Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

ORIENTE MEDIO

Mitchell se reúne con Olmert para tratar modo de reactivar el proceso de paz

El nuevo enviado especial de EEUU para Oriente Medio, George Mitchell, se reunió hoy con las principales autoridades de Israel para conocer de cerca la realidad de la zona y estudiar el modo de reactivar el proceso de paz.

Mitchell fue testigo de primera mano de la falta de flexibilidad de las partes y la fragilidad del alto el fuego que rige en la franja de Gaza y sus alrededores, declarado unilateralmente tanto por Israel como por Hamás y que no ha evitado que se sigan registrando incidentes violentos.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, recibió en Jerusalén al senador estadounidense, a quien aseguró que la reapertura de los pasos fronterizos con Gaza depende de los avances para la liberación del soldado Gilad Shalit, secuestrado en junio de 2006 a las afueras de Gaza por varias milicias palestinas

Los puestos fronterizos "al día de hoy están abiertos sin limitación para la ayuda humanitaria, pero su funcionamiento normal y permanente sólo podrá tener lugar cuando se avance en la liberación de Gilad Shalit", dijo Olmert a Mitchell, según informó a Efe el portavoz del primer ministro, Mark Regev.

Hamás, por su parte, respondió que la liberación de Shalit debe ser negociada de forma aislada y en el marco de un intercambio de prisioneros y reiteró su exigencia de que se abran los pasos para mantener el alto el fuego.

"La apertura de las fronteras y la liberación de Shalit son asuntos completamente aislados y Hamás no aceptará tratarlos conjuntamente", dijo en Gaza el diputado de Hamás Mushir Al Masri.

Según Al Masri, lo que se está tratando con Israel a través de los mediadores de El Cairo es de "alcanzar una tregua" a cambio del fin del bloqueo y la reapertura de los pasos de Gaza, en particular el cruce con Egipto de Rafah.

La visita de Mitchell tiene lugar horas después de que la fuerza aérea israelí bombardease los túneles que comunican la franja de Gaza con Egipto, en respuesta a la muerte ayer, martes, de un soldado en un ataque de milicias palestinas, hechos que han puesto en evidencia la fragilidad del cese de hostilidades declarado el pasado 17 de enero unilateralmente por las partes.

Pese a la difícil situación, el enviado estadounidense se comprometió ante Olmert a trabajar para conseguir una tregua firme en la franja de Gaza y reafirmó el compromiso de la Administración del presidente Barack Obama con la seguridad de Israel.

Mitchell indicó que para garantizar un alto el fuego duradero se debe poner fin al tráfico de armas, a todos los "ataques terroristas" y abrir los puestos fronterizos.

Olmert, por su parte, manifestó el deseo de que "se mantenga el alto el fuego en el sur (de Israel)" y aseguró a Mitchell que "no hay ningún interés en una escalada de violencia", si bien su país "se reserva su derecho a responder si Hamás vulnera el alto el fuego a través de ataques mortíferos como el de ayer o continúa el tráfico de armas en Gaza".

El enviado estadounidense se reunió también hoy con el presidente israelí, Simón Peres, quien le calificó de "un viejo amigo y una persona muy capaz de hacer la paz y que contribuirá enormemente al proceso de paz en estos momentos que tanto lo requieren".

"No hay ninguna contradicción entre la posición de Estados Unidos y la de Israel", dijo Peres a Mitchell, a quien añadió que: "Tu quieres la paz, nosotros queremos la paz. Tu estás contra el terrorismo y nosotros estamos contra el terrorismo. Debemos trabajar juntos ya que tu éxito será nuestro éxito".

Mitchell, que llegó hoy a Israel tras entrevistarse en El Cairo con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, visitará en los próximos días Cisjordania, Jordania, Arabia Saudí, Francia y el Reino Unido con el fin de conocer de cerca la situación e impulsar una tregua estable en Gaza que permita avanzar hacia una paz definitiva en Oriente Medio.

Etiquetas