Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

ESTADOS UNIDOS

Obama decepciona a los demócratas tras el descalabro electoral

El presidente "no es extrovertido, no le da energía conectar con la gente", según un colaborador.

El descalabro electoral demócrata en las legislativas del pasado 2 de noviembre ha debilitado la fe que muchos miembros del partido tenían en el presidente de EE. UU., Barack Obama, y en su equipo, informó ayer 'The Washington Post'.

"No parece que haya nadie en la Casa Blanca que tenga la más mínima idea de lo que es pasar las noches despierto y preocupado por el dinero", dijo al diario el gobernador saliente de Tennessee, el demócrata Phil Bredesen. "Todos ellos son muy inteligentes, y conocen las cifras. Pero no las sienten, y creo que la gente lo nota", añadió.

En la misma línea se expresó, desde el anonimato, un antiguo colaborador de Bill Clinton, quien señaló que Obama no se parece a su antecesor demócrata "en el sentido de que no es extrovertido, no le da energía conectar con la gente". "Tienen que forzarle a hacerlo, ya sean otros o él mismo, y no hay nadie a su alrededor que lo haga. Le complacen, y eso es malo", indicó.

El propio Obama reconoció, en una entrevista con la cadena CBS emitida ayer, que es posible que haya perdido el "toque especial" que tenía durante la campaña electoral de 2008, o que haya sido incapaz de "vender" bien sus éxitos. Admitió que su partido resultó castigado en las elecciones porque él basó su liderazgo en la legislación, cuando ser líder también consiste en "persuadir a la gente, darles confianza y hacerles sentirse unidos", y en "defender los argumentos de manera que la gente los pueda entender".

Pero esa autocrítica no parece calmar los ánimos de los demócratas, forzados a desplazarse a la minoría en la Cámara de Representantes y debilitados en el Senado. Días después de las legislativas, las alas moderadas y liberales del partido comienzan a mostrar división ante la cuestión de si Obama debe seguir impulsando las prioridades políticas en el Congreso o, por el contrario, volverse más centrista para complacer a los republicanos.

La decisión de la presidenta saliente de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, de presentarse como líder de la minoría, puede aumentar las tensiones, dado que se había convertido en el símbolo de todo lo que los republicanos rechazan.

El número dos de los republicanos en la Cámara Baja, Eric Cantor, se centró en esa idea en Fox News Sunday. "Si los miembros demócratas de la Cámara de Representantes eligen a Pelosi como su líder, está claro que no han entendido el mensaje que los electores les han enviado en las urnas", dijo Cantor, representante por Virginia.

Etiquetas