Despliega el menú
Internacional

SEGURIDAD

La lista negra del turismo

En pleno periodo estival, el Ministerio de Asuntos Exteriores advierte sobre el riesgo de viajar a determinados países. No es recomendable visitar 18 destinos calificados como de alto riesgo y en más de 50 Estados se aconseja al viajero que extreme las precauciones

Situado en el golfo de Guinea, Costa de Marfil es un país caluroso y húmedo con una sorprendente riqueza cultural. El sur, lluvioso, está tupido por una selva virgen que se extiende hasta rozar las playas, interrumpida por plantaciones de café, cacao y banana. El norte es una meseta granítica cubierta de sabanas, en las que los marfileños cultivan maíz y maní. Sin embargo, el Ministerio de Asuntos Exteriores aconseja no visitar esta nación. Costa de Marfil es uno de los 18 países "peligrosos" a los que este órgano recomienda no viajar bajo ninguna circunstancia, aunque recuerda que "en estos momentos ninguna región del mundo está a salvo de posibles actos terroristas".

La mayoría de estos países catalogados como de alto riesgo se encuentran en África: Argelia, Chad, República Democrática del Congo, Eritrea, República de Guinea, Liberia, Nigeria y Somalia. Si el destino escogido es Oriente Medio, se deberán evitar Arabia Saudí, Cisjordania y Gaza, Iraq y el Líbano. Tampoco son recomendables Afganistán en el continente asiático, Haití en América y Papúa-Nueva Guinea en Oceanía. Los últimos en sumarse a este grupo fueron Yemen, tras el atentado del año pasado en el que murieron siete turistas españoles, y Pakistán tras el ataque a la embajada danesa del mes pasado.

A la lista negra hay que añadir los más de 50 países en los que se recomienda "extremar las precauciones", entre los que se encuentran algunos de los destinos preferidos por los españoles, como Egipto o Turquía, y otros menos comunes, como Colombia, Nepal o el Sultanato de Omán.

Los motivos más usuales para no viajar a un determinado lugar son las guerras o el riesgo de atentados, pero existen otros peligros relacionados con cuestiones sanitarias y desastres naturales. Costa Rica y Cuba están afectadas por el dengue y en países como Azerbaiyán y Bulgaria se han dado numerosos casos de gripe aviar. En el Caribe existe un alto riesgo de huracanes, sobre todo en verano y otoño, y en los países que se encuentran en zonas de actividad sísmica, como Chile y Samoa, son frecuentes los terremotos. Además, son peligrosas algunas regiones desérticas y zonas montañosas, como la cordillera de los Andes, donde varios españoles han sufrido accidentes mortales.

Más que evitar determinados países, hay que "evitar determinadas zonas donde la seguridad no es buena para los occidentales, así como seguir los consejos de las autoridades locales y las embajadas españolas", explica Rafael Gallego, presidente de la Federación Española de Asociaciones de Agencias de Viajes (Feaav). Tanto el Ministerio de Asuntos Exteriores como las agencias de turismo recomiendan la contratación de un seguro de viaje que cubra cualquier imprevisto. "No tienen por qué ser grandes catástrofes, es necesario incluso para una pequeña enfermedad que te obligue a alargar tu estancia en el extranjero", advierte Gallego.

El caso de Israel

Israel es uno de los países calificados como peligrosos por el riesgo de atentados terroristas, por lo que se recomienda evitar determinadas regiones, como las fronteras con el Líbano y la franja de Gaza. Sin embargo, el número de españoles que viajan al país hebreo aumenta cada año. En 2006 lo visitaron 30.651 turistas españoles, mientras que en 2007 se superaron los 47.000, según datos de la Policía israelí. "Hubo momentos en los que admitimos no poder garantizar la protección de los turistas, pero ahora Israel es un país seguro", explica Dolores Pérez, directora de la Oficina Nacional Israelí de Turismo. "Los aragoneses que van suelen cambiar su concepto del país. Vuelven con ganas de repetir", añade Pérez.

También existen países considerados seguros, pero en los que los turistas deben alejarse de peligros concretos. Es el caso de Brasil, México y EE. UU., donde se deben evitar los barrios marginales de las grandes ciudades, como las famosas favelas de Río de Janeiro o el Bronx de Nueva York.

A veces el propio desconocimiento del resto de culturas crea situaciones indeseadas. En los países musulmanes hay que evitar actitudes que puedan ser interpretadas como ofensivas desde el punto de vista moral o religioso. Además, la legislación suele ser severa con los delitos que atentan contra el pudor, y la homosexualidad es considerada una infracción en Liberia, Burundi y Gambia. En China, Emiratos Árabes y Brunei, el tráfico de drogas puede ser castigado incluso con la pena de muerte.

Es importante desconectar con la rutina y la monotonía de una vida sin peligros, pero aún más importante es poder recuperarla tras unos días de vacaciones.

Etiquetas