Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

ORIENTE PRÓXIMO

Olmert, en la cuerda floja

El primer ministro israelí ha vuelto a verse implicado en un escándalo de corrupción que, más que nunca, pone en peligro su continuidad al frente de una coalición gubernamental debilitada y reducida por nuevas deserciones.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, ha vuelto a verse implicado en un escándalo de corrupción que, más que nunca, pone en peligro su continuidad al frente de una coalición gubernamental debilitada y reducida por nuevas deserciones.

La prensa israelí considera que el nuevo caso sobre Olmert -que tiene ya en su haber tres investigaciones policiales- llega en un momento especialmente desafortunado, cuando Israel se prepara para celebrar sus 60 años de existencia e intenta progresar en el diálogo con los palestinos.

Es más, podría ser incluso el escándalo "de más" que obligaría al debilitado primer ministro a dimitir. "Es posible que sea el fin" para Ehud Olmert, tituló el domingo el diario popular Maariv.

El periódico de gran tirada Yediot Aharonot señaló que la acumulación de investigaciones "dejaron al primer ministro sin la autoridad moral y el respeto que deberían ir asociados a su función".

El sábado, la televisión pública estimó, citando fuentes judiciales, que Olmert podría verse forzado a dimitir si se confirman las sospechas en su contra.

El primer ministro, por su parte, denunció públicamente el domingo ser víctima de una campaña "malintencionada".

Al comenzar su consejo de ministros semanal, Olmert aseguró haber "cooperado con los investigadores y respondido a todas sus preguntas". También lamentó que el silencio impuesto por la justicia sobre la investigación haya favorecido los "rumores".

Según estos, que al parecer proceden de la propia policía, el asunto de presuntos fraudes por el que Olmert fue interrogado el viernes es especialmente "grave".

"La policía está convencida de que dispone de sólidos indicios que implican al jefe del gobierno", anunció el domingo la radio pública.

Tráfico de influencias

La investigación está relacionada con el reciente interrogatorio de la ex directora de gabinete de Olmert, Shula Zaken, actualmente en arresto domiciliario, según la emisora.

Zaken está acusada de haber usado sus relaciones para nombrar a altos funcionarios de los servicios fiscales para lograr exenciones y descuentos para sus allegados.

Pero el caso podría conllevar otra vertiente: el Yediot Aharonot publicó el viernes que Olmert está acusado de haber recibido importantes sumas de dinero de un hombre de negocios estadounidense, presuntamente para financiar su campaña electoral.

Este asunto, según el diario, es anterior al nombramiento de Olmert como primer ministro, en 2006. La policía sólo lo habría descubierto recientemente.

El fiscal de Israel, Menahem Mazuz -que el jueves pidió a la policía interrogar a Olmert en un plazo de 48 horas, según una medida de urgencia- señaló que, por el momento, la justicia no le pedirá que suspenda sus actividades.

Sin embargo, algunos diputados de la oposición de derecha y del partido laborista -que forma parte de la coalición gubernamental- ya exigieron la suspensión de Olmert de sus funciones.

Las otras tres investigaciones abiertas en contra del primer ministro se refieren a unas presuntas transacciones inmobiliarias fraudulentas -en el marco de una compra de una casa en Jerusalén- y a unos nombramientos políticos irregulares cuando era ministro de Industria y de Comercio.

Y, por si fuera poco, Olmert sufrió a finales de semana una nueva defección en su coalición de gobierno: tres diputados dejarán el Partido de los Jubilados para sumarse a la nueva formación del millonario ruso-israelí Arcady Gaydamak.

Así, la coalición del primer ministro sólo cuenta con 64 de los 120 diputados del Parlamento, donde el 'Partido de los Jubilados' se ha quedado con tan sólo cuatro escaños.

Etiquetas