Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La Cincomarzada volverá este año al parque del Tío Jorge y reivindicará los 'barrios vivos'

Los peñistas regresarán a una fiesta con pasacalles, conciertos y talleres infantiles. La superviviencia del comercio de proximidad será uno de los caballos de batalla.

Algunos de los representantes vecinales, con Nieves Boj (presidenta de la FABZ) al frente, en la edición del año pasado.
Algunos de los representantes vecinales, con Nieves Boj (presidenta de la FABZ) al frente, en la edición del año pasado.
Asier Alcorta

La Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ) confía en que esta sea la Cincomarzada en la que todo vuelva a su ser. Es decir, que se celebre el 5 de marzo (el año pasado con motivo de las riadas se trasladó al 23 de abril), que vuelvan los peñistas a disfrutar de la fiesta (en 2015 hicieron su propia celebración) y que el escenario del parque del Tío Jorge se asiente como preferente para esta cita.

Estos días se ultima el programa de actividades que incluirá pasacalles, exhibiciones deportivas, juegos infantiles e, incluso, revista para mayores a la hora del café en el centro cívico Tío Jorge. Nieves Boj, presidenta de la FABZ, explica que el lema de este año será ‘Barrios vivos’ y se vinculará a la campaña de apoyo al comercio local que se está desarrollando por los distritos. Los barrios quieren reivindicar las pequeñas tiendas como ‘muñidoras’ de tejido vecinal y, también, aspiran a llamar la atención sobre la necesidad de inversiones en la ciudad consolidada, después de unos años en los que se ha atendido más a las zonas de expansión de la periferia. En este mismo sentido, denuncian la apuesta de las administraciones por las grandes superficies, "sin tener en cuenta que se han perdido 1.200 negocios minoristas en seis años". Hace dos semanas se presentó el logo (un simpático carrito de la compra diseño de Sandra Falagán) y el eslogan de la campaña ‘Barrios vivos’, que se propone revitalizar las tiendas de cercanías con iniciativas como aplicaciones móviles, ‘shopping night’ o ferias del stock.

De vuelta a la celebración del 5 de marzo, Óscar García, gerente de la FABZ, explica que volverá a convocarse una marcha de los barrios, aunque con un formato diferente al de los años anteriores. No habrá madrugón ni kilométrica caminata, sino que las entidades se reunirán a las 11.00 en la sede de la asociación de vecinos del Arrabal, desde donde irán –acompañados de un pasacalles– hasta el parque. Está previsto que sobre las 12.30, en el escenario principal, se lea el manifiesto común y se entreguen las reivindicaciones al alcalde Santisteve o, en su defecto, a la concejal de Participación, Elena Giner.

Esta semana se celebró la junta de distrito del Arrabal, en la que las asociaciones de vecinos del Picarral y Balsas de Ebro Viejo volvieron a mostrarse en contra de una celebración que –de golpe– atrae a más de 90.000 zaragozanos al pulmón verde de la margen izquierda. Aunque el Ayuntamiento asume el compromiso de adecuar y limpiar los espacios, antes y después de la fiesta, muchos residentes recelan –y con razón– de los estragos que causa la invasión masiva de vecinos ávidos de desenfreno.Otros espacios posibles

Después de años en los que se fue rotando la Cincomarzada por distintas zonas verdes (Macanaz, Torrerramona, el parque de Oriente...), el Consejo de la Ciudad sugirió que regresara al Tío Jorge por considerarlo "el espacio más idóneo". En su día –y tras las quejas de los destrozos en los jardines interiores de Balsas de Ebro Viejo– se propuso trasladar la celebración al parque Grande (extremo inviable dado que lo prohíbe su propio plan director) y a los parques de Plaza y del Oliver, pero estos caen más a desmano y apenas disponen de transporte público.

El del Tío Jorge se antoja el mejor escenario por su enorme superficie (unos 150.000 metros cuadrados) y su accesibilidad. En otros parques planteados apenas hay espacio para instalar las barras y un escenario, mientras que el del Tío Jorge tiene al lado un centro cívico para hacer actividades culturales y, además, cuenta con pistas deportivas y amplias áreas de césped para que la gente pueda sentarse y almorzar.

Aunque aún no se ha desvelado el programa de actividades, cada año se han ido sumando más atractivos y la Cincomarzada no se reduce simplemente a una comida campestre, sino que incluye conciertos, pasacalles y una zona sin alcohol en la que bailar zumba. También hay espectáculos de magia para los más pequeños y, a media tarde, un recital con boleros y canciones de toda la vida. Todo si las condiciones meteorológicas son propicias, porque en muchas ediciones el cierzo (más que la lluvia) ha deslucido la fiesta.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión