Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

RUSIA

Medvédev se aleja de Putin en vísperas de año electoral

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, ha necesitado casi tres años en el poder para dejar su impronta como líder nacional, pero el alejamiento ideológico de su padrino político, Vladímir Putin, es cada vez más evidente.

El presidente ruso, Dimitri Medvédev
"Si no hay escudo antimisiles, habrá carrera armamentística"
AFP

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, ha necesitado casi tres años en el poder para dejar su impronta como líder nacional, pero el alejamiento ideológico de su padrino político, Vladímir Putin, es cada vez más evidente.

En una entrevista con los principales canales de televisión rusos, Medvédev discrepó del primer ministro en dos de los principales asuntos de la agenda nacional: la oposición no parlamentaria y el controvertido juicio contra el magnate Mijaíl Jodorkovski.

"La conocida como oposición antisistema se encuentra fuera del sistema político porque no se ve dentro de él", aseguró el viernes Medvédev, en referencia a la presencia de sólo cuatro partidos, dos de ellos oficialistas, en el arco parlamentario.

Medvédev rompió tabúes al mencionar a los líderes de la oposición radical al Kremlin como políticos que cuentan con cierto respaldo entre la población, pese a que las televisiones cercanas al Kremlin ignoran sus actividades desde hace años.

"Están (el ex primer ministro, Mijaíl) Kasiánov, (el ex viceprimer ministro, Borís) Nemtsov, (el campeón mundial de ajedrez, Garry) Kaspárov y (el líder del proscrito Partido Nacional Bolchevique, Eduard) Limónov", apuntó.

Precisamente, Nemtsov y otros líderes que crearon recientemente un nuevo partido liberar opositor al Kremlin, denunciaron esta semana ante los tribunales a Putin por difamación.

"Hemos presentado una denuncia porque el primer ministro (...) nos acusó de que, junto a (el empresario exiliado en Londres Borís) Berezovski, robamos miles de millones de Rusia. Eso es mentira y calumnia", afirmó Nemtsov a la agencia Interfax.

Al contestar la pasada semana en directo a las preguntas de los rusos por la televisión, Putin aseguró: "¿Qué es lo que quieren Nemtsov, Rizhkov, Mílov y otros? Dinero y poder. ¿Qué más van a querer?".

Putin recordó que "se llevaron no pocos miles de millones" en compañía de Berezovski y con los magnates "que se encuentran ahora en la cárcel" después de la caída de la Unión Soviética.

"Los apartaron del comedero, se les acabó el dinero y ahora quieren volver y llenarse los bolsillos", dijo Putin, quien pronosticó que si regresaran al poder "venderían Rusia entera".

Putin suele acusar a los liberales de las fraudulentas privatizaciones de finales de siglo XX para defender su gestión, en la que varios de los oligarcas han caído en desgracia y los principales activos del país regresaron a manos del Estado.

Entre esos oligarcas se encuentra Jodorkovski, que podría ser condenado el lunes a varios años de cárcel en el segundo juicio abierto en su contra por robo de petróleo y lavado de dinero.

"Ni el presidente ni otro funcionario tienen derecho a expresar su postura hasta el momento de que se anuncie el veredicto", aseguró Medvédev.

Ocurre que una semana antes, Putin aseguró que en EEUU Jodorkovski sería condenado a 150 años como el financiero neoyorquino Bernard Madoff, lo que valió numerosas críticas por ejercer presión sobre los tribunales.

"Los delitos cometidos por Jodorkovski han sido demostrados en los tribunales. "El ladrón debe estar en la cárcel (...), a Jodorkovski se le acusa de robo y malversación, (...) hablamos de cientos de miles de millones de rublos", subrayó.

Putin acusa a Jodorkovski de tener la conciencia manchada de sangre, ya que el jefe de seguridad de su petrolera Yukos es acusado de varios asesinatos.

Medvédev también criticó al partido oficialista Rusia Unida, encabezado por Putin y que es comparado con el Partido Comunista de la Unión Soviético, por acomodarse en el poder, promover la corrupción y contribuir al estancamiento del sistema político que margina a los pequeños partidos.

En sus primeros dos años al frente del Kremlin, el talante liberal de Medvédev no se tradujo en decisiones políticas que desafiaran el modelo forjado por Putin, pero las tornas han cambiado en los últimos meses.

En los últimos meses Medvédev hizo algo que Putin nunca se atrevió a hacer y es destituir por la fuerza o de mutuo acuerdo a los barones regionales más veteranos del país, como el poderoso alcalde de Moscú, que habían convertido sus territorios en auténticos reinos de Taifas.

También ha sido mucho más enérgico a la hora de criticar los asaltos contra opositores, periodistas y activistas, y la negligencia policial en la ola de ataques xenófobos por parte de grupos ultranacionalistas.

Medvédev, que aún se desconoce si se presentará a la reelección, criticó durante la entrevista a los canales de televisión por ejercer la censura y divulgar una imagen de Rusia muy diferente a la que ofrecen los diarios digitales.

Esto representa de hecho una abierta crítica contra el sistema de flotación de la gestión de Putin, que creó durante los últimos diez años una red de medios de comunicación dóciles, que mantienen a los rusos alejados de la realidad.

Etiquetas