Internacional
Suscríbete

LIBIA

Gadafi podría ocultarse en Ghadamis, cerca de Argelia

La OTAN alcanza un depósito de municiones y vehículos del derrocado líder libio en Sirte.

Un rebelde libio dispara desde un punto de control estratégico de Bani Walid
Muamar Gadafi podría ocultarse en Ghadamis, cerca de Argelia
EFE

Los rebeldes del régimen de Muamar Gadafi continúan luchando para recuperar a toda costa uno de sus últimos bastiones: Sirte, la localidad natal del dictador, en la que ahora huyen miles de civiles ante los combates y la falta de electricidad, alimentos y agua. En las proximidades de esta ciudad, las fuerzas de la OTAN en Libia han atacado este miércoles un depósito de municipios y de vehículos militares de Gadafi. Mientras tanto, el derrocado líder libio podría ocultarse en Ghadamis, en el oeste del país y cerca de la frontera con Argelia y Túnez, donde estaría protegido por las tribus tuaregs.

Un alto responsable militar de los rebeldes, Hisham Buhagiar, ha declarado a Reuters que Gadafi pudo pasar por la ciudad de Sammu, en el sur, una semana antes de trasladarse a Ghadamis, situada a 550 kilómetros al suroeste de Trípoli. "Una tribu, los tuaregs, le sigue apoyando y se cree que se encuentra en el sur de la zona de Ghadamis", indicó este miembro del Consejo Nacional de Transición (CNT).

Según Buhagiar -coordinador de las operaciones de búsqueda y captura de Gadafi-, la mayoría de las tribus del sur de Libia, salvo los tuaregs, están en contra del exdictador. "Ha habido enfrentamientos entre las milicias tribales tuaregs, leales a Gadafi, y grupos árabes residentes en la zona", explicó. "Estamos negociando y la búsqueda de Gadafi está tomando un rumbo diferente", apuntó sin precisar más.

Los tuaregs apoyan a Gadafi en agradecimiento por el respaldo que su régimen otorgó a los alzamientos armados contra los gobiernos de Mali y Níger en la década de los años setenta, así como por permitirles asentarse después en el sur de Libia.

Precisamente el pasado domingo, ocho combatientes del CNT murieron cerca de Ghadamis a causa de un ataque lanzado desde el otro lado de la frontera con Argelia. Estos ataques, según las nuevas autoridades provisionales libias, eran nómadas tuaregs reclutados en calidad de mercenarios.

Los hijos de Gadafi se plantean la salida de Libia

Asimismo, Hisham Buhagiar señaló que el hijo más poderoso políticamente de Gadafi, Saif al Islam, podría encontrarse en Bani Walid, mientras que su otro hermano, Mutassem, podría estar en Sirte. "Ambos se están planteando la salida de Libia, seguramente hacia Níger", indicó.

De hecho, la televisión siria Arrai TV emitió este martes unas imágenes en las que se apreciaba a Saif al Islam alentando a la resistencia contra las tropas del CNT, aparentemente desde uno de los últimos bastiones de los gadafistas.

Desde que los rebeldes ocuparon Trípoli, a finales de agosto, Saif al Islam ha permanecido oculto. Su última aparición data del 23 de agosto, poco después de que los rebeldes anunciasen que lo habían capturado. La única hija de Gadafi, Aisha, dos hermanos de esta, Hannibal y Mohammed, su madre Safia y otros miembros de la familia huyeron el pasado mes de agosto a Argelia y desde entonces se encuentran en este país.

Los rebeldes mantienen el pulso

Por otro lado, Bani Walid y Sirte continúan siendo los dos principales bastiones de la resistencia del antiguo régimen. Es en Sirte, ubicada a 450 kilómetros al este de Trípoli y ciudad natal de Gadafi, donde las fuerzas del CNT están haciendo mayor hincapié.

