Despliega el menú
Internacional

EE. UU.

Obama anuncia cambios en inteligencia y sistemas de registro de aeropuertos

Parafraseando a Harry Truman, el presidente dijo que "en última instancia la responsabilidad es mía".

El presidente de EE. UU., Barack Obama
Obama anuncia cambios en inteligencia y sistemas de registro de aeropuertos
EFE

El presidente de EE. UU., Barack Obama, anunció ayer cambios para mejorar los servicios de inteligencia y los sistemas de registro en los aeropuertos para que lo ocurrido recientemente en un avión de Northwest no vuelva a repetirse. El presidente pidió que se investiguen "de inmediato" las pistas sobre amenazas terroristas, que los informes de inteligencia se distribuyan de forma "más amplia y rápida", y mejoren los sistemas de análisis y el funcionamiento de las listas de vigilancia de terroristas.

 

Además dijo que EE. UU. aumentará en los aeropuertos el uso de tecnología de registro de los pasajeros, incluidos los escáneres con imágenes corporales. "Expandiremos el uso de sistemas de detección, incluyendo tecnología con imágenes", anunció Obama.

 

En línea con lo señalado el martes, insistió en que los servicios de inteligencia, que tenían información, fallaron a la hora de "atar los cabos" e impedir que un joven nigeriano de 23 años, Umar Farouk Abdulmutallab, abordara con explosivos en su ropa interior un vuelo que cubría la ruta entre Amsterdam y Detroit. El presidente dijo que "en última instancia la responsabilidad es mía" por lo ocurrido, parafraseando el famoso lema del presidente Harry Truman (1945-1953). Durante su breve comparecencia en la Casa Blanca, que se aplazó dos veces, Obama dijo que la comunidad de inteligencia había recabado información sobre la filial de Al Qaeda en Yemen, a la que EE. UU. ha vinculado con la trama del atentado fallido. Insistió en que, a pesar de esos datos, los responsables de inteligencia no dieron prioridad a cierta información "relacionada con un posible ataque contra" EE. UU.

 

Apuntó que eso a su vez impidió llegar a la conclusión de que Abdulmutallab estaba planeando un ataque y que su nombre se incluyera en la lista de personas a las que no se permite volar dentro de EE. UU. y hacia este país.

"En lugar de un fallo a la hora de recolectar o compartir información de inteligencia, éste fue un fallo a la hora de conectar y entender la (información de) inteligencia que ya teníamos", indicó. Aseguró que los cambios anunciados mejorarán "la capacidad de la comunidad de inteligencia de recabar, compartir, integrar, analizar y actuar" de forma rápida y efectiva.

 

Según informaciones del diario 'Los Angeles Times' citando fuentes Gobierno de Obama, funcionarios de fronteras estadounidenses detectaron los vínculos extremistas de Umar Farouk Abdulmutallab, el nigeriano que trato derribar el Airbus de Northwes-Delta en Nochebuena mientras estaba en pleno vuelo hacia Detroit. La inmediata reacción policial fue decidir entrevistarlo en cuanto aterrizara. "La base de datos había recogido la preocupación del Departamento de Estado acerca de este individuo, y se sabía que podía haber estado involucrado con elementos extremistas en Yemen. Había elementos de sobra para haberle impedido subir al avión en Amsterdam", admitió un alto responsable.

 

Aunque el padre del joven había visitado la Embajada estadounidense en Nigeria para alertar del creciente radicalismo de su hijo, las autoridades de EE. UU. no procesaron correctamente la información y Abdulmutallab pudo mantener su visado para entrar en el país. El activista de Al Qaeda voló a EE. UU. con un visado emitido por el Departamento de Estado en junio de 2008, cuya validez se extendía dos años más.

Etiquetas