Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

SAHARA

Jiménez pide calma a Marruecos y al Polisario para que reanuden el diálogo

La ministra de Asuntos Exteriores pide "contención y calma" para que sea la ONU la que tome las riendas y lidere la búsqueda de una solución. Willy Meyer, eurodiputado de IU, pide más seriedad en sus acciones a Jiménez.

La ministra española de Exteriores, Trinidad Jiménez, ha hecho un llamamiento a la calma a Marruecos y al Frente Polisario tras el desalojo por la fuerza del campamento saharaui a las afueras de El Aaiún, invitándoles a reanudar el diálogo en la ONU para buscar soluciones a esta crisis.

Jiménez, en declaraciones a los periodistas desde Bolivia donde se encuentra de visita oficial, ha asegurado que los tres activistas españoles que estaban acampados "están bien" y que las informaciones recibidas por las autoridades de Rabat apuntan a que hay cuatro gendarmes marroquíes muertos y numerosos heridos de ambas partes.

El Gobierno de Marruecos por ahora ha confirmado la muerte de dos agentes de las fuerzas del orden durante la operación de desmantelamiento del campamento de protesta saharaui de Gdaim Izik, cerca de El Aaiún, en la que también han resultado heridas al menos 70 personas y en el que se concentraban más de 2.000 saharauis alojados en 7.000 jaimas desde hace casi un mes.

Según Jiménez, existe todavía "mucha confusión", por lo que ha recomendado ser "prudentes" y que sea la ONU la que tome las riendas y lidere la búsqueda de una solución, al no ser un asunto que deba tratarse en el ámbito bilateral entre España y Marruecos. "Es un asunto que debe abordarse en el ámbito de la comunidad internacional. La ONU debería hacer algún tipo de pronunciamiento", ha afirmado.

La jefa de la diplomacia española ha pedido "contención y calma" a Marruecos y el Polisario y que celebren "cuanto antes" las conversaciones informales que tenían previsto reanudar en Nueva York bajo los auspicios de Naciones Unidas.

De este modo, ha añadido, se lograría introducir un "elemento de diálogo y calma absolutamente imprescindible para que el conflicto no sea mayor" y se busquen "soluciones estables" para responder a las reivindicaciones de los saharauis de El Aaiún.

Jiménez ha hecho hincapié en que los tres españoles que estaban en el interior del campamento se encuentran en buen estado. La ministra está en permanente contacto con el embajador de España en el reino alauí, Alberto Navarro, y con las autoridades consulares.

También ha expresado su "preocupación" por lo ocurrido en las últimas horas en el campamento situado a las afueras de El Aaiún, la capital administrativa del Sahara Occidental. "La situación es compleja. Hay mucha confusión en torno a los sucesos. La información tan confusa que nos está llegando por las partes y por las autoridades no nos permite en este momento hacer una evaluación", ha insistido.

Willy Meyer, sin poder entrar

El eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer, a quien la Policía marroquí impidió ayer entrar en El Aaiún, ha recriminado a la ministra de Exteriores que esté "siempre sonriendo" y mirando hacia otro lado ante la "violencia" de Marruecos, y ha confirmado el desmantelamiento de los campamentos en el Sahara Occidental.

La "flamante" ministra, Trinidad Jiménez, ha subrayado Meyer, tiene que poner "cara seria" y decirle al Gobierno de Rabat que "hasta aquí hemos llegado" y plantarse ante los ataques a la prensa española, al incidente de ayer en el que el eurodiputado se vio involucrado y a la violación sistemática de los derechos humanos por parte de Marruecos.

Meyer en una rueda de prensa junto al líder de IU, Cayo Lara, en la sede de la formación, tiene claro que Marruecos no quiere testigos y teme que se produzca una catástrofe humanitaria en este territorio autónomo, donde esta mañana el Ejército marroquí ha comenzado a desmantelar de forma violenta el campamento de Gdaim Izik, a unos 18 kilómetros de El Aaiún y donde más de 20.000 saharauis han instalado sus jaimas para reivindicar sus derechos.

Ha asegurado tener constancia de que al menos una persona había fallecido por disparos y de que se habían producido varios heridos. Y de esta situación Willy Meyer ha hecho "cómplices" al Gobierno español y a la Unión Europea, al tiempo que ha advertido de que esto puede derivar en que el Frente Polisario, hasta ahora a favor de una salida dialogada al conflicto, opte por tomar las armas.

En este contexto, el coordinador de IU, Cayo Lara, ha enviado sendas cartas a Trinidad Jiménez y la alta representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea, Catherine Margaret Ashton, en las que explica que el viaje de ayer de Meyer, a quien junto a tres periodistas españoles se le impidió desembarcar del avión en el aeropuerto de El Aaiún, era en calidad de "observador" para visitar los campamentos saharauis.

Recuerda en las misivas que el Sahara Occidental es uno de los dieciséis territorios no autónomos que quedan en el mundo bajo la supervisión del Comité de Descolonización de la ONU y, por tanto, Meyer no pretendía viajar a "un territorio marroquí".

Etiquetas