Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

OFENSIVA MILITAR EN EL CÁUCASO

Osetia del Sur asegura que hay más de 1.400 muertos y acusa a Georgia de "genocidio"

El conflicto en la región separatista Osetia del Sur alcanzó este viernes dimensiones bélicas con una ofensiva militar de Georgia que dejó cientos de muertos y heridos y movió a Moscú a enviar tropas y anunciar represalias contra Tbilisi.

El presidente georgiano, Mijail Saakashvili, ordenó una movilización general de las tropas y los reservistas tras acusar a Osetia del Sur de haber vulnerado el alto el fuego que regía desde este jueves.

El dirigente de Osetia del Sur, Eduard Kokoiti, denunció que la "agresión" ha dejado al menos 1.400 muertos, que consideró que "es el tercer genocidio perpetrado por Georgia contra el pueblo oseto".

El político señaló como "principal" responsable a Saakashvili y volvió a reclamar el reconocimiento internacional de la independencia de Osetia del Sur.

El presidente del Parlamento georgiano y ex ministro de Exteriores, David Bakradse, defendió la ofensiva de su país y el derecho de Tbilisi a utilizar todos los medios para garantizar la integridad de su territorio.

Bakradse también acusó a Rusia de bombardear territorio de la república caucásica con aviones de combate.

El Ministerio de Defensa ruso confirmó el envío de soldados regulares a Osetia del Sur tras la ofensiva georgiana, así como la muerte de al menos diez integrantes de las tropas de paz rusas destacadas en la región separatista.

Un miembro de la sección militar del Cáucaso norte confirmó a RIA Novosti el despliegue de tropas regulares poco después de que el Ministerio de Defensa en Moscú informara de un refuerzo de tropas de paz en la región con el objetivo de impedir más derramamientos de sangre.

Rusia cuenta hasta ahora con 500 soldados de paz desplegados la región separatista georgiana. La marcha de nuevos efectivos rusos sobre Osetia del Sur sin el amparo de un mandato internacional constituiría un delito contra el derecho internacional. El territorio pertenece legalmente a Georgia, aunque recibe apoyo económico y político de Moscú.

El presidente ruso, Dmitri Medvedev, había amenazado antes con represalias a la ofensiva georgiana en Osetia del Sur, la mayoría de cuyos ciudadanos tiene nacionalidad rusa.

"De acuerdo con la Constitución y las leyes, como presidente de la Federación Rusa estoy obligado a proteger la vida y la dignidad de los ciudadanos rusos, independientemente de dónde vivan", advirtió Medvedev citado por la agencia Interfax.

"No dejaremos impune la muerte de nuestros ciudadanos. Los culpables recibirán el castigo que merecen", agregó.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, acusó a la comunidad internacional de haber admitido pasivamente la escalada del conflicto cerrando "los ojos a la compra masiva de armamento" en Georgia.

Lavrov acusó al gobierno en Tbilisi de haber perpetrado una agresión selecta contra la población civil en Osetia del Sur: "La cifra de refugiados aterrados que intentan salvar su vida aumenta", sentenció.

La comunidad internacional condenó los hechos y reclamó un cese inmediato de las agresiones.

La Comisión Europea manifestó desde Bruselas su preocupación por la espiral de violencia y pidió "el inmediato cese de hostilidades y un rápido regreso a las negociaciones en el marco de formatos existentes".

"La Unión Europea está dispuesta a aumentar su contribución a resolver el conflicto en Georgia mediante medidas generadoras de confianza", agrega el comunicado del la Comisión.

El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), el holandés Jaap de Hoop Scheffer, también expresó su "profunda preocupación" por los acontecimientos.

La alianza militar occidental está siguiendo detenidamente la evolución de la situación en la región, dijo en Bruselas De Hoop Scheffer, que llamó a todas las partes implicadas a poner fin a los enfrentamientos armados y a entablar conversaciones directas.

El Consejo de Europa, por su parte, advirtió sobre el peligro de una escalada del conflicto militar para la población de la región y exigió "una tregua inmediata e incondicional", según la declaración emitida por el secretario general de esta organización, Terry Davis, en Estrasburgo, sede del Consejo de Europa.

El Consejo de Europa es una organización, actualmente integrada por 47 países europeos, que fue creada en 1949 con el objetivo de promover la protección de los derechos humanos en el espacio europeo.

Osetia del Sur gozaba en tiempos de la Unión Soviética de una amplia autonomía sobre su política linguística y educativa.

La oposición de nacionalistas georgianos desató un sangriento conflicto militar a principios de los 90 que acabó en 1992 con un acuerdo de alto el fuego entre Rusia y Georgia. El pacto, sin embargo, regía hasta 2004. Ese mismo año murieron decenas de personas por combates en la zona de conflicto.

Etiquetas