Motor

Mercedes-Benz: elegante, a la par que deportivo

Diseño rabioso, pero con la máxima comodidad, ya que con su motor 5.0 desarrolla 455 cv, aunque domados con las mejores técnicas del momento.

La silueta marca su deportividad, gracias a la caída de techo y a su habitáculo retrasado
Mercedes-Benz: elegante, a la par que deportivo
M. B.

Elegancia, máximo equipamiento y deportividad refinada. La nueva Clase S Cupé de Mercedes-Benz combina las proporciones clásicas de un cupé grande y deportivo con el lujo moderno y una tecnología de vanguardia. Una novedad mundial disponible opcionalmente para este modelo de dos puertas es el sistema Magic Body Control del tren de rodaje, que equipa inclinación activa en curvas. Otros detalles técnicos destacados son el Head-up-Display y el panel táctil. Los faros delanteros con 47 cristales de Swarovski en cada unidad, que se ofrecen también como equipo opcional, confieren al vehículo un aire singular.

La silueta del S Cupé se distingue por las proporciones características de un automóvil con tracción trasera, acentuadas por un rasgo común a los turismos actuales de Mercedes: la llamada 'dropping-line'.

El capó largo con líneas distintivas y resaltes longitudinales, el perfil bajo de las ventanillas laterales con línea de cintura alta, los pasarruedas acentuados y las llantas grandes de 18 a 20 pulgadas subrayan, junto con la anchura de la zaga, su carácter deportivo.

Los faros de led con las prominentes 'cejas' (luces diurnas) confieren al vehículo una mirada característica. Con el Led Intelligent Light System, incorporado de serie, se ofrece la opción de singulares faros delanteros con 47 cristales de Swarovski por unidad: 17 poligonales configuran las luces diurnas en forma de antorcha y 30 redondos, los intermitentes.

La línea convexa del techo en forma de cúpula y las puertas sin marco definen la silueta lateral, con un marco que rodea las zonas acristaladas. Cuenta también de serie con un techo panorámico que cubre dos tercios de la superficie total de la cubierta.

El diseño del puesto de conducción se divide en una sección superior nítida y con un generoso efecto envolvente que se prolonga en las puertas; y la parte inferior, extremadamente baja. Sobresale el amplio visualizador TFT de dos piezas en formato de pantalla ancha, que parece flotar en el espacio.

Como un esquiador

La zona trasera, con sus superficies básicas, hombros anchos y llamativas líneas características, completa la sugestiva apariencia general. Un aspecto especialmente llamativo es el desplazamiento del soporte de la matrícula a la sección inferior del paragolpes. Esto permite configurar una tapa del maletero especialmente lisa en esa zona. Los pilotos traseros están divididos en dos elementos, al igual que el paragolpes.

La llegada a los concesionarios está prevista para el segundo semestre de 2014. Este modelo de dos puertas sale a la venta inicialmente con el motor V8 biturbo de 4.663 cm3 de 455 cv y 700 Nm (S 500 Cupé). La sugestiva sonoridad del equipo de escape contribuye, de forma decisiva, a la experiencia de conducción del nuevo modelo.

S 63 AMG: peso aligerado para conseguir más dinamismo

El nuevo S 63 AMG Cupé es otro automóvil para soñar de Mercedes. Este vehículo de dos puertas fascina con sus característicos rasgos. El motor AMG V8 biturbo de 5,5 litros, el miembro más potente de la familia de propulsores Blue Direct, es la base de una propulsión impresionante. Una potencia de 585 cv y un par motor de 900 Nm le permiten conjugar prestaciones extraordinarias con un consumo relativamente bajo. Como opción, puede equiparse la tracción integral 4Matic, desarrollada por AMG para optimizar las prestaciones.

Durante el desarrollo del S 63 AMG Cupé se ha aplicado sistemáticamente la estrategia AMG Lightweight Performance. Las medidas de construcción ligera han permitido ahorrar 65 kilos en el peso del vehículo, a pesar del aumento de la potencia y del equipamiento de serie más generoso con respecto a su antecesor. Este ahorro en la masa del vehículo se debe sobre todo al empleo de llantas de aleación forjadas de AMG, una batería ligera de iones de litio y un equipo de frenos de alto rendimiento, del mismo departamento, con discos de material compuesto y peso optimizado.

