Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

VACACIONES EN HAWAI

Obama impulsa su mandato antes de descansar

En estos últimos 15 días, el presidente de EE. UU. ha conseguido sacar adelante varias medidas por mayoría absoluta, mostrándose capaz de tender puentes a la oposición.

El presidente Obama a su llegada a Hawai.
Obama impulsa su mandato antes de descansar
EFE

El presidente de EE. UU., Barack Obama, que ha comenzado sus vacaciones navideñas en Hawai, tiene motivos para sentir que ha merecido su descanso tras cerrar un mal año aliviado a última hora con una retahíla de éxitos que dan un nuevo impulso a su mandato.

Obama llega a Hawai, el estado donde nació y donde le esperaban su esposa Michelle y sus hijas Sasha y Malia.A partir de ahora, la isla debe de significar descanso, playa, golf, tranquilidad y amigos para los Obama, que han alquilado una propiedad frente a la playa de Kalua.

En los últimos quince días, Obama ha podido apuntarse los tantos de la aprobación de un acuerdo de recorte de impuestos; la abolición de la ley que prohibía a los soldados que se declaraban homosexuales continuar en las Fuerzas Armadas (DADT) y -la joya de la corona- la ratificación del tratado de desarme nuclear con Rusia START.

Se trata, como han puesto de relieve los analistas políticos, del final de sesión legislativa más productiva que se había logrado desde la II Guerra Mundial.

Pocos hubieran podido sospecharlo cuando el 3 de noviembre el presidente estadounidense comparecía ante los medios para admitir que los demócratas habían recibido una "paliza" en las elecciones legislativas el día antes.

Los republicanos habían conseguido arrebatar la mayoría en la Cámara de Representantes y ganar seis escaños en el Senado.

Obama entonces indicó que interpretaba los resultados como un llamamiento de los ciudadanos a que los dos partidos colaboraran para sacar adelante medidas que beneficiasen al país.

El presidente prometió que intentaría "encontrar terreno común, hacer avanzar este país y conseguir cosas en favor del pueblo estadounidense"

Ese compromiso representaba en sí un giro significativo para un presidente que, en su primer encuentro con los republicanos tras su triunfo en los comicios de 2008, les había recordado que "gané yo".

Arropado por las mayorías absolutas de que disfrutó en los comienzos de su mandato, Obama había optado inicialmente por sacar adelante sus prioridades legislativas a base de rodillo, como ocurrió en la reforma del sistema de salud, que no obtuvo ni un solo voto a favor republicano.

Forzado por las nuevas circunstancias, y por la necesidad de sacar adelante medidas que tenían un futuro muy incierto una vez comenzara la nueva legislatura de mayor presencia republicana, el presidente llegó con los republicanos al acuerdo de prorrogar los recortes de impuestos de George W. Bush a cambio de prolongar trece meses los subsidios al desempleo.

El pacto le valió críticas de los demócratas, que como el propio Obama en su día, reclamaban que esos recortes no se aplicaran a los más acaudalados.

Esas críticas, y el apoyo republicano que recibió, permitieron al presidente presentar una imagen de líder que tiende puentes a la oposición, incluso a costa de enemistarse con su propio partido.

El acuerdo se convirtió en ley después de que la Cámara de Representantes le diera su visto bueno el día 17.

La buena voluntad generada a raíz del acuerdo impositivo -y una serie de maniobras entre bambalinas entre representantes de la Casa Blanca, legisladores demócratas y políticos republicanos- permitió a Obama ganar adeptos para la abolición del DADT y la ratificación del START.

Ayer también se logró una medida en favor de los integrantes de los servicios de emergencia que respondieron al 11-S.

El único -aunque muy importante- revés ha sido la derrota en el Senado del DREAM Act, el proyecto de ley que hubiera abierto una vía a la legalización de los inmigrantes indocumentados que llegaron a EE.UU. con menos de 16 años y que se matriculasen en la Universidad o se enrolaran en la Fuerzas Armadas.

Tras estas victorias, Obama parece haber encontrado de nuevo la fórmula mágica que le valió el respaldo de los votantes en 2008.

Lo que está por ver es si durará o si podrá utilizarla una vez que unos republicanos en alza hayan ocupado sus nuevos asientos en el Capitolio.

El presidente puede verse forzado, para imponer su agenda, a contar a partir de ahora menos con el Congreso y más con el poder de sus órdenes legislativas. O renunciar a parte de su agenda y escorar su mandato hacia el centro, como hizo en su día su predecesor Bill Clinton.

En cualquier caso, tiene aún dos años por delante.

Etiquetas