Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

COREA DEL NORTE

Pyongyang desafía a la comunidad internacional y relanza su programa nuclear

Pyongyang ya tiene varias bombas nucleares, por lo que el anuncio es considerado menos como una amenaza militar que un golpe contra el acuerdo multilateral pactado el año pasado sobre el desmantelamiento de su programa atómico.

Corea del Norte desafío este miércoles a la comunidad internacional al eliminar un centenar de precintos de Naciones Unidas de su planta de reprocesamiento de uranio en Yongbyon para reintroducir material nuclear en los próximos siete días.

Así lo informó en Viena el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), que además recibió la instrucción de Pyongyang de retirar inmediatamente sus inspectores de esa parte del complejo nuclear norcoreano.

Los inspectores del OIEA supervisan desde noviembre pasado el desmantelamiento del programa nuclear de Corea del Norte, y permanecerán por ahora en otras partes de Yongbyon.

Antes del inicio del desmantelamiento, ese complejo nuclear consistía de un reactor de cinco megavatios, una instalación de fabricación de combustible atómico y una planta de reprocesamiento para la producción de plutonio.

Para introducir material nuclear en la planta, los técnicos norcoreanos deberán eliminar también los precintos del depósito de combustible nuclear usado, lo que en el OIEA se espera para los próximos días.

En el reprocesamiento de uranio se extrae plutonio del combustible nuclear usado, produciendo así una de las sustancias clave para la construcción de bombas atómicas.

Pyongyang ya tiene varias bombas nucleares, por lo que el anuncio es considerado menos como una amenaza militar que un golpe contra el acuerdo multilateral pactado el año pasado sobre el desmantelamiento de su programa atómico.

"Reiniciar el reprocesamiento pone en duda toda el acuerdo de seis bandas", dijo un diplomático cercano al OIEA en relación al pacto firmado por Pyongyang con Corea del Sur, Rusia, China, Japón y Estados Unidos.

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU, Gordon Johndroe, dijo en Nueva York que la iniciativa norcoreana es "muy decepcionante y va contra las expectativas de los miembros de las conversaciones a seis bandas".

"Instamos firmemente a Corea del Norte a reconsiderar estos pasos y retomar el cumplimiento de sus obligaciones, tal y como están subrayadas en el acuerdo a seis bandas", agregó el portavoz.

En Viena, el embajador estadounidense ante el OIEA, Gregory Schulte, señaló ante el pleno de la Junta que remover los precintos y cámaras de vigilancia de Yongbyon es "preocupante".

Eso sí, en tono conciliador, el diplomático dijo que su Gobierno considera que es "especialmente importante trabajar juntos con nuestros socios en el proceso a seis bandas para determinar el mejor camino hacia adelante".

Pyongyang abandonó el Tratado de No Proliferación de armas nucleares (TNP) en enero de 2003, tras expulsar los últimos dos inspectores del OIEA que supervisaban sus instalaciones atómicas.

A continuación, el gobierno norcoreano impulsó su programa nuclear militar, que llegó a su punto crítico cuando en octubre de 2006 llevó a cabo una detonación nuclear subterránea.

Pero dentro de las negociaciones a seis bandas, el régimen comunista accedió finalmente a desmantelar su programa nuclear a cambio de garantías políticas y ayudas económicas.

En mayo pasado, Corea del Norte entregó documentación a EEUU sobre su programa nuclear y destruyó una de las torres de refrigeración del reactor de Yongbyon.

Pero ante la negativa de Washington de retirar a Corea del Norte de su lista de países que apoyan el terrorismo, Pyongyang anunció recientemente su decisión de relanzar su programa nuclear.

Etiquetas