Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

PAKISTÁN

Zardari dice ante el Parlamento que no se tolerará la violación de soberanía

Las palabras del nuevo presidente de Pakistán, en su primera comparecencia ante el Parlamento, llegan en medio de una reciente ola de ataques en territorio paquistaní de la aviación y comandos estadounidenses destacados en Afganistán.

El presidente de Pakistán, Asif Alí Zardari, aseguró en su primera comparecencia ante el Parlamento del país que no se tolerará "ninguna violación de la soberanía territorial por ningún poder externo" en la lucha contra el terrorismo.

"La situación de seguridad es crítica. Tenemos que acabar con el terrorismo y el extremismo, pero con nuestra estrategia (...) la fuerza será sólo el último recurso y contra aquellos que rehúsen abandonar la vía de la violencia", dijo el viudo de la asesinada ex primera ministra Benazir Bhutto.

Las palabras de Zardari llegan en medio de una reciente ola de ataques en territorio paquistaní de la aviación y comandos estadounidenses destacados en Afganistán.

El nuevo Gobierno paquistaní llegó a negociar con los insurgentes, pero en los últimos meses la violencia ha vuelto, con nuevas operaciones militares y atentados como los dos que hoy sacudieron dos áreas del cinturón tribal.

Según el Ejército, seis personas, de ellas dos soldados, murieron en el primer ataque suicida, ejecutado horas antes del discurso de Zardari contra un convoy militar que se dirigía hacia la localidad de Miranshah, en Waziristán del Norte.

El segundo atentado tuvo lugar horas después en Waziristán del Sur, varios artefactos explotaron al paso de otro convoy militar y causaron la muerte de dos personas y heridas a otras tres más.

Las áreas tribales de la frontera afgano-paquistaní son consideradas por Estados Unidos refugio para los talibanes y Al Qaeda, aunque los últimos ataques estadounidenses contra objetivos en la parte paquistaní han causado malestar en Islamabad.

"Tenemos que desarrollar las relaciones con los EE UU a largo plazo", recalcó Zardari, quien calificó como "necesaria" la celebración de una sesión especial en la Cámara para tratar las operaciones contra la insurgencia.

Entre aplausos de los legisladores y en presencia entre otros del jefe del Ejército, Ashfaq Kiyani, y del líder de la opositora Liga Musulmana-N, el ex primer ministro Nawaz Sharif, Zardari dijo que el "honor" y "privilegio" de la Presidencia le fue concedido en nombre de Bhutto.

"Tengo un sueño para Pakistán: liberarlo de la pobreza, el hambre, el terrorismo y la desunión", dijo con un semblante serio el líder del gubernamental Partido Popular de Pakistán (PPP).

Asimismo, Zardari instó al Parlamento a crear una comisión parlamentaria en la que participen todos los partidos para revisar los poderes presidenciales de disolver las Cámaras y cesar al Gobierno.

Estas facultades fueron introducidas a través de una reforma constitucional por su predecesor en el cargo, el general retirado Pervez Musharraf, y recibieron fuertes críticas del PPP cuando estaba en la oposición.

Zardari destacó también la importancia de las relaciones con China e Irán y se comprometió a avanzar en el asunto de Cachemira y el proceso de paz con la India.

En un discurso solemne pero carente de grandes decisiones, el presidente defendió la reconciliación nacional y mayor autonomía para las provincias y recordó a los soldados muertos en combate y a los miembros fallecidos de la dinastía Bhutto.

Aunque no dedicó mucho tiempo a abordar la acuciante crisis económica del país, el presidente destacó la necesidad de potenciar la agricultura para garantizar la seguridad alimentaria de todos los ciudadanos y pidió una mayor inversión extranjera.

El líder de la oposición y miembro de la directiva de la Liga Musulmana de Sharif, Chaudhry Nisar Khan, se mostró "decepcionado" ante el discurso de Zardari y lo tachó de "convencional".

"Ha estado por debajo de las expectativas y no ha anunciado ninguna decisión importante", dijo.

A esa crítica no se unieron los socios minoritarios de la coalición gubernamental, que mostraron su satisfacción.

Zardari fue investido en el cargo presidencial el pasado día 9 , tres días después de ser elegido presidente por más de dos tercios de los legisladores nacionales y provinciales.

Su predecesor, Musharraf, había dimitido a mediados de agosto antes de que la coalición de Gobierno iniciase un proceso de destitución parlamentaria en su contra.

Etiquetas