Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

RUSIA

Putin ratificado en el cargo de primer ministro

El ex presidente ruso presenta al Parlamento un ambicioso programa económico.

Vladímir Putin ha estado muy poco tiempo desempleado. Apenas 24 horas después de entregar el cargo de presidente a Dmitri Medvédev, su delfín, la Duma (Cámara Baja del Parlamento ruso) le ratificó este jueves en su nueva ocupación de jefe del Gobierno. Putin obtuvo 392 votos a favor y sólo 56 en contra, emitidos todos ellos por diputados comunistas. Medvédev firmó después el decreto de nombramiento.

La sesión parlamentaria la abrió el nuevo jefe del Estado, quien señaló que Putin "no necesita especial recomendación". Se da la circunstancia de que es la primera vez que un presidente ruso acude a la Duma para presentar personalmente al candidato a primer ministro. Medvédev dijo que su mentor "jugará un papel clave" en la aplicación de programa de desarrollo de Rusia hasta 2020, ya que "él es quien lo ha elaborado".

Tratando de disipar las dudas sobre la posible aparición de discrepancias entre ellos en un futuro más o menos próximo, Medvédev aseguró que "nuestro tándem sólo puede fortalecerse".

Putin tomó la palabra para presentar un programa centrado en lo económico y muy ambicioso. Por primera vez en los últimos ocho años, el ex presidente ruso habló de la necesidad de "eliminar barreras burocráticas" y crear infraestructuras. Se comprometió también a reducir la inflación, que se sitúa actualmente en el 14 por ciento, y a alcanzar al Reino Unido como sexta potencia económica mundial en unos años.

Nota discordante

La única nota discordante la dio el líder comunista, Guennadi Ziugánov, anunciando que su grupo parlamentario votaría en contra de la designación de Putin. Ziugánov vino a decir que la bonanza de los últimos años no ha sido mérito del dirigente ruso, sino de una coyuntura favorable en el mercado de hidrocarburos favorecida por la ausencia de sequías y los suaves inviernos de los últimos años. Ziugánov acusó también a Putin de demoler la democracia y de ser el causante de la subida de los precios. Según su valoración, la situación en Rusia "debe ser calificada de grave".

Putin tiene ahora una semana para presentar a Medvédev sus propuestas sobre la estructura y composición del Gobierno. Ambos dirigentes presidirán hoy en la Plaza Roja el desfile conmemorativo del 63 aniversario de la Victoria sobre la Alemania nazi. La gran parada militar incluirá, por primera vez desde 1990, misiles intercontinentales y tanques, como en los tiempos soviéticos.

Esta emulación del espíritu de la "guerra fría" se produce en medio de una nueva crisis diplomática entre Moscú y Washington. Las autoridades rusas han ordenado la expulsión de dos agregados castrenses de la Embajada estadounidense en la capital rusa. Al parecer, es la respuesta a otra medida similar adoptada por EE.UU. con otros dos militares rusos hace poco.

Ningún organismo oficial ruso ni norteamericano han querido hacer comentarios sobre el incidente. Los dos países han vivido en el pasado diversas crisis por la expulsión de diplomáticos acusados de espionaje. El nivel actual de relaciones entre Moscú y Washington no puede calificarse de crítico, pero atraviesa un mal momento debido a los planes del Pentágono de desplegar en Polonia y la República Checa elementos de su escudo antimisiles. El Kremlin considera tal proyecto una amenaza para la seguridad de Rusia.

Etiquetas