Despliega el menú
Aragón

Los madrileños, divididos ante la histórica restricción del tráfico

"La salud es lo primero" y "es una medida ideológica, muchos necesitamos el coche", han sido las dos opiniones más oídas entre los madrileños.

Un coche de alquiler eléctrico a su paso por la Cibeles.
Un coche de alquiler eléctrico a su paso por la Cibeles.
Efe

"La salud es lo primero" y "es una medida ideológica, muchos necesitamos el coche", han sido las dos opiniones más oídas entre los madrileños esta mañana, cuando se han enfrentado por primera vez a la prohibición de que circulen la mitad de los vehículos por la alta contaminación.

Y es que desde las seis y media de la mañana, sólo aquellos coches con matrícula imparhan podido circular por la almendra central de la capital, la primera restricción a la circulación en España motivada por los altos niveles de dióxido de nitrógeno.

En el centro se ha respirado normalidad, quizá también debido a las fechas navideñas y las vacaciones escolares, puesto que los atascos han sido escasos, mientras la tranquilidad ha imperado en el Metro y los autobuses. Pero en casi todos los rincones, los madrileños hablaban de esta restricción.

"La ciudad es para las personas y debería haber limitaciones siempre, no sólo ahora", ha dicho María, que salía de la estación de Atocha, quien ha añadido que sería importante bajar los precios del transporte público si se quiere fomentar.

Los partidarios de este protocolo, que contempla algunas salvedades porque sí han podido moverse por la ciudad los autobuses municipales, taxis, bicicletas y motocicletas, defienden que en Madrid "se respira veneno", por lo que limitar el tráfico "se queda corto".

"También se deberían controlar de verdad las emisiones a grandes empresas y mejorar el servicio de transporte público, que cada vez es más caro y más lento", ha expresado Manuel mientras paseaba junto a su familia por el madrileño Paseo de la Castellana.

A pesar de que circular con un vehículo particular con matrícula par por el área interior de la carretera de circunvalación M30 conllevaba una multa, se han podido ver coches con estos dígitos.

Por otra parte, no han sido pocos los detractores de este nuevo protocolo. Algunos, como Ignacio, saben que la capital vive sumida en una boina negra, pero se pone en el lugar de aquellos que viven fuera de Madrid y "necesitan el coche para trabajar".

Otros consideran que esta medida es política e ideológica. "Ana Botella quiso hacerlo y la izquierda no la dejó, se le echaron encima", ha dicho Rosa, que se pregunta por qué, si hay tanta contaminación, no se mantiene la medida más días. "No tiene nada que ver con la ideología, se trata de la salud pública", le ha rebatido su hijo.

De momento, mañana y el sábado todos los vehículos podrán circular por la almendra central, tal y como ha anunciado la concejala de Movilidad y Medio Ambiente, Inés Sabanés. Sabanés ha explicado que, según las mediciones de dióxido de nitrógeno de la medianoche pasada, el nivel de alerta vuelve a ser de preaviso, de modo que se volverá al escenario 2 del Protocolo de contaminación.

"Tendría que continuar otro día. Es un esfuerzo de todos, les toca a los coches impares", ha manifestado Rocío, que este jueves ha tenido que ir a trabajar en Metro al tener su vehículo una matrícula "prohibida".

Todavía quedan unas horas, hasta las nueve de la noche de este jueves, para que Madrid se vuelva a llenar de coches. Parece una medida excepcional, pero la verdad es que ya se ha llevado a cabo en otras ciudades como París o Roma con buenos resultados.

Etiquetas
Comentarios