Además, toda la chapa exterior es de aluminio, al igual que el módulo frontal de la carrocería. El ahorro de peso redunda positivamente, tanto en el dinamismo de conducción como en el consumo de combustible. La baja relación peso/potencia, con un valor de 3,41 kilos por cada caballo, se traduce en unas prestaciones sobresalientes: el S 63 AMG Cupé acelera de 0 a 100 km/h en 3,9 o 4,3 segundos, según la versión, y alcanza una velocidad máxima de 250 km/h (limitada electrónicamente).

El motor V8 biturbo configura una simbiosis perfecta con el cambio deportivo de siete velocidades Speedshift MCT AMG. Los rasgos más destacados de esta transmisión, que se equipa exclusivamente en los modelos AMG, son su óptima individualidad y un dinamismo fascinante. El conductor puede configurar el cambio en función de sus preferencias de conducción. Puede elegir entre tres programas de conducción: Controlled Efficiency, Sport y Manual. La función de parada y arranque Eco se equipa de serie.

El S 63 AMG Coupé se ofrece en dos versiones, con tracción trasera y, por primera vez, también con la tracción integral 4MATIC de AMG optimizada para mejorar las prestaciones. La integral permanente distribuye el par entre el eje delantero y el eje trasero en una proporción de 33 a 67%, respectivamente.

Magic body control

Este coche es capaz de inclinarse lateralmente al tomar curvas, de forma similar a una motocicleta o un esquiador. Así, al igual que sucede al tomar una curva peraltada, disminuye la aceleración transversal que experimentan los ocupantes, que pueden conservar una posición confortable en los asientos. La nueva función aumenta el placer de conducción y el confort, especialmente al circular por carreteras secundarias.

La berlina

La Clase S de Mercedes-Benz lleva ya prácticamente un año en el mercado y cuenta con cuatro motorizaciones: la diésel S350 Bluetec, de 258 cv; las dos de gasolina S500, de 455 cv, y S63 AMG, de 585 cv; y la híbrida (gasolina + eléctrico) S400 Hybrid, de 333 cv. Después del verano llegará otro híbrido de gasolina de mayor potencia y autonomía en modo eléctrico, el S500 Plug-in Hybrid, del que aún no se disponen cifras oficiales de consumos y prestaciones. Pero, ya desde este mes de junio, la berlina de lujo más famosa del mundo amplía su gama con un nuevo híbrido diésel para mejorar la oferta.

Se trata de la versión más accesible de la gama, ya que por 90.360 euros se puede acceder al S300 Bluetec Hybrid, que cuenta con un motor térmico de cuatro cilindros y 204 cv de potencia, combinado con una fuente de alimentación eléctrica de 20 kw (27 cv). En prestaciones puras, el híbrido es algo inferior al S350 Bluetec convencional, pero su nivel es notable (240 km/h y 7,6 segundos de 0 a 100 km/h), mientras que en emisiones y consumos sorprende con unas cifras de 4,4 l/100 km y 115 g/km de CO2. Aun con estos excelentes datos, del nuevo híbrido diésel, en Mercedes-Benz esperan que la mayor proporción de ventas sigua recayendo en el S350 Bluetec, que si bien gasta un poco más y tiene un precio ligeramente superior, cuenta con un motor V6 y no de cuatro cilindros, como el nuevo híbrido.

De las aproximadamente 300 unidades que Mercedes-Benz España venderá durante 2014, la mayoría recaerán en la motorización diésel de 258 cv. Mientras, por tipos de carrocería resulta curioso comprobar como los gustos españoles (y la mayoría de los europeos) no coinciden con los de los principales mercados de los automóviles de este tipo (China, Estados Unidos y Oriente Medio), ya que mientras allá las carrocerías de batalla larga (5,25 metros) son mayoría, aquí casi todas las unidades se entregan con la normal (5,12 metros).

En cuanto a la evolución de las ventas de la Clase S, hay que apuntar que en la fábrica de Mercedes-Benz no dan abasto con todos los pedidos, por lo que la marca fija unos cupos para cada mercado. Así, según han declarado a HERALDO directivos de la firma alemana en España, para este año 2014 podrían vender unas 400 unidades, lo cual supone que exista una espera de unos cuantos meses para nuevos pedidos. Lejos quedan ya los tiempos previos a la crisis, en los que Mercedes España matriculaba más de mil unidades al año del Clase S.

Volver al suplemento de motor

Etiquetas