Despliega el menú
Internacional

NUEVA ENTENTE

Reino Unido y Francia estrechan relaciones

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro británico, David Cameron, invocaron los vínculos históricos entre sus respectivos países en una muestra de renovado estrechamiento de las relaciones anglofrancesas.

Carla Bruni y Sarkozy visitan a Cameron
Reino Unido y Francia estrechan relaciones
AFP PHOTO

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro británico, David Cameron, invocaron los vínculos históricos entre sus respectivos países en una muestra de renovado estrechamiento de las relaciones anglofrancesas.

Para ello utilizaron el 70 aniversario del famoso mensaje radiofónico del ex presidente francés Charles de Gaulle emitido en 1940 por la BBC desde Londres en el que llamaba a sus compatriotas a combatir la ocupación nazi en un memorable gesto de calor mutuo, que no se producía desde hacía tiempo.

El radiante cielo azul sobre Londres, una ceremonia perfectamente organizada, un remarcable fondo arquitectónico y la presencia de las dos glamurosas esposas -la ex modelo Carla Bruni-Sarkozy y la diseñadora de accesorios Samantha Cameron- contribuyeron claramente a relajar el ambiente.

"Mi querido David", señaló Sarkozy cuando atribuyó a Reino Unido el apoyo a De Gaulle durante la Segunda Guerra Mundial que permitió salvar la civilización europea y "restablecer el honor de Francia". "Mi esposa Carla y yo estamos felices y orgullosos de estar con ustedes. Hemos venido como amigos para construir un futuro con ustedes, su nación y su joven primer ministro", dijo Sarkozy aludiendo a la edad relativamente joven de Cameron, de 43 años, en comparación con la suya, 55 años.

"Hoy es un recordatorio de que Reino Unido y Francia no son sólo vecinos en el sentido geográfico, sino también en el sentido emocional", respondió Cameron, llamando al mandatario francés su "cher ami" (querido amigo).

La importancia de la emisión radiofónica de De Gaulle a través de la BBC, que fue posible gracias al respaldo del líder británico en tiempos de guerra, Winston Churchill, no se ha "atenuado ni una pizca" en los últimos 70 años, dijo Cameron.

"Al igual que nuestros dos grandes países estuvieron juntos en el pasado, debemos colaborar hoy hombro con hombro", dijo Cameron en referencia a la involucración actual de los dos países en Afganistán. En palabras de Sarkozy, la unidad entre Reino Unido y Francia forjada en la Segunda Guerra Mundial se encontraba hoy en el empeño conjunto por "proteger las democracias en el mundo".

La solemnidad de las ceremonias de hoy, las poses en ocasiones teatrales y los cargados discursos vinieron acompañados de una genuina muestra de afecto y cordialidad, expresado por medio de sonrisas y abrazos, apuntaron los observadores. "La química personal entre los dos hombres es especialmente buena", dijo un comentarista de la BBC.

El lenguaje corporal y el ambiente cordial podría ser interpretado como un indicador de que Cameron, pese a las muchas diferencias persistentes en cuestiones europeas, podría tener éxito a la hora de entablar una relación mucha más relajada con sus principales socios europeos.

Un exuberante Sarkozy besó a los veteranos franceses y británicos, visiblemente conmovidos, en ambas mejillas, un saludo que también le brindó a la menor de la hija de Churchill, Mary Soames, quien ahora tiene 87 años.

Pero la atención de los medios se centró sobre todo en las esposas de los líderes, en el que fue su primer encuentro. Samantha Cameron, radiante en su sexto mes de embarazo, recibió un beso en la mano del líder francés, que le arrancó risitas de rubor. Mientras, Bruni pareció estar en todo momento en una pasarela, ajustando sus poses, lanzando sonrisas y retirando con un gesto elegante un insecto del vestido blanco y negro de premamá de Samantha Cameron.

Etiquetas