Internacional
Suscríbete

ESTADOS UNIDOS

Los conservadores calientan la precampaña con un polémico mitin en Washington

La manifestación masiva, a la que han acudido miles de estadounidenses, ha despertado la irritación de los sectores or la defensa de los derechos civiles, al tener lugar en el mismo sitio donde el reverendo Martin Luther King pronunció su famoso discurso.

Miles de estadounidenses han acudido a la manifestación masiva que ha presentado este sábado el locutor conservador Glenn Beck en el Lincoln Memorial de Washington, una polémica celebración que ha despertado la irritación de los sectores por la defensa de los derechos civiles, al tener lugar en el mismo sitio donde el reverendo Martin Luther King pronunció su famoso discurso 'Tengo un Sueño' hace 47 años.

Beck, quien ha conseguido congregar incluso a representantes del movimiento reaccionario Tea Party, ha sido objeto de las críticas de iconos de la cultura afroamericana, como el reverendo Jesse Jackson, quien le ha acusado de "humillar la tradición", según declaró el religioso a la cadena CNN.

Tal ha sido la capacidad de convocatoria de Beck, que varios grupos a favor de los derechos de la comunidad negra ha manifestado su intención de llevar a cabo una contramanifestación encabezada por la Red de Acción Nacional del reverendo Al Sharpton. Es posible que ambos eventos acaben concentrados en el mismo punto.

Beck ha respondido a estas acusaciones argumentando que la manifestación no tiene intenciones políticas y su único objetivo es honrar a las tropas estadounidenses. "No era mi intención realizar la manifestación en relación a Martin Luther King. No tenía ni idea de la conexión hasta que la anuncié", había declarado el pasado mes de junio. "Los blancos no tienen la potestad exclusiva de Abraham Lincoln. Los negros no tienen la potestad de Martin Luther King. Ambos son iconos americanos", añadió.

Con este polémico mitin, el movimiento conservador "Tea Party" ha puesto a prueba su potencial político de cara a las elecciones legislativas.

A poco más de dos meses de unos comicios que decidirán el control de Congreso y varios gobiernos estatales, el Partido Republicano mira de cerca la capacidad de movilización de este movimiento conservador de base que intenta escorarlo hacia la derecha.

La cita ha demostrado la influencia de un movimiento conservador todavía reciente en la escena política estadounidense y del que se desconoce su repercusión en las urnas.

Empezó en abril de 2009 al calor de la campaña presidencial en la que, por primera vez en la historia del país, un candidato negro competía por llegar a la Casa Blanca y ganaba las elecciones entre críticas de "socialista".

Desde entonces, la "revuelta conservadora" ha recorrido el país acercándose a los candidatos republicanos más alejados del centro.

En plenas primarias de este partido, el "Tea Party" está demostrando su influencia, aunque esta semana ya se comprobó como los candidatos apoyados por Palin consiguieron desbancar a sus oponentes

Etiquetas