Despliega el menú
Internacional

COLOMBIA

Ingrid Betancourt se reencuentra con sus hijos en Bogotá

La ex candidata presidencial, rescatada por el Ejército colombiano junto a tres estadounidenses y 11 militares, promete que luchará por liberar a los demás secuestrados con la ayuda de Sarkozy.

Ingrid Betancourt, liberada por el Ejército colombiano junto a otros 14 secuestrados por las FARC, tuvo un emocionado reencuentro con sus hijos, Lorenzo y Melanie Delloye, en el aeropuerto de Bogotá, convertido para ella en "el paraíso". El avión francés que trajo a los hijos de Betancourt desde París aterrizó en el terminal militar del aeropuerto de Bogotá a primera hora de la mañana y la ex candidata subió al avión para saludar a sus hijos, a quienes abrazó y besó efusivamente en la escalerilla.

Junto a Lorenzo y Melanie llegaron el ex marido y padre de sus hijos Fabrice Delloye, su hermana Astrid; el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, y un equipo médico enviado por el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy. Ingrid Betancourt, junto a su madre, Yolanda Pulecio, entró al avión, mientras que el canciller colombiano, Fernando Araujo, recibió a su colega francés.

Emocionada, la ex candidata presidencial colombiana bajó poco después abrazada a sus hijos a quienes no veía desde hacía siete años y confió a la prensa que este encuentro era "algo parecido al paraíso". "Son mi orgullo y por ellos seguí con ganas de salir de la selva", señaló Betancourt, que estuvo cautiva desde el 23 de febrero de 2002.

"La última vez que vi a Lorenzo era muy chiquitín. Estoy muy orgullosa de ellos; lucharon por estar conmigo, dieron una batalla hermosísima", dijo.

Necesidad de "vínculos de confianza"

Betancourt no se privó de hacer de nuevo un llamamiento a los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Ecuador, Rafael Correa, "para que ayuden a construir vínculos de confianza", algo que consideró "esencial" para poder conseguir "liberaciones unilaterales".

También insistió en la misma petición "a la comunidad internacional para que se muevan", e instó a la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, y otros dirigentes del mundo a ayudar "a que los cambios que se quieran dar en Colombia sean por vías democráticas".

Volvió a solicitar a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que "emprendan el camino de la reconciliación, de la paz".

 

Por su parte, su hija, Mélanie, se refirió al momento que vivía como "el más feliz" e insistió, como su madre y su hermano, en que hay que "seguir luchando por ellos" por el resto de secuestrados. Lorenzo Delloye no pudo dar nombre al sentimiento que le embargaba y afirmó que aunque se ha ganado "un combate por la libertad", todavía "hay secuestrados en la selva".

Por su parte, el ministro francés de Exteriores agradeció "de todo corazón" al presidente colombiano, Álvaro Uribe y "al pueblo colombiano, a todos los que participaron en la liberación de Ingrid", y también a Francia y América Latina.

El rescate

El Ejército de Colombia rescató sanos y salvos a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, a tres estadounidenses y a once militares secuestrados por la guerrilla de las FARC en el departamento del Guaviare, anunció el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos.

El funcionario señaló en una rueda de prensa que la ex candidata presidencial colombo-francesa, cautiva desde febrero de 2002, y los contratistas estadounidenses Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves, secuestrados en 2003, fueron liberados en un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en ese departamento selvático del sur del país.

En sus primeras declaraciones, Betancourt prometió que desde la libertad luchará por el regreso de todos aquellos que continúan secuestrados. Una vez en Bogotá, la política colombiana, que también es ciudadana francesa, habló al pie del avión que la trajo a la capital de Colombia con doce de los quince liberados (los tres estadounidenses ya están camino a su país), y aseguró que no olvidará a quienes siguen secuestrados, para lo cual tendrá el apoyo del presidente galo, Nicolas Sarkozy.

"Con el presidente Sarkozy vamos a seguir luchando por la libertad de los que quedaron cautivos", dijo Betancourt, quien agregó que espera la liberación se consiga por la vía de la negociación, "pero si no es así, tengamos confianza en nuestras Fuerzas Militares"; e interpretaba su liberación como "una señal de paz para Colombia"

Agradecimientos

Betancourt y los policías y militares que fueron rescatados agradecieron a Dios, al Gobierno, a las Fuerzas Militares y al pueblo colombiano por su liberación, pese a que los familiares de la dirigente política siempre se opusieron a un rescate militar, opción defendida por el mandatario colombiano, Álvaro Uribe.

"Gracias al Ejército mío, de mi patria Colombia, gracias por la impecable operación (de rescate), la operación fue perfecta", manifestó la ex candidata presidencial.

Betancourt también hizo algunos comentarios en francés, dio las gracias a Francia, así como a la comunidad internacional y a la prensa por lo que definió como "esta victoria".

Se le quebró la voz al recordar a su padre Gabriel Betancourt, fallecido en 2002, pocos meses después de su secuestro.

La política relató cómo fue la "Operación Jaque" que llevó a su rescate en un paraje selvático entre los departamentos de Guaviare y Vaupés (sureste), algunos de cuyos momentos definió como "surrealistas".

Contó que sintió "mucha lástima" cuando en el helicóptero que los rescató vio tendido en el suelo y con los ojos vendados al jefe guerrillero que los vigiló durante más de cuatro años, y a quien definió como "tan cruel, tan humillante, tan déspota".

Regresan los tres estadounidenses liberados

Los tres ex rehenes estadounidenses de las FARC regresaron después a Estados Unidos tras ser liberados.

Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves llegaron en un avión de la Fuerza Aérea de EE.UU. al aeropuerto Lackland de San Antonio (Texas).

Inmediatamente después, los tres contratistas fueron trasladados en helicóptero al hospital del Fuerte Sam Houston, del Ejército de EE.UU., para ser sometidos a una revisión médica.

Los estadounidenses, que trabajan para la empresa Northrop Grumman, fueron capturados en 2003 por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) después de que la avioneta en la que viajaban se estrellase durante una operación antinarcóticos.

Junto a ellos fueron liberados también la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y 11 policías y soldados colombianos.

Etiquetas