Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

EE. UU.

Un coche lleno de explosivos de fabricación casera causa el pánico en Times Square

La policía intervino en la zona reteniendo a los curiosos
Un coche lleno de explosivos de fabricación casera causa el pánico en Times Square
EFE

El vehículo sospechoso localizado en la plaza de Times Square de Nueva York contenía un "dispositivo explosivo" de fabricación "amateur", que, sin embargo, podría haber provocado un incidente "muy mortífero", según confirmó hoy el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg.

Nadie ha dicho haber visto a alguna persona bajarse de él, dijo el alcalde de la ciudad en rueda de prensa, o correr por las inmediaciones en la hora a la que este se estacionó donde, más de siete horas después, aún seguía estacionado.

Sin embargo, el alcalde insistió en que se están revisando todas las cámaras de seguridad, que "por esta zona hay muchísimas", y recordó que es muy probable que en las próximas horas alguien se ponga en contacto con las autoridades diciendo que vio a la persona o personas que abandonaron el vehículo hacia las 18.30 hora local (22.30 GMT) del sábado.

El alcalde de Nueva York también valoró la rápida actuación de ciudadanos y policías y animó a neoyorquinos y turistas a continuar con su vida habitual.

El jefe del Departamento de Policía de Nueva York, Raymond Kelly, detalló en la misma conferencia de prensa que en el interior del vehículo había tres contenedores de propano y otros dos de gasolina, así como fuegos artificiales de consumo doméstico, dos relojes, cables y otros materiales, y calificó el artefacto de "improvisado".

Las alarmas saltaron cuando un vendedor ambulante de camisetas -ex veterano de Vietnam, según apuntó Bloomberg- vio salir humo de una caja ubicada en la parte trasera del vehículo y alertó a un oficial.

El hecho de que las matrículas, correspondientes al estado de Connecticut, no coincidieran con el modelo del automóvil hizo que la Policía evacuara y acordonara de inmediato la zona, centro neurálgico de Manhattan, donde miles de turistas y transeúntes se encontraban paseando o acudiendo a cines y teatros de la popular Broadway.

Más de ocho horas después la plaza permanecía cerrada entre la Séptima y Octava avenidas y entre las calles 43 y 46, lo que impedía además que cientos de personas pudieran acceder a sus hoteles y ofrecía una imagen muy inusual para una zona que suele estar concurrida durante las 24 horas del día.

"Hemos tenido mucha suerte", dijo en relación a la rápida reacción del vendedor el alcalde, quien recordó que este fin de semana es uno de los primeros del año con buenas temperaturas, lo que ayudó a que en la zona hubiera más gente que en semanas anteriores.

El vehículo, aparcado en la calle 45 entre la Séptima y Octava avenidas frente a una sucursal de Bank of America, no llegó a explotar.

El portavoz de la Policía de Nueva York, Paul Browne, describió el vehículo como "un rudimentario coche bomba", en el que había tres contenedores de propapo, dos de gasolina, fuegos artificiales de consumo casero, dos relojes, cables, lo que parece ser una caja para guardar armas y otros materiales.

Según las autoridades, los responsables de la colocación del vehículo, que podría ser robado, no eran unos profesionales bien preparados para elaborar y hacer detonar explosivos.

El alcalde de la ciudad calificó de "amateur" el explosivo, mientras que el jefe de la Policía, Raymond Kelly, se refirió a él como "improvisado" y aseguró que la intención era la de "provocar una significativa bola de fuego".

Las imágenes de una cámara de seguridad han revelado que el vehículo llevaba tan sólo unos minutos estacionado cuando fue descubierto.

Poco después acudieron artificieros y equipos de bomberos, además de un amplio despliegue policial, y un robot inspeccionó el interior del vehículo por una de las ventanas.

En las horas siguientes, las autoridades buscaban un posible dispositivo explosivo secundario, por el temor de que se hubiera colocado en las proximidades con la intención de detonarlo cuando las fuerzas de seguridad ya se hubieran personado en la zona y así amplificar el efecto destructivo del ataque.

Sin embargo, no se detectó indicio alguno al respecto, según detallo el alcalde, quien animó a neoyorquinos y turistas a continuar con su vida habitual y a salir a la calle el domingo, cuando está prevista una popular carrera ciclista que reunirá unos 30.000 participantes y cuyo recorrido atraviesa todo Manhattan.

El portavoz de la Casa Blanca, Nick Shapiro, transmitió un mensaje del presidente Barack Obama en el que alababa la rápida respuesta de la Policía de Nueva York y detalló que había pedido a su principal asesor antiterrorista, John Brennan, que se pusiera a disposición de los agentes neoyorquinos.

Etiquetas