Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

URNAS

Yanukóvich habría ganado las elecciones en Ucrania frente a Yulia Timoshenko

La actual jefa de Gobierno impugnará las votaciones de miles de colegios electorales en el feudo de su opositor prorruso.

El comité electoral lleva una urna a los hogares con discapacitados en Trudowychi, ayer.
Yanukóvich habría ganado las elecciones en Ucrania frente a Yulia Timoshenko
EFE

Los primeros resultados oficiales de la segunda vuelta de los comicios presidenciales en Ucrania celebrados ayer dan una ventaja de siete puntos porcentuales al líder opositor, Víctor Yanukóvich, frente a la primera ministra, Yulia Timoshenko. De acuerdo al escrutinio del 2,07% de las actas, Yanukóvich obtuvo el 51,36% de los votos, frente al 44,16% emitidos por Timoshenko.

 

Los resultados de las encuestas a pie de urna dieron unánimes la victoria a Yanukóvich, con un margen de tres a seis puntos porcentuales. Timoshenko, sin embargo, no se ha dado por vencida y piensa pelear por cada voto.

 

Lo que sí está ya asegurado es la impugnación por parte de Timoshenko de las votaciones en "miles" de colegios electorales de la región de Donetsk, el feudo de Yanukóvich. El jefe de su equipo de campaña, Alexánder Turchinov, así lo anunció, declarando que, en tales colegios, a los interventores del partido de la primera ministra no les fue permitido el acceso al escrutinio.

 

Eso era precisamente lo que temía Timoshenko cuando, el pasado viernes, el aún presidente del país, Víctor Yúshenko, firmó los cambios introducidos por la Rada (Parlamento) a la ley electoral.

 

Fue eliminada la obligación de que la validación del escrutinio se hiciera solo en presencia de los dos tercios de los miembros de la mesa. Yanukóvich convenció a los diputados afirmando que, con tal norma, la "dama naranja" podría "bloquear", retirando a su gente, la confección de actas en los colegios en donde espera un mal resultado.

 

Lo cierto es que los partidarios de la primera ministra dan por hecho que Yanukóvich ha manipulado todo lo que ha podido en las regiones del este del país. Ella ya advirtió la semana pasada de que, en caso de fraude, sacaría a sus seguidores a la calle igual que en 2004 durante la Revolución naranja.

 

Pero Yanukóvich también ha tomado medidas. Activistas de su formación, el Partido de las Regiones, colocaron piquetes ante el edificio de la Comisión Electoral para defenderla de posibles "provocaciones" de los "naranjas" o, en caso de que los resultados electorales parezcan trucados, ser ellos quienes monten el follón. Ayer tarde, el dispositivo policial en torno a los principales edificios oficiales se reforzó considerablemente.

 

A pesar de que los sondeos daban la victoria a Yanukóvich, la primera ministra Timoshenko instó a luchar por "cada voto". "Los resultados de las encuestas a pie de urna son solamente sociología... La diferencia (a favor de Yanukóvich) es del orden del 3% y está dentro del margen de error sociológico", dijo Julia Timoshenko.

 

La primera ministra votó por la mañana en su colegio electoral en la ciudad de Dmepropetrovsk, de donde es natural, y allí dijo que votaba "por una nueva Ucrania, por una Ucrania maravillosa y europea, en donde sus ciudadanos vivan felices". Yanukóvich, por su parte, que votó en Kiev, afirmó estar convencido de que "el pueblo ucraniano merece una vida mejor". Por eso, añadió, votó "por auténticos cambios, por la estabilidad y una Ucrania fuerte".

 

Exactamente igual que el banquero Serguéi Tiguipko, el tercero en la primera vuelta con algo más del 13% de los votos. Tiguipko dijo que lo ideal sería que Yanukóvich y Timoshenko reconozcan los resultados de los comicios y se den la mano, pero cree que algo así es poco probable. "Están dispuestos a cualquier cosa con tal de hacerse con el poder", se lamentó el banquero ucraniano.

 

Vladímir Dolin, periodista de la cadena Ucrania, estima que, en caso de derrota, no es previsible que Timoshenko gane en los juzgados las querellas que tiene preparadas por fraude. Si los sondeos a pie de urna no se han equivocado, en Moscú están de enhorabuena.

Etiquetas