Despliega el menú
Internacional

UNA SEMANA DESPUÉS DEL DEVASTADOR TERREMOTO

Más ayuda para salvar un Haití en caos

EE. UU. intenta acallar las críticas de varios países, entre ellos Francia, de falta de coordinación y congestión en el aeropuertoBan Ki-moon pide 3.500 militares y policías más para mejorar la seguridad

Un grupo de marines estadounidenses realiza labores de reconocimiento, ayer en el centro de Puerto Príncipe
Más ayuda para salvar un Haití en caos
DAVID FERNÁNDEZ

Siete días después de que un terremoto asolara Haití, la comunidad internacional aumentó ayer considerablemente la ayuda económica y militar destinada a paliar la crisis humanitaria que se ve agravada por los conatos de violencia que provocan el hambre y la desesperación en ese país.

 

Estados Unidos intentó ayer acallar críticas procedentes de algunos países sobre su papel en Haití al asegurar, en un comunicado conjunto con el Ejecutivo haitiano, que el país caribeño considera "esenciales" sus esfuerzos y ha solicitado su asistencia. El comunicado, difundido por el Departamento de Estado de madrugada, se publicó tras las quejas expresadas en varios países, entre ellos Francia, por la actuación del Gobierno del presidente Barack Obama en Haití tras el terremoto.

 

El presidente de Haití, René Préval, "valora como esenciales los esfuerzos del Gobierno y de los ciudadanos estadounidenses en Haití en apoyo de la recuperación inmediata, la estabilidad y la reconstrucción a largo plazo de Haití", decía la nota. Agregaba que Préval "solicita a Estados Unidos que asista, como sea necesario, al Gobierno y a los haitianos, a la ONU, los socios internacionales y las organizaciones que están sobre el terreno en aumentar la seguridad". El documento subrayaba además el "respeto mutuo a la soberanía" de cada país.

 

Asimismo, recordaba la conversación que mantuvieron Obama y el mandatario haitiano el pasado día 15, en la que se comprometieron a coordinar la ayuda entre las partes que asisten al país caribeño, el Gobierno de Haití, la ONU, EE. UU., los socios internacionales y organizaciones humanitarias. Pero desde algunos países hubo quejas sobre medidas aplicadas por fuerzas de EE. UU. en Haití, la falta de coordinación en la distribución de la ayuda y la congestión en el aeropuerto.

 

La falta de coordinación es uno de los principales problemas de los que se quejan los equipos de rescate y organizaciones humanitarias destinadas a la zona. "Estados Unidos se concentra más en el aspecto militar y Naciones Unidas en el humanitario", aseguró Rüdiger Ehrler, miembro de una oenegé alemana, para explicar por qué la ayuda ha comenzado con retraso. "Solo he contabilizado unos ocho aviones diarios con material humanitario. Aún no he visto llegar alimentos", afirmó por su parte el director del equipo de voluntarios de la empresa de logística DHL en EE. UU., Silvestre Castro. Precisamente ayer, Médicos sin Fronteras denunció que cinco de sus aviones con ayuda humanitaria no pudieron aterrizar en Puerto Príncipe y fueron desviados a República Dominicana.

 

A la escasa coordinación y el mal estado de las infraestructuras y medios de transporte se suma el de la violencia. Tras siete días de escasez, las bandas armadas comenzaron a saquear la capital haitiana, Puerto Príncipe. A unos metros del destruido palacio presidencial los ataques fueron ayer tan violentos que la Policía bloqueó los accesos a la zona.

 

Para paliar esta situación, y después de que el domingo Puerto Príncipe pidiera oficialmente a Washington que proporcione a Haití ayuda y seguridad, se esperaba que ayer llegasen al país caribeño unos 2.000 soldados estadounidenses que se unirán a los 7.000 ya destacados en la isla.

 

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió al Consejo de Seguridad que amplíe en 3.500 miembros las fuerzas internacionales de paz desplegadas por Naciones Unidas en Haití para mejorar la seguridad y la coordinación de la ayuda. De los 3.500 efectivos solicitados, 1.500 serían para aumentar las fuerzas policiales, un 67% más de su nivel actual, y 2.000 como militares, un 30% más que su cifra actual y por un periodo de seis meses.

 

"Lo más importante ahora es cómo coordinar de manera efectiva y coherente toda la ayuda internacional, y hacerlo todo sin que se desperdicie ni tiempo ni asistencia", afirmó Ban, tras realizar esa petición al máximo órgano de decisiones de la ONU. La misión de estabilización de la ONU en Haití (Minustah) cuenta en la actualidad con 8.965 militares y policías, así como con 482 civiles internacionales, 1.247 locales y 213 voluntarios, que suponen una presencia de 10.907 personas, según datos de la ONU.

Visita de Bill Clinton a Haití

Ayer llegó al país caribeño Bill Clinton. El ex presidente estadounidense se iba entrevistar con Préval, así como con representantes de oenegés para discutir cuál es la mejor manera de llevar a cabo los trabajos de reconstrucción.

Etiquetas