Internacional

CATASTROFE EN EL CARIBE

Los haitianos oran por sus muertos en una jornada de luto

Muchos no pudieron enterrar siquiera a sus familiares, de los miles que acabaron en fosas comunes.

Los haitianos oran por sus muertos en una jornada de luto
U. R./EFE

Miles de haitianos acudieron ayer a numerosas ceremonias religiosas por todo el país para orar por sus muertos al cumplirse un mes del seísmo que azotó la capital y que ha causado al menos 217.000 muertos y ha dejado a casi un millón de personas en la calle. El gentío se agolpaba en el exterior de decenas de iglesias de Puerto Príncipe y en otros lugares habilitados como zona de culto, mientras las actividades cotidianas se paralizaron por la jornada nacional de luto y por ello día no laborable.

 

Fedner, un hombre de mediana edad que asistía a una de las ceremonias subido en una camioneta junto a dos amigos, recordó que "muchas personas murieron y las familias no encontraron los cuerpos. Todavía hay gente bajo los escombros". "Hasta ahora no ha habido ceremonia (funeraria), así que hoy (por ayer) es un día importante, una fecha que permanecerá en nuestro pensamiento. Este día quedará en la memoria de todos los haitianos", añadió.

 

Muchos haitianos no pudieron siquiera enterrar a sus familiares y seres queridos, de los miles que acabaron en fosas comunes, ni tampoco celebrar sus honras fúnebres. Bertrand, compañero de Fedner, dijo que esta conmemoración no reemplazará los actos fúnebres que no pudo celebrar para despedir a los familiares que perdió: dos hermanos, una hermana, una tía y un sobrino. "Esta ceremonia no sustituye a los funerales, pero nos hace pensar en cómo estamos viviendo y en que debemos apoyarnos en Dios", declaró.

 

Entre la multitud que asistía a las actividades conmemorativas predominaban las ropas de color negro, en señal de duelo, y blanco, propio de los actos fúnebres en este país, tal como pidió el Gobierno de Haití, que convocó a los ciudadanos a vivir en un ambiente de "consenso" los actos de ayer. La conmemoración se inscribe en el mes de luto que fue declarado tras la catástrofe de Puerto Príncipe, que finalizará el 17 de febrero.

 

La ceremonia principal, bajo una carpa profusamente decorada con flores, tuvo lugar en la escuela de Enfermería de la Universidad de Notre Dame, en la zona de Pacot, sector este de la capital, con la asistencia del presidente, René Préval, del Gobierno, representantes diplomáticos y personalidades.

 

Mientras, en Petit Goave, en Jacmel, en Léogane y en otras localidades que padecieron directamente el terremoto de 7 grados se llevaron a cabo también actos religiosos. De igual modo hubo conmemoraciones en otras ciudades del país y del campo, donde mucha gente escuchaba las actividades por la radio y por sistemas de megafonía instalados para la ocasión.

 

Al tratarse de un día no laborable, apenas circulaba gente por las calles de Puerto Príncipe, casi vacías en comparación con la situación de un día cualquiera. Solo se mantuvieron los habituales mercadillos callejeros, aunque sin apenas público, así como el reparto de ayuda humanitaria.

Ayuda desde España

El Gobierno español ha coordinado el envío de 26 aviones con más de 166 toneladas de carga humanitaria a Haití y comprometió ayer fondos de emergencia por valor de casi 27 millones. Así los refleja un informe sobre la respuesta de España ante el terremoto de Haití, presentado en el Consejo de Ministros por el ministro Moratinos.

 

Además, las donaciones realizadas por la sociedad española para ayudar a la población afectada por el terremoto ascienden a unos 72 millones de euros.

Etiquetas