Los rebeldes han rodeado esta ciudad y han ocupado ya la parte este de la misma, mientras los bombardeos áereos de la OTAN se siguen sucediendo a diario en la zona. Justo este miércoles las fuerzas de la organización han atacado un depósito de municiones de vehículos militares del régimen del derrocado líder libio, según ha informado la Alianza en un comunicado.

Sólo entre este martes y la madrugada de este miércoles, las fuerzas aliadas han realizado un centenar de patrullas aéreas, incluidas unas 35 misiones de ataque, según datos facilitados por la OTAN.

Desde el inicio de la operación a finales de marzo, las fuerzas aliadas y los socios de la región que participan con medios en la misión han realizado un total de 24.140 patrullas aéreas sobre Libia, incluidas unas 9.010 misiones de ataque, en busca de un objetivo concreto que derribar.

Los civiles huyen

Mientras continúan las luchas entre los rebeldes y los leales a Gadafi en Sirte, miles civiles han huido de la ciudad ante los cortes de electricidad y las carencias de alimentos y agua, según han advertido diversas oenegés.

"Si la situación continúa durante algunos días o semanas, será catastrófico", ha alertado a Reuters el responsable en Francia de Médicos Sin Fronteras (MSF), Mego Terzian. "Si persiste, la situación se volverá dramática", ha añadido.

De este modo, Terzian ha explicado que los doctores que siguen trabajando en Sirte relatan un escenario con gran cantidad de heridos en la guerra y en el que los hospitales carecen de analgésicos y medicinas básicas. "Ya no pueden hacer su trabajo de forma apropiada", ha insistido.

Es por este motivo por el que los médicos de la ciudad han contactado con miembros de MSF en Misrata, al oeste, para concretar el envío de suministros médicos. Sin embargo, los constantes enfrentamientos en la zona han impedido cualquier ayuda. Y es que, cada día, varios heridos son evacuados desde Sirte y trasladados a Misrata para ser atendidos.

"Dicen que los hospitales están saturados de heridos. Hay otros tipos de emergencias, pediátricas, ginecológicas y pacientes con enfermedades crónicas que no están recibiendo tratamiento", ha lamentado Terzian.

Tal y como ha subrayado, los doctores sufren "enormes dificultades" por la situación en que se ven obligados a trabajar, con "falta de electricidad, agua y medicinas básicas para hacer funcionar la sala de emergencias, incluidos anestésicos, antibióticos, analgésicos y bolsas de sangre".

El CNT prohíbe el envío de personal

En este contexto, el CNT ha sugerido a MSF que no envíe personal a Sirte, e incluso se lo han "prohibido". "Estamos buscando acceso por mar, pero no soy muy optimista sobre que podamos lograrlo", ha dicho el representante de la ONG en Francia.

Por su parte, un portavoz del Comité Internacional de Cruz Roja (CICR), Steven Anderson, ha afirmado que ni siquiera pueden calcular "la magnitud del problema humanitario", si bien es "obvio" que es "muy grave". "Cada vez vemos más desplazados, miles que huyen de Sirte hacia el oeste y el este, lo que supone un indicador de la situación", ha aseverado.

Además, el CICR, que colabora con voluntarios de la Media Luna Roja, ha aumentado sus operaciones en Libia pero hasta el momento ha sido incapaz de entrar en Sirte, donde antes del conflicto desatado vivían unas 100.000 personas.

La agencia ha suministrado ayuda de emergencia a unas 10.000 personas que se encuentran asentadas en las inmediaciones de la ciudad natal de Gadafi, según Anderson. Entre los asistidos figuran más de 1.200 desplazados que se encuentran en una zona desértica entre Harawa y Sirte.

"Un alto porcentaje de este grupo de personas son mujeres, niños y ancianos que viven en malas condiciones higiénicas y sin apenas agua", ha explicado el portavoz de CICR. Anderson también ha advertido de que algunos de estos desplazados "han desarrollado fiebre y diarrea debido a su vulnerable estado y a la falta de acceso a asistencia sanitaria".

Etiquetas