Despliega el menú
Motor
Suscríbete

PORSCHE 911

Puro músculo reconocible

La nueva generación del Porsche 911, que ya se vende, pero llegará a los concesionarios hasta diciembre, se presenta con motores Bóxer de 349 y 400 cv., cambio manual de 7 velocidades o PDK y una carrocería vigorosa y reconocible.

El nuevo Porsche 911
Puro músculo reconocible
PORSCHE

Con 48 años a sus espaldas, el Porsche 911 Carrera está más joven que nunca. Completamente rediseñada, la nueva generación de este icono entre los automóviles deportivos llama la atención por su silueta plana y alargada, por sus espectaculares contornos y por la precisión en los detalles. Ya desde el primer contacto visual mantiene intocables las líneas que lo identifican como un 911. Fiel a la tradición, del lenguaje clásico de diseño Porsche, con sus tendones y su musculatura, transmite fuerza y elegancia.

La batalla alargada en 100 milímetros y una altura reducida, combinadas con llantas de hasta 20 pulgadas, resaltan aún más su apariencia atlética. Al mismo tiempo, se mantienen las clásicas dimensiones compactas en su exterior. Visto de frente, destaca por las anchas aletas típicas del 911, que enfatizan una vía delantera mayor, con la que la nueva generación se asienta todavía más sobre la carretera. Los retrovisores exteriores van alojados en el borde superior de la puerta y no en el triángulo de la ventanilla, como antes. Esto, además de ventajas aerodinámicas, también resalta la nueva línea de diseño y la sensación visual de anchura.

La ligerísima carrocería es totalmente nueva y está construida en una combinación inteligente de aluminio y acero, contribuyendo significativamente a la reducción de 45 kilos en el peso del vehículo. Al mismo tiempo, su rigidez es mayor. La optimización aerodinámica, en la que se incluye un ‘spoiler’ trasero más ancho de extensión variable, mejora la carga del eje posterior del nuevo 911 Carrera, lo que mantiene, a la vez, un excelente valor de coeficiente de resistencia.

Por dentro

Para complementar la moderna imagen exterior, los diseñadores de Porsche han creado un interior cuya arquitectura se inspira en el Porsche Carrera GT. El conductor está ahora más integrado en su puesto de mando, gracias a la consola central, que se eleva hacia delante y que incorpora la palanca de cambios en posición más alta y cercana al volante, en un esquema típico de los coches de carreras. En el habitáculo también se ven los elementos clásicos de Porsche: el cuadro de instrumentos con cinco esferas (una de ellas es una pantalla multifunción de alta resolución), el cuentarrevoluciones central y el arranque a la izquierda del volante.

Tal y como lo han hecho durante generaciones sus antecesores, los nuevos 911 Carrera y Carrera S se establecen como referencia en su categoría y elevan otro escalón más la combinación de prestaciones y eficiencia. Todas las versiones logran consumos claramente por debajo de los 10 l/100 km. El gasto de gasolina y las emisiones se han reducido hasta en un 16%, en comparación con las de sus predecesores. Esto se consigue gracias a diferentes sistemas y funciones: el Start/Stop, la gestión térmica, el sistema eléctrico de recuperación de energía o la primera caja de cambios manual con siete velocidades que existe en el mundo. Además, en combinación con la transmisión de doble embrague (PDK), el 911 dispone del sistema conocido como ‘navegación a vela’, que desacopla la marcha engranada para evitar rozamientos cuando, por ejemplo, se circula por una pendiente favorable sin acelerar. La nueva dirección electromecánica ofrece precisión y sensibilidad.

Etiquetas