Despliega el menú
Internacional

INMIGRACIÓN

Londres limitará inmigrantes extracomunitarios

El Gobierno alemán rechaza los test de inteligencia para inmigrantes propuestos por el partido cristianodemócrata de Merkel.

El Gobierno de coalición británico establecerá un límite sobre la cantidad de inmigrantes no comunitarios que podrán entrar en el país para trabajar, anunció ayer la ministra del Interior del Reino Unido, Theresa May. En un comunicado divulgado por el Ministerio, May señaló que este cupo se dará a conocer una vez completada una consulta de 12 semanas entre los empresarios del país, pero, mientras tanto, el Gobierno aplicará un límite provisional para evitar una avalancha de solicitudes.

El límite final se empezará a aplicar a partir del 1 de abril de 2011, informó el Ministerio de Interior. De aquí a abril, el cupo -que es provisional- descenderá a 24.100, un 5% menos que el año pasado.

"Este Gobierno cree que el Reino Unido se puede beneficiar de la inmigración, pero una inmigración controlada. Yo reconozco la importancia de atraer a los más brillantes y los mejores para asegurar un crecimiento económico fuerte, pero una inmigración ilimitada supone una presión inaceptable para los servicios públicos", puntualizó la ministra.

La inmigración ha sido un asunto "clave" durante la última campaña electoral y es importante "cumplir con las promesas", insistió la titular del Interior. Por su parte, el ministro de Empresas, Vince Cable, prometió a las empresas que quieran contratar trabajadores no comunitarios que el límite se aplicará de "manera flexible" y de forma que no perjudique la recuperación económica del país.

Las últimas cifras oficiales sobre inmigración indican que más de 500.000 personas entraron en el Reino Unido en 2008, de los que la mitad eran nacionales británicos que regresaban a su país o ciudadanos de la Unión Europea.

Por otra parte, el Gobierno alemán calificó ayer de "absurda" la propuesta de varios políticos conservadores de exigir pruebas de inteligencia a los posibles inmigrantes que deseen vivir y trabajar en Alemania.

El viceportavoz del Ejecutivo de Angela Merkel, Christoph Steegmans, afirmó que tal propuesta fomenta prejuicios masivos, ya que "tratar de establecer la estupidez de los inmigrantes es profundamente discriminatorio".

El portavoz del Interior de la Unión Cristianodemócrata (CDU) en Berlín, Peter Trapp, había propuesto previamente, en declaraciones al diario 'Bild', "cambiar los criterios de inmigración" para que sea "más práctica" para su país. "Tan importante como la educación o la calificación profesional es la inteligencia. Por eso apuesto por test de inteligencia", añadió Trapp, para quien estas pruebas "no pueden seguir siendo un tabú".

El alcalde de Berlín, el socialdemócrata Klaus Wowereit, criticó la propuesta conservadora. "Que el valor de los seres humanos en nuestra sociedad se base en dudosos test de inteligencia es discriminatorio y despreciable", afirmó.

Etiquetas