Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

PROTECCIÓN CIVIL

Cinco muertos por el vertido tóxico de Hungría

Las autoridades húngaras han reconocido la necesidad inmediata de tres o cinco expertos con experiencia sobre el terreno en la gestión de vertidos tóxicos, limpieza y reducción del impacto medio ambiental.

Un campo teñido por el barro rojo tóxico, a las afueras de Kolontar, a 167 kilómetros de Budapest
Hungría pide ayuda técnica a la UE para combatir los efectos del vertido
EFE

La muerte de otro de los afectados por el vertido tóxico en el oeste de Hungría, eleva a cinco el número los fallecidos por la rotura de la represa de acumulación de residuos de una planta de aluminio.

La agencia de noticias MTI, que cita fuentes de Protección Civil, informó hoy de la muerte de un hombre de 81 años a causa de las complicaciones sufridas por el contacto con esa sustancia en el hospital de Veszprem. Según el último recuento oficial, el número de heridos asciende ahora a 150 personas, que en su mayoría sufrieron quemaduras por la agresividad de la sustancia derramada.

Tras la rotura el lunes pasado de un dique de una balsa de acumulación de "barro rojo", un residió de la producción de aluminio de la empresa MAL, siete poblados del este de Hungría fueron anegados por esa sustancia tóxica que causó graves daños medioambientales.

El Gobierno húngaro anunció hoy que la cantidad derramada es inferior de lo estimado hasta ahora, y la sitúa en entre 600.000 y 700.000 metros cúbicos, una cantidad similar al vertido petrolero en el Golfo de México este verano. Hasta ahora, los cálculos oficiales daban una cantidad de hasta un millón de metros cúbicos de lodo tóxico.

Mientras tanto, prosiguen en la zona del desastre las labores de limpieza y también de refuerzo de otras represas cercanas, al tiempo que prosigue sin éxito por ahora la búsqueda de tres vecinos desaparecidos de Kolontar, el pueblo más afectada por el desastre. Según MTI, a lo largo del día se espera que un helicóptero especial eche desde el aire yeso sobre el río Marcal, un afluente del Danubio, para neutralizar el "barro rojo" que ha llegado hasta sus aguas.

El valor PH en el río Raba, que desemboca en el Danubio, es actualmente de 9, esto decir dentro de los límites tolerables, mientras que en el Danubio, a la altura de Komaron, esa medida de acidez se sitúa en 8, según datos de Protección civil.

La Fundación Sociedad Abierta, del multimillonario estadounidense de origen húngaro George Soros, donará un millón de dólares para apoyar los trabajos de reconstrucción y descontaminación en la zona más afectada.

El propio Soros señala en un comunicado colgado hoy en la página web de su fundación que tiene esperanzas en que ese dinero "pueda dar algo de ayuda para la gente afectada por esta tragedia". "Hungría debe aplicar medidas preventivas para asegurar que algo así no suceda nunca más", agregó el inversor, conocido también por su activa labor filantrópica.

Pide ayuda a la UE

Hungría ha activado el mecanismo europeo de protección civil y ha pedido ayuda técnica para hacer frente a la contaminación causada por el vertido de lodos tóxicos procedentes de una fabrica de aluminio, que ya han llegado al Danubio.

Hungría recurrió a la UE para solicitar "asistencia internacional urgente" anoche, según informó el Ejecutivo comunitario en un comunicado difundido a última hora de la tarde. Las autoridades húngaras han identificado una necesidad inmediata de 3 o 5 expertos con experiencia sobre el terreno en la gestión de vertidos tóxicos, limpieza y reducción del impacto medio ambiental.

El Centro de Control e Información (conocido como MIC) ha estado en contacto estrecho con las autoridades húngaras desde el lunes para seguir la evolución de la situación y estar lista para reaccionar con rapidez en caso de que Budapest solicitase ayuda.

Tras la petición oficial de ayuda, el MIC se ha puesto en contacto con los 31 países que participan en este mecanismos y espera recibir ofertas de ayuda en breve, según un comunicado de la CE. "Desastres como este no se detienen en las fronteras nacionales", afirmó la comisaria europea de Ayuda Humanitaria y Respuesta a las Crisis, Kristalina Georgieva, después de recibir la petición de Hungría. "Una ayuda europea combinada puede ayudar a dar la asistencia más efectiva posible", agregó y solicitó a los estados miembros de la UE que respondan con "generosidad".

La petición de ayuda se produjo anoche después de que la comisaria europea de Ayuda Humanitaria y Respuesta a las Crisis, Kristalina Georgieva, mantuviese una conversación telefónica con el ministro del Interior húngaro, Sándor Pintér, para trasmitirle el apoyo de la UE y para interesarse por la situación en el país.

El vertido de lodos saturados de metales pesados de la empresa de aluminio MAL, que se produjo el pasado lunes, ha anegado alrededor de 40 kilómetros cuadrados en los que viven 7.000 personas, y ha causado la muerte de cuatro personas y heridas a unas 150.

Etiquetas