Despliega el menú
Internacional

Zelaya se enroca en la frontera a la espera de su familia y seguidores

Zelaya se dirige a sus seguidores con un megáfono
Zelaya se enroca en la frontera a la espera de su familia y seguidores
AFP

El depuesto presidente hondureño, Manuel Zelaya, continuaba ayer en el municipio nicaragüense de Ocotal, a 25 kilómetros de la frontera con Honduras, en espera de su familia y seguidores para intentar retornar a su país. Además, Zelaya demandó a Estados Unidos enfrentar "con fuerza" al Gobierno de facto de su país para "saber realmente cuál es la posición" de Washington.

Zelaya pernoctó el sábado por segundo día seguido en el hotel Frontera del municipio de Ocotal, cabecera departamental de Nueva Segovia y a 225 kilómetros al norte de Managua, acompañado del canciller venezolano, Nicolás Maduro, sus colaboradores y un grupo de seguidores. El derrocado mandatario tenía previsto viajar de nuevo al puesto de Las Manos, en la frontera entre Nicaragua y Honduras, para intentar, por tercer día consecutivo, ingresar en su país.

Zelaya anunció el sábado que instalaría un campamento en el lado nicaragüense de la frontera, aunque luego retornó al municipio nicaragüense de Ocotal.

El depuesto gobernante se reunió al filo de la medianoche del sábado, en Ocotal, con un grupo de seguidores en un centro deportivo, en donde las autoridades le ofrecieron una serenata con mariachis. En el puesto de Las Manos, en el lado nicaragüense de la frontera, Zelaya iba a esperar entre ayer y hoy a su esposa, Xiomara Castro, a su hija, Hortensia Zelaya, y a su madre, Hortensia Rosales, aunque él mismo denunció el sábado que los militares de su país mantienen retenida a su esposa y a su familia. Zelaya fue depuesto por los militares el 28 de junio y en su cargo el Parlamento designó a Roberto Micheletti.

Mientras tanto, la zona fronteriza de Honduras con Nicaragua, por donde ha pretendido entrar el depuesto presidente, se mantiene en tensa calma y bajo un toque de queda ampliado ayer por el Gobierno de Micheletti.

El toque de queda, vigente desde el viernes al mediodía, tiempo local, en la región fronteriza, se prorrogó otras 12 horas, de 6.00 a 18.00, de ayer, informó un portavoz de la Presidencia hondureña.

Entre otros sectores limítrofes con Nicaragua, la medida abarca todo el departamento oriental de El Paraíso y se amplió a los municipios de San Marcos de Colón, Duyure y Concepción de María, de Choluteca (sur).

Alrededor de medio millar de seguidores de Zelaya continuaban en un retén policial en la salida de la localidad de El Paraíso, a unos 12 kilómetros del puesto fronterizo de Las Manos, por donde el depuesto presidente, que exige su reinstalación en el poder, ingresó brevemente el viernes.

Un grupo de simpatizantes del depuesto gobernante logró llegar por vías alternas hasta Las Manos, que se mantiene bajo fuerte vigilancia policial y militar.

El jefe de la Dirección General de Servicios Especiales de Investigación de la Policía Nacional, René Maradiaga, aseguró que la situación en las fronteras de Honduras con Guatemala, El Salvador y Nicaragua "está normal, a excepción de Las Manos".

El subcomisionado de la Policía en El Paraíso, Atilio Flores Morazán, indicó que en el retén hacia Las Manos "hay un grupo de personas que todavía están en el lugar (...) de manera pacífica", y que otras ya se habían retirado.

Varios detenidos

El oficial añadió que varias personas, aunque no precisó cuántas, habían sido detenidas por violar el toque de queda y fueron liberadas al expirar su vigencia.

Por otro lado, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, consideró que la voluntad de Zelaya de regresar "es legítima". "Él es el presidente constitucional de Honduras, fue su salida forzada del poder la que generó la crisis, no su eventual retorno. Por lo tanto, esta es su legítima aspiración", remarcó.

No obstante, Insulza no comparte los intentos de Zelaya de ingresar en el país. El presidente fue derrocado el 28 de junio y trasladado por la fuerza a Costa Rica. Desde entonces, la OEA separó a Honduras del organismo y exige la restitución de Zelaya, pero Micheletti afirma que si regresa será arrestado por diversos delitos.

Etiquetas