Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

BÉLGICA

Socialistas, liberales y democristianos formarán el nuevo Gobierno belga

El líder socialista francófono ha optado por un tripartito clásico, dejando fuera a los partidos ecologistas, tal y como demandaban algunas formaciones de la futura coalición.

Socialistas, liberales y democristianos flamencos y francófonos serán las fuerzas que formarán el nuevo gobierno belga llamado a poner fin a más de un año de crisis política, según ha anunciado este jueves el futuro primer ministro, Elio Di Rupo.

Finalmente, el líder socialista francófono ha optado por un tripartito clásico, dejando fuera a los partidos ecologistas, tal y como demandaban algunas formaciones de la futura coalición.

Di Rupo ha informado de que mañana reunirá a los presidentes de los seis partidos que integrarán el nuevo ejecutivo para comenzar a organizar los trabajos, con la preparación del presupuesto para 2012 como "prioridad absoluta".

El anuncio supone un paso más en la resolución de la crisis política del país, que lleva más de un año viviendo con un gobierno en funciones, pero los partidos deberán aún negociar la composición concreta del nuevo gabinete.

Sí queda claro que éste estará compuesto por miembros del Partido Socialista francófono que lidera Di Rupo, de los también socialistas del SP.A flamenco, de los liberales francófonos (MR) y flamencos (Open VLD) y de los democristianos del sur (CDH) y del norte del país (CD&V).

Quedan fuera, entre otros, los nacionalistas flamencos de la NV-A, ganadores de las elecciones de junio del año pasado, pero que bloquearon todos los intentos por integrarlos en el nuevo gobierno y participar en la reforma del estado que Bélgica planea acometer.

Tampoco estarán en el ejecutivo los dos partidos ecologistas del país, Ecolo y Groen!, que sí formaron parte de la solución a ocho bandas que se logró a la crisis política.

Sin embargo, varios partidos del futuro gobierno, especialmente los liberales flamencos, insistieron hasta última hora en que una coalición con ocho miembros sería poco funcional.

"Algunos partidos hicieron saber que la reducción del número de socios participantes en el gobierno era una condición indispensable", ha explicado Di Rupo sobre este asunto, que ha acaparado las discusiones en los últimos días.

El líder socialista, que será el primer jefe de gobierno francófono en décadas, ha explicado en un comunicado que, en paralelo a la formación del gobierno, pondrá en marcha un comité para aplicar las reformas institucionales pactadas.

Ese grupo se reunirá de forma regular desde que esté listo el nuevo ejecutivo y tendrá representantes de los ocho partidos que pactaron la reforma del estado.

Di Rupo ha llamado a todos los responsables a formar "de urgencia" el nuevo gabinete dado el contexto de crisis financiera.

Bélgica lleva desde las elecciones de junio de 2010 -convocadas tras la precipitada caída del anterior ejecutivo- sin lograr formar un nuevo gobierno, principalmente por las diferencias políticas entre partidos flamencos y francófonos.

Etiquetas