Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Entrevista a Rajoy

Rajoy asegura que no tocará las pensiones

El presidente ha dicho que no ha tomado la decisión sobre el rescate: "me lo tengo que pensar. Tengo la obligación de ser muy prudente".

Mariano Rajoy conversa con las periodistas
Rajoy asegura que no tocará las pensiones
EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha negado este lunes que se esté negociando una rebaja en las prestaciones por jubilación como una condición para recibir la ayuda del Banco Central Europeo (BCE), pero ha afirmado que: "Si hay algo que no tocaré, son las pensiones".

En una entrevista en TVE, la primera que concede a una televisión desde que accedió a la presidencia, Rajoy también ha afirmado que que no le gustaría y no podría aceptar que le impusieran desde la UE las políticas concretas en las que tiene que reducir el gasto, en referencia a las posibles condiciones que podrían poner las instituciones europeas a una petición de ayuda.

Sobre las prestaciones de jubilación, el presidente del Gobierno ha resaltado que "el pensionista es la persona más indefensa, el que lo tiene más difícil, porque no va a ponerse a buscar un puesto de trabajo a los 85 o los 90 años".

Como prueba de su consideración a este colectivo, indicó que en los actuales presupuestos generales del Estado, la partida de las pensiones es, junto al pago de los intereses de la deuda, la única que ha subido.

"La primera prioridad, la primera instrucción que he dado al ministro de Economía, es que unas de las personas a las que no se puede perjudicar son los pensionistas", aunque ello suponga un problema porque "las pensiones las pagan los que están trabajando".

"Desde el 2007, hay 2,6 millones de personas menos cotizando, que pagan. Y el número de pensionistas ha aumentado en 600.000 personas", explicó.

Condiciones "razonables"

En cuanto a las posibles condiciones en el caso de que se pida una ayuda a las instituciones europeas, el presidente del Gobierno espera que "todo el mundo sea razonable" y ha recordado que las que se establecieron como contrapartida a la ayuda para la banca al Gobierno le parecieron "buenas".

Rajoy ha insistido en que hay que ser prudente antes de tomar una decisión, pero ha subrayado que lo importante es cumplir con el objetivo de déficit público del 6,3 % del PIB comprometido para este año.

Una compra de deuda sin condiciones

En cualquier caso, el presidente indicó que de momento no se han planteado condiciones para que España pueda acogerse al plan de compra de deuda soberana que anunció el pasado jueves el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.

Apuntó además que "personalmente" no ha hecho "ninguna presión para que el BCE compre bonos". "No se me ocurriría hacerlo", resaltó.

En su opinión, la importancia del anuncio del BCE es que ha "lanzado el mensaje de que el euro es irreversible, avisando de que si se especula con (la deuda) de algún país de la UE, ahí estará el BCE para solucionar el problema".

"El BCE ha hablado, y ha hablado bien. Ha preservado su independencia. Pero hay que ver cómo se desarrollan los acontecimientos".

Ahora está en manos del Gobierno decidir si España solicita esta ayuda, una vez conozca se analice "si es necesario" y se conozcan las condiciones que se impone desde Bruselas.

"En este tipo de asuntos, no voy a frivolizar", dijo Rajoy, ante la posibilidad de que España solicite la ayuda". En caso de que así sea "hablaré con mucha gente, se la comunicaré al conjunto de los españoles".

"No tiene ningún sentido plantear una moción de confianza"

El presidente del Gobierno  ha considerado también que "no tiene ningún sentido en estos momentos" plantear una cuestión de confianza en el Parlamento ante el hecho de que este aprobando medidas que no formaban parte de su programa electoral.

Rajoy ha vuelto a reconocer que su Ejecutivo está haciendo cosas que no tenía previsto llevar a cabo, pero ha recalcado que ha sido a consecuencia de la situación que se ha encontrado y que, "en cuanto pueda" bajará el IRPF. "No quepa la menor duda", ha sentenciado.

Tras opinar que es bueno para España que haya una mayoría del PP que dé estabilidad al país, ha reiterado que no se plantea la posibilidad de solicitar en el Parlamento una cuestión de confianza.

El caso Bolinaga "repugna" pero cumple la ley

Mariano Rajoy ha admitido que le "repugna" el caso del preso etarra Josu Uribetxebarria Bolinaga, pero ha subrayado que el Ejecutivo ha respetado la legalidad y ha recordado que "las leyes no quieren que nadie muera en la cárcel".

Ha asegurado que su posición es "la misma" en materia antiterrorista, y ha insistido en que su Gobierno ni ha negociado con ETA ni va a hacerlo nunca, ni ha aceptado el chantaje de la banda terrorista ni lo va a aceptar.

"No me he salido de ahí y no me voy a salir", ha dicho el jefe del Ejecutivo.

Rajoy ha mostrado su comprensión con las críticas al tercer grado y la libertad condicional concedida al terrorista -que está recurrida por el fiscal de la Audiencia Nacional-, porque "éste es un hecho que evidentemente repugna" y "a nadie le gusta esta situación".

Pero ha recordado que Uribetxebarria Bolinaga lleva cincuenta días en el hospital y pesa menos de 47 kilos, y ha insistido en que aunque le den finalmente la libertad, el preso etarra va a seguir ingresado y dicha libertad estaría sometida a varias condiciones.

En cualquier caso, el presidente del Gobierno ha recordado que "ahora le toca decidir a los tribunales".

España no está para "grandes algarabías" 

El presidente del Gobierno ha asegurado en relación con la Diada que se celebra este martes en Cataluña que España no está para "grandes algarabías" ni para "líos", sino para crecer y crear empleo.

Rajoy ha señalado que en Cataluña hay 700.000 personas que "quieren trabajar y no pueden". "Cataluña tiene problemas muy graves, el primero el desempleo, problemas de déficit y de deuda, y esos problemas los tiene el conjunto de España y muchas comunidades y en este momento lo que no toca es el lío ni la disputa ni la polémica", ha recalcado.

Según ha añadido, lo que "toca" ahora es "la unión" y la "colaboración" y la "cooperación". "Trabajo con eso con el objetivo de crecer y crear empleo y lo que menos necesitamos ahora son estas cosas", ha enfatizado, para añadir que si consiguen crecer y crear empleo la Generalitat de Cataluña tendrá más dinero.

Por eso, ha insistido en que hay que "fijar las prioridades" porque en este momento España no está "para grandes algarabías" sino para hacer "una política económica que lleve a crecer y a crear empleo para mejora el bienestar de los ciudadanos".

Etiquetas