Despliega el menú
Internacional

MÉXICO

Los parlamentarios del PRD mexicano ayunan para exigir un debate nacional sobre la reforma energética

Denuncian que el Gobierno pretende la privatización encubierta de la petrolera Pemex.

Unos 50 legisladores del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) iniciaron la noche del sábado un ayuno "voluntario" en el patio del Parlamento de México para forzar la celebración de un debate nacional sobre la reforma energética.

El ex candidato presidencial del PRD, Andrés Manuel López Obrador ha denunciado que el gubernamental Partido de Acción Nacional (PAN) ha pactado con el opositor conservador Partido Revolucionario Institucional (PRI) aprobar la reforma que a su juicio implica la privatización encubierta de la petrolera estatal Petróleos de México, (Pemex).

Los ayunantes, 12 senadores y 37 diputados, se congregaron desde la noche del sábado en el patio del recinto legislativo. Les llevaron sacos de dormir, almohadas y cepillos de dientes. Un notario certifica que solo tomarán líquidos.

Además, otros diputados de convergencia y el Partido del Trabajo, que integran el Frente Amplio Progresista (FAP) junto con el PRD, mantenían tomadas las tribunas del salón de plenos de San Lázaro.

Este lunes, la actividad era frenética entre los cabilderos de la izquierda mexicana. Esperaban el resultado de la reunión de los ocho coordinadores parlamentarios para levantar o mantener el plantón.

Explicaron que si los representantes de los grupos parlamentarios aceptaban la realización de un debate energético a nivel nacional, previo a ser tratado en el Congreso, los huelguistas liberarían las tribunas y darían por concluido el ayuno. Además, sugirieron que sería indispensable consultar con especialistas en materia energética de Brasil, Venezuela, Rusia, China y Arabia Saudita.

Levantar el ayuno

Si en la reunión la junta instruye a la Comisión de Energía a elaborar una convocatoria con fechas y nombres del debate tomaremos la decisión de levantar el ayuno, abandonar las tribunas y de reanudar las sesiones del Congreso", explicó el senador Carlos Navarrete, de PRD.

De todas formas, desde ese partido alertan que otros militantes y cargos municipales podrían sumarse a la protesta que busca debatir sobre el proyecto de reforma energética propuesto por el gobierno de Felipe Calderón.

Este lunes, en una encuesta publicada por el diario 'Milenio', más del 50 % de los entrevistados sostenía que el proyecto gubernamental "es para privatizar Pemex", aunque el 82 % se opuso a la fórmula de Obrador de recurrir a las manifestaciones para impedir que se puedan discutir las reformas en el congreso.

Según el gobierno, la reforma pretende "fortalecer" la petrolera y no es para privatizarla. El gobierno presentó el martes pasado en el Senado cinco iniciativas para reformas la petrolera. Una de ellas plantea que "podría haber refinerías y oleoductos propiedad de particulares y Pemex pagaría por utilizarlos".

Otra propuesta es la emisión de bonos ciudadanos de 100 dólares que pagarían intereses según los beneficios. El PRD denuncia que esto es una forma de dar utilidades de Pemex a los particulares con mucho dinero y sería una especie de privatización.

Etiquetas