Motor
Suscríbete

RENTING

La forma de controlar el gasto de un vehículo

Hay personas que piensan que los vehículos en renting solo son adecuados para grandes empresas, pero también es válido para autónomos y pequeños empresarios.

Típica flota de vehículos para una gran empresa
La forma de controlar el gasto de un vehículo
HA

En la situación económica actual no hay forma de dejar de escuchar eso de optimización de recursos o ahorro de costes. Tanto los particulares o autónomos, como las empresas privadas o instituciones, deben seguir esta máxima para controlar el gasto y, en cuanto a la adquisición y utilización del vehículo, estas premisas son indispensables.

Pero la compra y el mantenimiento de un automóvil (o de varios, si se trata de una flota de medianas o grandes empresas) puede suponer tanto un fuerte desembolso inicial como diversos quebraderos de cabeza y gastos extraordinarios que podrían generar desajustes en las cuentas. Por ello, cada vez más, las empresas, los autónomos y las instituciones se decantan por el renting, en detrimento de la extendida compra directa.

Como quedará claro a continuación, esta fórmula de alquiler a largo plazo reporta muchas ventajas e, incluso, importantes ahorros en el gasto total. De hecho, tanto las noticias con cifras de operaciones de renting como los estudios de algunas compañías vienen a corroborar esta predilección por este sistema para las flotas.

Por ejemplo, según datos de 2010, el 40% de los vehículos matriculados por las empresas se han realizado a través de las compañías de renting. Así, en España circulan en torno al medio millón de vehículos con esta fórmula; y actualmente la proporción entre esta modalidad y la compra directa en el global de las ventas (incluidas a particulares) indica que aproximadamente una de cada diez adquisiciones se realiza mediante renting.

Ahorro

Sin embargo, algunas empresas o instituciones todavía no se han sumado a esta tendencia, como desprenden algunos informes de empresas pertenecientes a la Asociación Española de Renting, sobre el renting y las Administraciones Públicas. En ellos se observa que de los alrededor de 100.000 vehículos que mantienen estos organismos, solo una tercera parte presta su servicio bajo esta modalidad.

El estudio indica que, si se llegase al 100% de vehículos contratados mediante renting, el ahorro de las Administraciones Públicas (entre ayuntamientos, comunidades autónomas y Gobierno central) rondaría los 225 millones de euros, lo que equivaldría a reducir los costes un 20%.

Y es que las razones por las que el renting se está imponiendo y va creciendo continuamente son numerosas y de peso. Pero para hacerlo es necesario saber qué beneficios obtienen los que contratan el renting para su vehículo. En primer lugar, no han de desembolsar ninguna cantidad inicial de dinero, ya que se pactan unas cuotas fijas; pero a este aliciente se le deben añadir muchos otros, como el poder olvidarse de seguros, impuestos de circulación, revisiones periódicas, cambios de neumáticos, averías y demás incidentes.

Evidentemente, las instituciones, empresas y autónomos son quienes más se benefician de esta fórmula, ya que, además de simplificar su contabilidad y reducir al máximo los imprevistos que un vehículo en propiedad a veces ocasiona, pueden deducirse el IVA de las cuotas en su totalidad. Además, 'comprar' esta tranquilidad no tiene un precio elevado, pues los costes del renting son muy contenidos gracias, entre otras cosas, a que las compañías tienen unas condiciones privilegiadas de compra.

Por poner un ejemplo, para un tipo de contrato medio de cuatro años, las cuotas mensuales de un compacto turbodiésel de última generación pueden salir por unos 335 euros (más IVA) con todo el mantenimiento y más incluido.

Etiquetas