Internacional

EE. UU.

Obama afronta una semana decisiva para su liderazgo internacional

El presidente norteamericano, Barack Obama, afronta una semana decisiva para su política exterior, en la que hará su primera visita a la ONU, tratará de dar un nuevo impulso al proceso de paz en Oriente Medio y presidirá la cumbre del G20.

Tras unas semanas centrado en la reforma sanitaria de EE.UU., Obama tendrá que pelear asuntos como el cambio climático, la proliferación nuclear o la regulación financiera.

Reunión con Netanyahu y Abás

Una atención especial se destinará a las reuniones que mantendrá el martes con el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmud Abás, para tratar de relanzar el proceso de paz en Oriente Próximo.

Obama se reunirá por separado con cada uno de ellos y después mantendrá una trilateral el martes, en una serie de encuentros de la que no se esperan anuncios pero que en sí misma representa un progreso, apenas cinco meses después del regreso al poder de Netanyahu.

Irán

El programa nuclear iraní también acaparará la atención. EE.UU. presiona a Irán para que acepte la oferta de diálogo del Grupo de los Seis, compuesto por EEUU, China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania. La secretaria de Estado, Hillary Clinton, tiene previsto participar en una reunión ministerial del G6 esta semana.

La embajadora de EE.UU. ante Naciones Unidas, Susan Rice, dijo que Obama "abordará el asunto" tanto en las reuniones bilaterales como en la del Consejo de Seguridad de la ONU que presidirá por primera vez el jueves.

Obama, que viaja este lunes a Nueva York, mantendrá una serie de bilaterales con el presidente chino, Hu Jintao, y el miércoles se verá por primera vez con el primer ministro japonés, Yukio Hatoyama, y se reunirá con el presidente ruso, Dimitri Medvédev.

Además de Irán, Obama abordará con ellos el programa nuclear norcoreano y la lucha contra la proliferación. Con Hu también discutirá la imposición de aranceles estadounidenses contra los neumáticos chinos, entre otros asuntos.

Rusia

En la reunión con Medvédev destacará su decisión de abandonar el escudo de defensa antimisiles en Europa del Este concebido por el Gobierno Bush y que se había convertido en el gran escollo en las relaciones ruso-estadounidenses.

Obama participará el martes en la cumbre convocada por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, sobre cambio climático, para tratar de abrir el camino a un acuerdo internacional el próximo diciembre en Copenhague.

El presidente estadounidense, un firme defensor de la lucha contra el cambio climático, afronta una delicada tarea diplomática para acercar posiciones entre los países ricos y las naciones en vías de desarrollo, reacias a aceptar recortes obligatorios en las emisiones.

Rice reconoció la dificultad de conseguir esa meta, aunque matizó que se trata de "un problema común, en el que todos debemos dar un paso al frente para intentar resolverlo".

El debut de Obama en la ONU tendrá lugar el miércoles, cuando pronunciará su primer discurso ante los 192 miembros de la Asamblea General en el que, según Rice, expondrá su concepto de la cooperación internacional: "llamará a avanzar más allá de las divisiones actuales para abordar los desafíos comunes y recordará que todos tenemos responsabilidades mutuas para progresar".

El jueves liderará una reunión del Consejo de Seguridad a nivel de jefes de Estado y de Gobierno, la quinta en la historia y la primera que encabeza un mandatario de EE.UU. Esa reunión analizará la lucha contra la proliferación nuclear y la propuesta de Obama para un mundo sin armas nucleares, según Rice.

El G20

Ese mismo día, Obama se desplazará a Pittsburgh (Pensilvania) para presidir la cumbre del G20, que buscará medidas para alentar la recuperación económica mundial.

Será la primera vez en que Obama será el anfitrión de una cumbre internacional. Michael Froman, representante de la Casa Blanca ante el G20, adelantó que EE.UU. busca un paquete "robusto" para la gobernabilidad y transparencia del sector bancario.

Los representantes de la Unión Europea piden por su parte reglas vinculantes internacionales sobre los sueldos de los banqueros. De cómo Obama sepa facilitar un acuerdo dependerá no sólo la adopción de medidas que puedan servir para el rescate de la economía sino también su prestigio como negociador internacional.

Etiquetas