Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

AFGANISTÁN

Karzai justifica el fraude electoral y afirma que no será "una marioneta de EE. UU."

Cientos de papeletas con el nombre del actual presidente de Afganistán salieron de colegios en los que nadie votó.

Un hombre pasa frente a un cartel electoral del presidente afgano Karzai, en Kabul.
Karzai justifica el fraude electoral y afirma que no será "una marioneta de EE. UU."
EFE

Afganos leales al presidente, Hamid Karzai, inventaron sobre el papel unos 800 colegios electorales en los que nadie votó pero de los que han salido cientos de miles de votos favorables a este candidato, según han denunciado diplomáticos extranjeros y autoridades locales.

 

Estas versiones, recogidas por 'The New York Times', señalan que trabajadores locales han informado de que cientos, y en algunos casos miles, de votos para Karzai proceden de estos colegios inventados. "Pensamos que el 15% de los colegios electorales nunca abrió el día de las elecciones, pero consiguieron presentar miles de papeletas para Karzai", explicó un diplomático.

 

Además de crear estos centros falsos, los seguidores de Karzai se hicieron con el control de otros 800 colegios legítimos y los usaron para introducir decenas de miles de votos adicionales para el presidente, según las citadas fuentes.

 

El resultado es que en algunas provincias las papeletas a favor de Karzai excedían al número de votantes, lo cual, según el diplomático extranjero, supone que los responsables recibieron "órdenes" de cargos "de envergadura". "Ha sido un fraude en masa", añadió.

 

La mayoría de las escenas de fraude cometidas a favor de Karzai en las elecciones presidenciales del pasado 20 de agosto tuvieron lugar en las zonas dominadas por los pastún, en el este y el sur del país, principalmente, lo que incluye la provincia natal del mandatario, Kandahar, donde los resultados preliminares hablaban de más de 350.000 papeletas añadidas. Los diplomáticos extranjeros estiman que en esta región solo votaron 250.000 personas.

 

Waheed Omar, el portavoz de la campaña de Karzai, reconoció el domingo que se han dado casos de fraude y que los han cometido distintos candidatos. Aun así, acusó a los rivales del presidente de intentar ganar adeptos acusándole en los medios de comunicación.

 

Otro diplomático extranjero en Kabul ha reconocido que existen divisiones entre los representantes de la comunidad internacional en el país asiático y los círculos políticos afganos acerca de cómo proceder ante la gran cantidad de denuncias de fraude. En declaraciones recogidas por 'The New York Times', afirma que en los próximos cuatro o cinco días se podría decidir si el proceso electoral sigue adelante o queda invalidado.

 

De hecho, la Comisión Electoral Independiente anunció el domingo que está descartando todas las papeletas de 447 colegios electorales debido al fraude cometido. Sin embargo, el subdirector de este organismo, Daud Alí Nayafi, indicó que no se sabe cuántos votos exactamente son falsos o qué porcentaje representan en total. Con tres cuartos de las mesas escrutadas, Karzai lidera la votación con el 49% de apoyo. Su principal rival, el ex ministro de Exteriores Abdulá Abdulá, solo cuenta con el 32%.

Mensaje a Washington

Mientras tanto, el presidente Karzai afirmó ayer que Estados Unidos está criticando a sus familiares y colaboradores para socavar su posición y hacerle así más influenciable. En una entrevista publicada por el diario 'Le Figaro', el mandatario aseguró que el fraude electoral es "inevitable" y se mostró seguro de su victoria por mayoría absoluta en la primera vuelta de las presidenciales. "No seré una marioneta de EE. UU.", sentenció Karzai. "Los americanos atacan a Karzai a escondidas porque les gustaría que fuera más flexible. Es un error. Va en su propio interés, como amigos y aliados, que Afganistán tenga un presidente respetado por su pueblo. ¡No interesa a nadie que el presidente de Afganistán se convierta en una marioneta de EE. UU.!", afirmó.

 

Karzai respondía así a las preguntas sobre las informaciones difundidas relativas a su candidato a vicepresidente, Fahim Jan, acusado de transportar opio en aviones militares mientras era ministro de Defensa; o a su propio hermano, Walid Karzai, acusado de ser un traficante de droga. El presidente afgano aseguró que la Embajada estadounidense en Kabul no ha respondido a dos cartas suyas pidiendo pruebas de los supuestos delitos de su hermano.

Etiquetas