Despliega el menú
Motor

La inteligencia artificial: ¿un conductor "más seguro" que los humanos?

Los expertos defienden que mejoraría la movilidad y reduciría el tráfico.

Este tipo de vehículos podría llegar en 2040.
Toyota y SoftBank se unen para el desarrollo de nuevos servicios de movilidad con coches autónomos
Pexels

La incorporación de sistemas de para desarrollar el coche autónomo ofrecerá una conducción "más segura" que la humana al contar con un mayor control del entorno, según el investigador Antonio David Masegosa, que calcula que este tipo de movilidad se implantará en las ciudades en torno al año 2050.

Este experto en inteligencia artificial y algoritmos e investigador de Ikerbasque en la unidad Smart Mobility del Instituto Tecnológico bilbaíno de Deusto ha explicado en una entrevista concedida que "la conducción autónoma va a ser mucho más segura que la de los humanos" porque el coche sin conductor "no se cansa, no bebe, no se distrae y no mira el móvil mientras conduce".

"Pero, además, la inteligencia artificial tiene una visión mucho más amplia de su entorno, llega a controlar los 360 grados frente a los 180 del conductor humano", ha agregado Masegosa, antes de participar en Vitoria en una jornada sobre nuevas tecnologías para una gestión avanzada del tráfico. En un momento en el que la idea de los coches sin conductor aún genera incertidumbre y existen casos de prototipos que han sufrido accidentes, este científico ha destacado el "consenso" de los expertos en ese plus de seguridad, aunque ha admitido que "para asegurarse que la tecnología es aceptada y no causa ningún temor a la ciudadanía hace falta trabajar en un perfeccionamiento mayor".

"Ahora mismo la inteligencia artificial experimenta un 'boom' bastante importante y va a repercutir en muchísimos ámbitos. En el caso de la movilidad el principal cambio lo vamos a ver en el vehículo autónomo, ya que gran parte de la tecnología que va a permitir esa automatización", ha asegurado. Los investigadores están convencidos de que esa tecnología supondrá un cambio sustancial "que va a permitir una movilidad mucho más barata y un mejor aprovechamiento de la capacidad de los vehículos", y hará que la gente necesite menos coches para moverse de un punto a otro, ha explicado Masegosa

Esto implicará "reducir el número de vehículos y mejorar aspectos como la congestión del tráfico, y con ello habrá una movilidad más verde y más sostenible", ha augurado el experto.

Por ello, los fabricantes de automóviles empiezan a adaptarse "para desarrollar plataformas de movilidad como servicio, en las que se solicita un trayecto y ellas proveen de todos los medios y transportes que se necesitan para ir hasta un determinado lugar de una forma más sencilla", ya que "esta transición va a hacer que la propiedad de un vehículo carezca de sentido".

Con la vista puesta en la intención del Gobierno central de prohibir la venta de vehículos de combustión en 2040, este experto apunta a la necesidad de potenciar el coche eléctrico durante esta transición, ya que "es mucho más fácil de controlar que uno de combustión, y eso va a hacer la automatización más fácil".

"Además, tal y como se están diseñando los vehículos eléctricos, son ordenadores con ruedas", afirma Masegosa, por lo que las previsiones hablan de una automatización de parte de los procesos de conducción "entre los años 2025 y 2030" y la puesta en marcha de los vehículos autónomos "en torno a 2050". Pero la inteligencia artificial no sólo se centra en los vehículos, sino que también alcanza a la monitorización del tráfico y su gestión, y ya hay soluciones para detectar incidencias e infracciones en tiempo real, constata este experto.

Etiquetas
Comentarios