Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

EN LA ANTÁRTIDA

La NASA descubre que el tsunami de Japón quebró un iceberg

Se trata de la primera observación directa que demuestra una conexión entre los tsunamis y la rotura de icebergs a miles de kilómetros, según señala el equipo investigador.

Un grupo de personas caminan por una carretera afectada por el terremoto y posterior tsunami
Japón calcula el coste del terremoto en 217.400 millones de euros
EFE

Científicos de la NASA han descubierto que el tsunami vinculado al terremoto que asoló Japón el pasado 11 de marzo fue el causante de la rotura de un iceberg en la Antártida, según un artículo publicado hoy en Journal of Glaciology.

Científicos, geólogos y expertos en la materia habían relacionado anteriormente los desprendimientos de hielo en los grandes icebergs a otros efectos naturales tan alejados que no pudieran asociar la "causa-efecto" en un primer momento.

Por eso, tras el terremoto de 8,8 grados de magnitud en la escala abierta de Richter y el posterior tsunami que azotó las costas de Japón, Brunt Kelly, especialista de la criosfera en el Goddard Space Flight Center en Greenbelt, Maryland, y sus colegas comenzaron sus observaciones mirando al sur.

Utilizando múltiples imágenes satélite, Brunt, junto con Emile Okal, de la Universidad de Northwestern, y Douglas MacAyeal, de la Universidad de Chicago, observaron nuevos icebergs flotando en el mar poco después de que el oleaje del mar que provocó el tsunami llegara a la Antártida.

Así, unas 18 horas después del terremoto, a unos 13.600 kilómetros de distancia, pudieron ver casi en tiempo real cómo se desprendieron varios trozos de hielo del glaciar Sulzberger, que según los registros históricos no había sufrido ninguna rotura en al menos 46 años.

Se trata de la primera observación directa que demuestra una conexión entre los tsunamis y la rotura de icebergs a miles de kilómetros, según señala el equipo investigador.

«En el pasado hemos visto fragmentos de hielo y hemos buscado la fuente», señaló Brunt, sin embargo, esta vez el escenario era inverso «sabíamos de inmediato que (el tsunami) era uno de los fenómenos más importantes en la historia reciente, sabíamos que iba provocar mucho oleaje, con lo que esta vez teníamos primero una fuente», que les permitió anticiparse y observar las consecuencias.

Etiquetas