mossos, Jordi Domenech.

A partir de las indagaciones policiales sobre las relaciones y comunicaciones mantenidas en chats y redes sociales a través del móvil del detenido con su círculo de usuarios de confianza, los Mossos abrieron una nueva línea de investigación.

La investigación desembocó en una operación policial el 5 de junio en el que se detuvieron siete personas, de entre 20 y 47 años, vecinos de Barcelona, Vic, Gironella (Barcelona), Lérida, Sant Feliu de Guíxols (Girona), Cangas (Pontevedra) y Alfaro (La Rioja), que se intercambiaban archivos pedófilos y amenazaban, coaccionaban y extorsionaban a menores.

Cibersexo

Estas coacciones se basaban en la difusión de imágenes íntimas de las relaciones de cibersexo que les obligaban a mantener, como paso previo del contacto físico; en algunos casos, se planificaban encuentros con menores para mantener relaciones sexuales, aunque no habían llegado a consumar ninguna.

Sobre el perfil de los detenidos, destaca el acceso que tenían algunos de ellos a menores: uno era un falso fisioterapeuta que actuaba desde un centro de Lérida, y otro había desarrollado trabajos como monitor de menores, así como promotor de grupos musicales juveniles.

El monitor de menores es de Vic, y además de este trabajo hacía castings entre los jóvenes con la excusa de buscar estrellas musicales, y que es una estrategia utilizada por los pedófilos para conseguir que los menores acaben desnudos e incluso planear que haya contacto físico.

El de Lérida es un falso fisioterapeuta que usaba la consulta privada para acercarse a los menores, y que ya tiene antecedentes penales, precisamente por agresiones sexuales en este local.

Los agentes han intervenido numeroso material a los arrestados, entre el que se ha encontrado gran cantidad de imágenes y videos de sus víctimas y de pornografía infantil, así como las conversaciones y los intercambios de archivos que mantenían entre ellos de forma continua.

Hasta el momento hay tres víctimas menores de 14 años, pese a que después del análisis del resto de material no se descarta que pueda haber más; la Guardia Civil colaboró con los Mossos d'Esquadra en las entradas en los domicilios de los detenidos en Cangas y Alfaro; todos los detenidos quedaron en libertad.

Domenech ha hecho hincapié en la responsabilidad de los padres en la prevención, que deben advertir a los hijos de que no den datos personales por Internet, enseñarles a utilizar contraseñas difíciles de descifrar, poner el ordenador en lugares visibles, entre otras medidas.

50 casos abiertos 

El grupo contra la ciberdelincuencia infantil, que está dentro de la unidad de delitos informáticos, actualmente investigan unos 50 casos, de los que 26 son de 'grooming' -que se consideran "de alto riesgo"-, y que consiste en acciones para ganarse la confianza de un menor para acabar abusando de él.

El inspector ha explicado que los Mossos d'Esquadra ponen el foco especialmente en estas investigaciones, entre los que incluso hay casos "extremos", incluso de sadomasoquismo.

Domenech ha explicado que los pedófilos suelen amenazar a los chavales con que difundirán estas imágenes por Internet, pero que normalmente acaban no haciéndolo, por lo que ha recomendado denunciar "cuanto antes" estos hechos.

Los otros 24 casos que se están investigando están relacionados especialmente con el intercambio y consumo de pornografía infantil, y no tanto la producción y el acceso a menores.

Etiquetas